¡¡¡…Y yo con estas barbas!!!

Relatos sobre mis experiencias y expectativas como padre novato

Adiós, chupete, adiós…

29 comentarios

Demasiado tiempo iba haciendo ya que no me ponía a teclear.

La verdad es que, en cuestiones blogueras, lamentablemente no es que haya empezado el año, digámoslo, a todo tren… Y no solamente en cantidad: muchas cosas en la cabeza, pero no terminan de cuajar en la pantalla, y lo poco que saco, no es ni lo que pretendía, ni como lo pretendía: si me descuido, enero se me escurre entre los dedos hablando apenas básicamente sobre violencia irracional e integrismo absurdo. ¡¡Yupiiii…!!

Y hoy me encuentro un poco en una tesitura similar… Siento que tengo que contar esto, pero quería que fuera distinto, de otra manera, ¿sabéis?; quería recuperar el tono divertido, fresco, desenfadado que he intentado plasmar en otras ocasiones, pero de nuevo me veo en las mismas, y no sé muy bien si al final me voy a salir por peteneras…

Este finde pasado nos hemos metido en el jaleaco del chupete. Porque sí… ¡porque nosotros lo valemos! ¿Vale…? Este ha resultado ser EL FINDE. ¡Sí, sí…! ESE finde: el finde en que decidimos mandar a tomar por culo jubilar… el chupete de nuestra amada Lechona.  (Si tuviera pasta para una orquesta, ahora sonaría un redoble de fanfarria de fondo…)

Y el caso es queeeeee… hmmmssssqqqgrrrrr… aññaagggghhh…chffffssscrrgggg... –sonidos guturales y rechineo de dientes– Que aunque haya sido pensado y “programado”, como siempre, me ha pillado un poco a contrapié. Soy así de desastre… o de lerdo; algunos ya me vais pillando el rollo, seguro. Vamos, que pese a que lo teníamos planeado y demás, no me lo tenía yo… estudiado ni preparado el tema del todo en condiciones.

No sé… Churri, que es más echápalante, lo tenía muy clarito (más que yo), y sobre el papel, parece que la cosa estaba bastante cristalina. Veréis:

#1- La niña… usa chupete. Hasta aquí, vamos bien, ¿no…? Porque… veamos, que hay críos que no lo usan; no es tan raro, ¿no? Mi propia sobrina E, por ejemplo. Y sobra decir que, evidentemente, es algo así como milagroso: chupetazo al canto, y ya no hay niña. Es como un chute instantáneo de morfina para bebés.

#2- El chupete… lo usa, digamos que poco. Para lo que viene siendo un chupete, vaya. Desde que nació, entendimos y decidimos que lo usaríamos lo mínimo; en casos puntuales y demás. Y la verdad es que más o menos la cosa ha sido siempre así, todo hay que decirlo. Al final, simplemente lo usa para dormir. Durante el día no lo ha usado nunca, en general -salvo para las siestas-. No lo necesita para calmarse, ni nada de eso. Ea. Seguimos avanzando…

#3- Resulta que en la escuela… se lo quitaron para la siesta… ¡hace meses! ¡¡Y no pasó absolutamente nada!! (Buen precedente, yo diría… ¿no?)

#4- La gordita está creciendo a todo tren. Ya es muy consciente de muchas cosas… ¡¡Y también de su chupete!! No es tonta, aquí, mi niña: hace ya unas cuantas semanas que lo pide… y sabe pedirlo: es su “TU TU…” Te lo habla… y te lo signa, por si igual eres cortito y no lo pillas a la primera.

#5- Más cositas… Llamadnos absurdos, pero por ejemplo: no tenemos chichoneras ni faldones ni nada de eso en la cuna (que hagan de barrera), por un lado, y por otro, tampoco atamos el chupete con una cadenita al pijama de la nena. Igual nos dio un poco de yuyu en su día, siendo más pequeña, yo qué sé… da igual. ¿Resultado? El obvio… Lo normal es que nos toca levantarnos varias veces durante la noche, porque lo pierde, y se le cae, o simplemente no lo encuentra, y se pone a llorar o a dar el coñazo. Y no es de los que palpan hasta encontrarlo, en cualquier caso, si quedara en el colchón. No es TAN lista… o igual es que simplemente pasa de buscarlo; ya están los tolis de mamá y papá. Total, te acostumbras; es un segundo, pero es un coñazo supino. (Nadie se me ha perdido todavía, ¿no…? Bueeeeeno…)

#6- Decía, que cada vez es más consciente del chupete. Si está por la habitación, el salón, o donde sea, y hay un chupete a la vista, si puede, lo trinca. (Hmmm… igual te está empezando a molar demasiado, ¿no, pequeñaja…?) No tiene problemas en devolvértelo si se lo pides, pero cada vez le mola menos deshacerse de él. Vamos, que cada vez la veo más… yonki, de la tetina, en lugar de menos, a medida que crece. Y no termina de molarnos.

#7- Y ya termino de atufar con tanto numerito… El paso lógico a dar parecía claro: por un lado, parece que se está volviendo más dependiente, y consciente de que lo necesita, o de que le gusta. Por otro, si en la escuela ya no lo usa y no pasó nada, y tienen como objetivo que terminen el curso sin chupete… Pues oye, como que podríamos intentar ir pensando en quitárselo ya, y no esperar más… que cuanto más lo retrasemos, peor. ¿No…?

Ese era nuestro razonamiento. Como digo, Churri estaba más convencida… Yo, como siempre voy retrasado en todo, no sé… Igual pienso a veces que es muy pronto, pero le doy la razón de todas maneras. Es posible que esté pensando que hoy es el chupete… y que mañana me va a pedir pasta para salir a una fiesta de pijamas con las amigas, en casa de Choni… (Sí… ya os he dicho por aquí varias veces que soy un blándimer de la vida…)

Total… Que este finde ha sido el definitivo, y el viernes pasado… el chupete, murió. Ya está hecho. Nada de… “se lo han llevado los Reyes y a cambio te han dejado este bonito puzzle de Peppa Pig” (Oye… a mi amigo Edu le funcionó con su primogénita… –¡Un saludo, tron…!) Más bien, la cosa fue del palo: -“¡Se ha roto, cariño…! (Claro, claro… con un tijeretazo trapero, malsano, cruel y a traición, pero eso no se lo dices a la niña…) Como ya tienes dientes, se ha roto de morderlo…”- Vamos, algo más o menos en una línea un poco más lógica (si se puede aplicar la lógica con una niña de 16 meses) Y claro, se lo das roto… la niña lo ve… se lo mete en la boca igualmente… la cosa ya no funciona como antes… y se queda con cara de pócker.

Se nos acabó la fase del chupete.

Bueno… pues a partir de ahí, un rosario de… actuaciones diversas, erráticas, caóticas y sin patrón aparente, cada noche: ¡¡Lo pide con insistencia antes de dormir!! ¡¡Parece que se despierta menos durante la noche!! Ahhh… pues no. ¡¡Se despierta… y tarda más en dormirse!! ¡¡Vaya, solamente se ha despertado una vez en toda la noche!! Y mientras… sigue pidiéndolo cada noche… ¡¡No se le olvida!! Igual si su muñeca no tuviera uno y no tratara de ponérselo ella…

Pero el colmo del vaso llegó anoche: tras casi conseguir dormirla… va, la pobre, y de un brinco tonto en la cuna, se me da un golpe en la cabecita con la barra (náááááá… una tontuna... para lo que es ella), pero se desató LA MUNDIAL. ¡¡¡Fliiiiiiiiiiiipa…!!! Bueno bueno bueno… No había manera de consolarla. 16 meses de niña… y anoche tocó el rato que más tiempo la recuerdo llorando. Y claro… si no hay chupete, pues no hay chupete. ¿Tres cuartos de hora llorando…? Yo que sé. Algunos ya os estáis partiendo de mí, lo sé, pobre pardillo afortunado… pero para el padre agobiado de una niña que no llora nunca de normal, más de tres segundos… creedme, es UNA ETERNIDAD. Uno de esos récords que no tienes ninguna prisa por que se batan.

Y aquí es cuando y donde me asaltan todas las dudas del mundo. ¿REALMENTE LO ESTAMOS HACIENDO BIEN? ¿Hay necesidad? ¿Hay tanta prisa? ¿Lo estamos haciendo correctamente…? Sinceramente y sin coñas… estoy un poco desconcertado ahora mismo. Me siento un poco Estivill pero sin pretenderlo. ¿Hubo necesidad anoche de que llorara tanto… a pesar de estar en los brazos amorosos de sus padres? No es que la dejáramos ahí… no, es que quería su chupete, y de tanto sueño y fatiga que tenía, pues ya entró en bucle, en modo lo veo todo rojo. Porque con el chupete se habría acabado todo en un segundo. Y sin embargo, mira… ¡¡luego durmió el resto de la noche del tirón, sin despertarse ni una sola vez!!

Estoy un poco perdido en este tema, lo reconozco. Creo que me faltan referencias. Como digo, soy un poco lento… y no he leído o investigado quizás lo suficiente. Hoy, más que nunca, me siento muy NOVATO; muy PRIMERIZO; muy… que no tengo ni p… idea de si lo que estamos haciendo bien y que hay que ser constantes y no flojear a la mínima, y si solamente hay que esperar unos días más a que se le pase el “mono” y se olvide de su fiel chupete, compañero de fatigas y de sueños.

Estoy a una con Churri, pero a la vez no puedo evitar pensar: -“¡Qué carajo! Que se quede con el chupete el tiempo que quiera, y ya está… que cuando vaya a la mili, ya se lo quitará ella sola. ¡Qué necesidad!”- Y anoche lo pasé mal, la verdad. Y encima me puse en plan poli malo, llamando al orden y amenazando cada dos por tres: -“¡Oye… si pegas a mamá (la niña, dando manotazos de frustación, rabia, cansancio o lo que sea…), te cojo yo, ¿ehhhh…? Y no mamá…”- Y ahí me teníais. Y claro, eso tampoco me ayudaba mucho. Casi como una patada en los huevos… más o menos.

Resumiendo… que me lío. En esas estamos ahora: que le estamos quitando el chupete, vaya. Creo que la cosa va bien, en general… pero Churri misma se sorprende de que todavía lo pida, casi una semana después. (Yo no me sorprendo… ¿seré más cínico o más realista? No sé si aquí mi morena pensaba que de un día para otro se le quitaría la tontería… Obviamente, no.)

Vosotros, buenas y sabias gentes… ¿Cómo habéis llevado aquí, el tema este…?

No es el post que querría haber hecho. Con chistes, coñas, chascarrillos… Pero a veces, las cosas salen así. Y si no, que se lo digan al pobre chupete… que decapitado deambula cadáver todavía por la casa.

Descansa en paz, amigo. TE LO HAS GANADO.

Anuncios

Autor: ¡Y yo con estas barbas!

Ilustrador, diseñador y orgulloso nuevo papá de una lechona linda como la brisa del mar... Ando en constante diálogo con el día a día, persiguiendo a esa esquiva, la plena felicidad.

29 pensamientos en “Adiós, chupete, adiós…

  1. Pingback: El adiós al chupete… (Round #2) | ¡¡¡...Y yo con estas barbas!!!

  2. Joder llego tarde al post y encima se me ha borrado el cacho comentario que te había dejado, cagüen. Bueno lo que te decía, resumo, que aquí seguimos a vueltas con el tema con dos años y medio, la padawan es muyyyyyy lista y nosotros muy relaxing como dice Sue. El caso es que espero que funcione como con el pañal y ella no sufra mucho aunque en el fondo sé que lo va a pasar mal porque es monaco monaco, ¿qué tendrá la mierda esa? Ya me contarás qué tal la lechona en este mesecito que ha pasado!
    Besos

    Me gusta

    • ¡Cagüeeeeeennnn, pues…!! Jajajaja ¡¡Bahhhhhhhh… No pasa nadaaaa…!! Siempre sois bienvenidos a esta humilde morada, cuando y como queráis; hasta en modo “resumen”.

      A mí la verdad es que el tema chupetero no me preocupaba mucho, porque está claro que antes o después, todos lo dejan. Pero sí que recuerdo a mi sobrino, muy yonki del tema, ya con tres años y medio, por lo menos… Lo bueno, que cuanto mayores se vuelven, mejor puedes razonar con ellos y hablarles del tema.

      Cuando son tan peques como la nuestra… pues la ventaja es que seguramente pasen el trago mucho más rápido… pero también la respuesta es igualmente visceral. No sé… la verdad es que no tengo una respuesta universal. Lo hemos decidido así… y ya está. Hecho está. Y bueno… no va del todo mal. Tiene noches… y noches.

      Ya os contaré… ya os contaré… la continuación 2.0 de este post, en breve.

      Me gusta

  3. Acabo de descubrir tu blog, buenísimo el post, y los dibujos. Os dejo un enlace que os puede ayudar a decir adiós al chupete, de una manera educativa, entrañable y nada traumática…
    http://loscuentosdepanapa.blogspot.com.es/2015/01/el-hada-de-los-chupes.html
    Por si os interesa y puede ayudaros. Un saludo.

    Me gusta

    • ¡¡Muchísimas gracias por el piropo!! Y perdóname el retraso en responder al comentario, pero últimamente no tengo tiempo ni de rascarme la oreja…

      ¡Oye, qué buena pinta tiene el cuento! ¡¡Muchas gracias por el aporte!! Pues lo voy a ir valorando…

      Me gusta

  4. Me encantó como siempre el momento caballeresco 😉
    Pues yo que te voy a contar… La primera no miro para el chupo nunca, así que traumas de quitarselo ninguno, pero llego sancho y este amigo es de tetilla, ya va practicando, y con 26 meses se lo estamos quitando ahora. En le momento que creimos que ya no lo necesitaba. ¿Como llegamos a la consclusión?, sería una buena pregunta, pues cuando empezaba a jugar en casa si acordarse de él y sobre todo cuando nos perdío 4 chupetes en dos días,probamos y funciono. eso si aún no le cambie de cama porque me da penita, snif, snif es y será siempre mi bebe.
    Así que si la damisela cree que todavia necesita el chupo, no os agobieis que a la mili seguro no llega con él 😉

    Me gusta

    • ¿Has visto…? Para que luego digan que ya no quedan caballeros… 😉

      Desde luego, parece que a cada uno le llega su momento. Sigo sin tener la certeza al 100% de haber hecho lo correcto (¡¡maldita paternidad y su sentimiento de la eterna incompetencia!!), pero a estas alturas creo que la cosa nos va mejor. Hay días mejores y días peores, pero creo que lo complicado ha pasado… (¡Eso espero!)

      Hemos encontrado otras alternativas (musicales, ya hablaré del tema…) para ayudar a que se duerma más tranquila, así que, bueno… ¡Ahí lo llevamos!

      Le gusta a 1 persona

  5. ufff no puedo ayudar porque a chollito nunca le gustó el chupete. Se lo di yo alguna vez por aquello de que se estuviese quieto y no me pidiese la teta si estábamos fuera de casa o en el super pero vamos que si no lo tenia tampoco lo pedía. Y el verano que cumplio 1 año me di cuenta que hacia meses que no lo cogía y ya nunca mas lo cogió. Así que ni idea de eso del destete.
    pero lo que si te puedo decir es como soy yo, soy de las que creen que no pasa nada por no poner limites ni retos con cosas como retirar el pañal,el chupete,pasar de la cuna a la cama.. soy mas de dejar que ellos mismos lo hagan. Por ponerte un ejemplo el pañal lo quité cuando el quiso, a los 2 años y medio (el mes pasado). De la cuna a la cama lo mismo, cuando vi que el quería cama, los 2 años.. de la teta ni hablo porque aun la usa ajajay así con todo. Y si hubiera llevado chupete,tampoco le habría obligado, hubiera jugado al despiste, escondiéndolo por el día y tal a ver si poco a poco se olvidaba de el.
    No se, igual es mas fácil decirlo que hacerlo pero es que no me mola nada andar poniendo fechas limite para ciertas cosas jeje.
    En fin…suerte!

    Me gusta

    • ¡Hola encanto! Perdona el retraso…

      La verdad es que sois unos cuantos por aquí cuyos peques no han pasado por “la tetina”, o la han abandonado muy pronto. ¡Me resulta curioso! Porque siempre he creído que lo normal (o masivo…) es lo contrario.

      En realidad, me identifico bastante con lo que dices… y pienso que es lo normal, y la forma lógica de actuar: respetar sus tiempos. Pero a veces, no sé muy bien si por H o por B, uno se encuentra ante la tesitura de tomar ciertas decisiones. Chica, no sé qué decirte… A veces simplemente va mucho más con la persona, a nivel individual. Yo, por ejemplo (dicho desde fuera es muy cómodo), siempre digo que si fuera “mujer y madre”, prolongaría la lactancia “ad infinitum”, si fuera necesario… Pero como en realidad yo no soy el que daba el pecho, sino mi Churri, pues es ella la que decidiría, mayormente, llegado el caso… Y si a ella le cuesta más, pueeeeesss… en fin; se hubiera cortado antes. (Aunque tampoco es un ejemplo muy válido, precisamente, ya que en ese caso, fue la niña la que decidió abandonar el pecho por ella misma, con ocho meses o así, creo recordar… -Escribí un post de aquello..-)

      Esto es igual: particularmente, no me hubiera importado que siguiera con el chupete por las noches, pero bueno… ella sí que lo ve más importante, y se ha dado el caso de hacerlo así, y tampoco me voy a oponer. Y creo que está saliendo bien.

      Es cuestión de probar. Creo que lo realmente importante, en todo caso, es no “imponer por Real Decreto de Mis Partes”, y ser muy flexible: probar, y si sale bien, genial; si no sale bien, recular y rectificar… y a seguir esperando, o lo que sea.

      Creo que el proceso de maduración de una persona “como padre o madre”, es ir dándote cuenta con el paso de los años, y la experiencia, de las cosas que haces mejor y las cosas que haces peor. Cuando uno tiene varios hijos, por ejemplo, veo que lo normal es relajarte en muchos aspectos, porque ves que las cosas que hiciste con el primero lo mismo estaban pasadas de rosca, y al final debe ser todo mucho más sencillo. La cabeza y el modo de ver las cosas y actuar, cambia mucho con los años y la experiencia, lógicamente. ¡O eso dicen…! 🙂

      Me gusta

  6. Mi experiencia con el chupete fue traumatica, solo usaba el chupete para dormir y el resto del dia se olvidaba de el. Pero un buen dia nos trasladamos por trabajo a otra ciudad y sacarla de su ambito fue horrible y eso que solo tenia dos años, pasamos del chupete solo para dormir a el chupete para todo incluso para el baño. Con la comida fue horrible, cuchara para la boca y detras el chupete. Al final se lo logre quitar de un dia para otro con el nacimiento de mi sobrina, la hice comprender que ella era muy mayor y la primita un bebe que necesitaba mas el chupete que ella misma y parece que lo entendio y nos olvidamos del chupete para siempre. Ahora con la segunda es mas facil porque pasa olimpicamente del chupete. Por cierto pasate por mi blog a recoger un premio que te he dejado.

    Me gusta

    • ¡¡Hola, Lena!! ¡¡Muchas gracias por pasarte por aquí y hablarme de tu experiencia!! Ya me hago una idea de lo que tuvo que ser…

      Esa era un poco mi esperanza, también, en caso de que no funcionara ahora. Creo que cuando son un poco mayores, están más enganchados, pero puedes razonar mejor con ellos e intentar convencerlos con alguna cosa más o menos lógica… y sabes que te van a entender. En nuestro caso, no estoy seguro al 100% de que la niña comprenda por qué se lo hemos quitado… ¡Es muy pequeña! Pero lo bueno es que tiene que aceptar lo que hay, y en teoría eso es más fácil ahora.

      Bueno… nunca suele ser fácil… pero con suerte, hay críos que no dan ningún problema. Desde luego, es una sociedad extraña, esta… Es muy difícil intentar vivir y educar en el ritmo de vida ideal, el que la familia necesita, adecuando los tiempos a las necesidades y circunstancias particulares, cuando la vida que te rodea te marca OTROS RITMOS muy diferentes. Es una lucha constante… y dura, a veces. No siempre se consigue.

      Y por cierto… ¡¡¡Muchísimas gracias por el Liebster!!! La verdad es que ya tengo más de uno sin contestar, pero siempre los recibo con la máxima ilusión. Creo que me va a resulta difícil postear respondiendo a todos, con sus respectivas nominaciones y demás, pero lo que pienso que voy a hacer, es responderos individualmente a vuestras preguntas, por mail o como sea. ¡Es lo mínimo!
      🙂 🙂

      Me gusta

  7. “te lo signa, por si eres cortito” jajajaja
    Hablo desde la barrera, el día que me toque quitar un chupete lo mismo me trago mis palabras. La odontología tiene un fuerte peso en mi familia y estoy muy acostumbrada a conocer historias de los estragos de los chupetes si se usan cuando ya han salido todas las piezas dentales. He pensado en esto cuando he leído que te sentías pro Estivill. Piensa que hay 2 diferencias básicas: una es que Estivil niega el afecto al niño cuando llora, tú no estás haciendo eso, no le estás dando lo que quiere (chupete), pero sí lo que necesita (consuelo). La otra es que el “beneficio” de seguir a Estivill es tu propia comodidad y retirar el chupete es un disgusto para hoy y un favor para su salud bucodental para mañana. Lee un poco acerca de las consecuencias de las maloclusiones dentales, tal vez eso te de fuerza jeje y oye… que esto no es como dejar de fumar, que si hay una recaída, ya habrá retirada definitiva! pero creo que habéis tomado una buena decisión!

    Me gusta

    • ¡Hola hermosa!

      Eso del tema odontológico, es otro de los grandes clásicos en las conversaciones sobre chupetes. Y hasta en eso, tengo opiniones contradictorias, por ejemplo: están los que hablan de cambiar el chupete, según el tamaño de la tetina, a medida que van creciendo, para adaptarlo a la boca del bebé (y efectivamente existen chupetes de varios tamaños, según la edad…), y luego los que, como nuestra enfermera (de pediatría), que dice que el chupete es una mera excusa del bebé para tener algo en la boca, y que por tanto cuanto menor sea, mejor, porque menor problemas provocará. ¡¡Tacháááááánnnn…!! Y tú… en medio. ¿¿A quién creer…?? Jajaja ¡Qué jaleo!

      Lo de Estivill… bueno, fue un “calentón”. Espero que nadie a quién le haya funcionado ese método se haya sentido ofendido… pero espero que el símil se entendiera. Y sí, efectivamente, consuelo no le falta en ningún momento: ahí estamos ambos, el Menda y la Churri, perdiendo el culo cuando el tema pinta en bastos con la niña. De hecho, cuando uno no entiende qué le pasa a su bebé… ¡darle consuelo es prácticamente lo único que se me ocurre que puedes hacer, hasta que se le pase o encuentres el problema!

      MALOCLUSIONES DENTALES. ¡¡Uauhhh!! Me apunto la terminología para no tener que buscar en San Gúguel por expresiones que no me conduzcan a ninguna parte. ¡¡Eres un amor…!!

      Y por cierto… creo que la cosa va más o menos bien. Sigue despertándose por las noches de vez en cuando, pero creo que hay otros factores: le están saliendo los colmillos y creo que le duele la boca, a la pobrecilla. Ha tenido el trasero bien fastidiado estas dos últimas semanas.

      Le gusta a 1 persona

  8. creo que te resumiré mi experiencia en una frase “tengo un post sobre el destete del tete desde esta fecha del año pasado” (es decir, el año pasado la enana lo usaba cada vez menos y luego solo para dormir y yo ya me veia publicando el post heroico del destete del tete siendo que con su hermana costo un montón…y de repente…rechazo a la comida por algo que le sienta mal, y adiccion al chupete….y cuando ya teniamos otra vez dominado y lo iba a sacar y le dije..este es el ultimo (ella si lo muerde y rompe) la cambian de clase en la guarde y ahora sale corriendo de la guarderia para, en al puerta de fuera decirme “mamiiii tete ziusplauuuu” y lo usa como nunca…tiene dos casi tres años…pero me rindo. Que se lo quite cuando quiera. Ella sí duerme sin y si se le cae pasa…pero durante el dia lo pide y lo necesita, y la ayuda a controlar esos arrebatos emocionales que tiene…asi que…ahi seguimos…y el post sigue en borradores, ejejejjeje

    Me gusta

    • Pues nada, mujer… Como dices… poco a poco; ya llegará su momento. A mi sobrino se los quitaron con tres años y mucho… y era un poco “yonki” del tema: que le veías durmiendo con uno en la boca y otros dos, uno en cada mano. En los últimos tiempos, antes de quitárselo del todo, le veía peor, porque sabía que tenía “los días contados” (el crío ya iba avisado) y parecía que quería aprovechar el máximo posible antes del fatal desenlace, el pobrecito mío. Así que no te preocupes. Mira, antes o después, pero al final todo terminan por pasar por el aro. No conozco a ningún chaval de 10 años con chupete. (Igual los hay por ahí, no sé… que de todo habrá en este mundo…)

      Precisamente, no me importaba tanto que lo siguiera usando por la noche, porque por el día, al contrario, apenas lo estaba usando (a veces en las siestas, si tardaba en dormirse, pero nunca más allá de eso), pero oye… no sé, estamos ya en ello, y veremos cómo sigue la película. De momento, parece que va medio bien.

      Tú deja el post que siga guardadito en la “nevera”, que ya lo sacarás algún día, ya…

      ¡Un besazo, cielo!

      Le gusta a 1 persona

  9. Nosotros prescindimos del chupete con Maramoto, así que no te puedo ayudar mucho en eso. Como siempre, diría que os dejéis guiar por vuestro instinto, que suena a un recurso fácil, pero la experiencia me dice que es el mejor que hay.

    ¡Un abrazo y ánimo!

    Me gusta

    • ¡Ahí estamos, Adrián! ¡Dándole vía libre “al instinto”…! Creemos que ahora es un buen momento… Lo que pasa es que suponer que todo va a ser siempre de color de rosa… pues como que no suele pasar. ¡La nena tendrá su pequeña y modesta opinión al respecto, mi pobre… digo yo!

      Pero bueno… ahí vamos. Y oye… parece que lo más gordo está pasado, ya. no podemos cantar victoria del todo, pero creo que la cosa no marcha mal. Ya iremos viendo si sigue así.

      Me gusta

  10. Mi bichilla se ha criado sin chupete (y mira que yo como mala madre que soy, y como son tan rebonitos, traté de obligarla durante meses), pero nada. Ella es mu de teta y no lograba darle el cambiazo. Así es que esta fase nos la vamos a saltar y no sé cómo ayudarte. ¿Igual era demasiado pronto? Es que antes de que mi bichilla llore tanto ¡yo la dejo hasta jugar con los cuchillos si es necesario! Todo por un poquito de paz familiar.

    Me gusta

    • La vuestra es uno de los ejemplos del comentario de arriba, entonces… De las que aunque las obligues, no lo aceptan ni de coña. Pues nada, mujer… no pasa nada. Cada bichillo es como es y salen con sus cosas… No hay que darle muchas más vueltas. Eso que te ahorras en chupetes (bueno, en tu caso te habrían salido patrocinadores hasta debajo de las piedras, seguro…) y en preocupaciones cuando te tocase quitárselos.

      Lo bueno de nuestra niña, como decía… es que es de llorar muy poco. Bueno… desde hace meses está mucho más “moñas” y con mamitis y esas cosas, y llora, por tonterías, por así decirlo, lo cual es muy comprensible. Lo que ocurre es que apenas llora con las cosas más “importantes” (entiéndase que a esa edad, todo es importante, vaya… pero en fin…), como golpes, fiebres, los dientes, el culo escocido… No sé, ha salido más dura que las piedras en eso. Por eso tampoco monta muchos pollos, para los que podría montar. De otra manera, igual me había pensado mejor lo de quitarle el chupete, porque supongo que sería mucho más indispensable.

      😉

      Me gusta

  11. Madre, primo, ya me has puesto en alerta y me preparo para lo que pueda pasarme a mí… Yo no me lo he planteado aún. Creo que lo dejaré para los 2 añicos, que sea un poco más grande y pueda convencerla con alguna historia…. sigue contando cómo termina la historia, que nos interesa. Besos

    Me gusta

    • ¡¡Jajajajaja…!! ¡¡Hola encanto!! No te preocupes, que cada crío es un mundo. Igual con ella, al ser más mayor, ya comprenderá mucho mejor algunas cosas, y si optáis por contar alguna milonga más o menos sencilla, os sale bien la jugada y ni se entera… ¡vete a saber! ¡¡Tampoco vayas a ponerte ahora en lo peor, mujer!!

      De momento… en momentos puntuales parece que lo sigue pidiendo, pero no insiste, y no pasa nada. El jueves por la noche, por ejemplo, la metimos en la cuna, estuve con ella todo el rato, contándole cuentos y milongas, y se tumbó, tranquilamente, y se durmió perfectamente. Ni llantos, ni “TU TU…”, ni nada. Fue perfecto. Y solamente se despertó una vez en toda la noche, y volvió a dormirse más o menos rápido.

      Todavía no está conseguido, ni mucho menos (hoy hemos estado con la prima pequeña, y estaba mirando su chupete con ojos golosos, por ejemplo… Pero sabía que no era el suyo, que era de la prima, y ha seguido a lo suyo…), así que está claro que todavía es pronto… Pero yo creo que la cosa va bien y espero no tener que volver a ponérselo, vaya.

      ¡¡Vuestra bollo estará enorme, ya…!! Tengo que mandaros más fotos…

      Me gusta

  12. Pues a mi me parece una decisión estupenda, solo se quedará en unos minutillos de lloros, y enseguida se acostumbrará a estar sin el, si veis que no se duerme, probar con música relax ó clásica muy bajita, veréis como se duerme enseguida, os recuerdo a ti y a tu gemelo lo que os gustaba que os pusiéramos música al ir a la cama, y cuando terminaba la cinta pedíais ¡¡ tía…. la vuelta !!… y eso desde muy pequeñitos. ponle música en el mismo momento de ir a dormir quedará relajada y dormirá en segundos, no hay nada que con música no se arregle je je je y si llora cántale tu en ese momento.
    Si se lo hubierais quitado cuando era menos consciente de el, habría sido mejor, la prueba está en que hay muchos niños que nunca han tenido chupetes, por que sus padres así lo han decidido, un problema menos ¿ no crees? En la guardería os tenían que haber avisado que en la siesta no se lo ponían, para seguir haciendo lo mismo en casa. Como todo es cuestión de costumbres, y si desde que nacen se les pone música mientras están en la cuna si se les quitara llorarían también, con la música se sienten acompañados y relajados, quítale el chupete a la muñeca así no lo echará tanto de menos. No te atormentes, saldrá todo bien. Los dibujos son una pasada, eres genial. Un besazo grande para la nena y para vosotros otros más.

    Me gusta

    • ¡¡Holaaaaaaaaaaaaaaa!! Aquí seguimos, con el plan. Peeeeeeeero… oye, no creas que son solamente unos minutillos. ¡¡Pueden ser bastante más que “unos minutillos”, si se ponen, no creas!! La otra noche es un fiel reflejo de lo que digo.

      Y también está que… aunque haya muchos críos que no lo usan, no implica que sí los haya que lo necesiten… (o que les beneficie; no solamente les sirve para dormir; mucha gente los utiliza para calmarles la ansiedad y tranquilizarse, que es igualmente importante) Al final, yo creo que cada padre y madre saben más o menos qué les va mejor a su bebé. También hay bebés que directamente no lo aceptan: los escupen y rechazan directamente… Así que ahí no hay discusión que valga ni posibilidades varias. No, es no.

      En la guarde sí nos avisaron… Fuimos nosotros los que hemos retrasado el tema aquí en casa, porque tampoco es lo mismo la “noche” aquí en casa, que la siesta en la guarde. Pero bueno… como digo, parece que la cosa va más o menos bien, de momento…

      ¡¡Un besazo enorme!! 🙂

      Me gusta

  13. Pues mira si te doy mi sincera opinión, creo que todo tiene su momento. Que a veces nos ponemos tercos con querer quitarles o ponerles ciertas cosas a los peques y ellos también necesitan su tiempo y su momento. Está claro que para ir al cole tendrá que hacerlo sin chupete, pero realmente qué mal hay en que use el chupe por las noches si le ayuda a dormir? Yo no he pasado aún por esto porque Niño nunca usó (a él lo tuve que destetar que también tuvo lo suyo) pero Niña con 20 meses aún va con el chupe, de momento no tengo intención de quitárselo, todo llegará. En mi ciudad tenemos una tradición que funciona muy bien, hay un personaje del “bestiari” de la Fiesta Mayor al que se le entregan los chupetes de los niños, incluso hay un acto concreto de entrega de chupes, y los niños pues ya se hacen más a la idea de que se lo han dado porque ya son mayores y oye, suele funcionar.
    A lo que iba, que si tenéis claro que se lo queréis quitar pues adelante claro que sí, pero que si veis que más adelante, no pasa nada por comprarle uno nuevo, no es una derrota. Decidáis lo que decidáis siempre será lo que creéis mejor para ella. Mucho ánimo!

    Me gusta

    • ¡¡Te agradezco enormemente tu sincero comentario, y por los ánimos…!! Y, no puedo estar más de acuerdo. Pero chica… esto se ha dado un poco de esta manera, y bueno… estamos probando. Como de momento vemos que la cosa va más o menos bien… pues en principio seguiremos adelante. Si viéramos que la niña está sufriendo… que no descansa, que se altera, etc… no tendríamos ningún problema en volvérselo a poner y probar más adelante. Y no… no es por comprar chupetes, tampoco, que tiene unos cuantos (y están guardados… Solamente rompimos uno, pero el resto siguen intactos) 😉

      En realidad, nosotros le estamos dando mucha libertad en todo a la niña, así que no me considero para nada un padre de estos primerizos tipo agonías y de los que siguen las normas a rajatabla. ¡Más bien al contrario!

      Lo de la tradición esa que cuentas… ¡¡me parece lo más de lo más!! ¡¡¡Es buenísimo!!

      Le gusta a 1 persona

  14. Jaja, pues a mí me ha parecido gracioso y lo del adiós caballeresco, más aún. Qué mal rato tuviste que pasar.
    Nosotros tuvimos una intentona con el tema del chupete pero lo dejé. La pediatra me aconsejó que, con dos años, se lo quite, pero mi peque lo necesita mucho y creo que aún no está maduro para quitárselo.
    Así que, de momento, le hemos explicado que sólo en casa. Y él mismo me lo da al salir a la calle. Se duerme con su tete y tan feliz, pero nosotros de momento no tenemos prisa.
    Aquí cada uno hace lo que puede. Pero ya que lleva una semana sin él tendréis que seguir, ¿no?
    Por cierto, lo del regalo a cambio del chupete me ha gustado mucho 😉

    Me gusta

    • ¡¡Ayyy cielo… pues sí, no creas, que no fue para nada un rato divertido!! Últimamente me siento un poco culpable, porque los últimos berrinches gordos de la niña los ha pillado por mi culpa, y creo además que por hacer cosas que.. o no debería, o que no tenía por qué hacer. Y no mola…

      Yo también pienso que siendo más mayores, puedes razonar un poco más con ellos con ese tema… y que podemos utilizar más truquillos o estrategias. Pero por contra, a más tiempo que pasa, más se acostumbran, más lo interiorizan en sus rutinas, y supongo que más puede costar quitárselos. Pero es una idea que tengo… al fin y al cabo cada niño es un mundo, y cada caso es distinto. Molaría que todos tuvieran un relojito interno que les hiciera dejarlo por su cuenta, voluntariamente, a una edad razonable y sin ningún drama de por medio… pero me temo que eso es mucho soñar.

      Como no puedo saber si dejándolo más tiempo mejorará la situación, o la empeorará… pues mira, probamos ahora y ya está. Ya veremos. De momento, parece que la cosa va bien… cada vez mejor. Espero que en pocos días se le olvide del todo. Y si no observamos comportamientos raros (que se chupe los dedos, o ansiedad, y cosas así…) supongo que la cosa habrá salido más o menos bien.

      Pues fíjate que lo del regalo a cambio del chupete… yo no lo termino de ver claro: es como una especie de soborno. ¡Y menos con los Reyes! No vaya a ser que al cabo de los días te diga que pasa del regalo y quiere “descambiarlo” de nuevo por el chupete. Y de paso, podrían pillarle manía a los Reyes Malditos esos que se llevaron “su teeeeee-ssssss–ooooooo—rrrrooooooo…”, que diría Gollum.

      Pero bueno, que como digo.. debe haber muchas estrategias.

      Me gusta

  15. Ostras, vaya noche más dura. Lo mal que se pasa en noches así, tanto nuestros lechones como nosotros. Pues aquí no puedo ayudarte porque nunca ha usado chupete, ni un segundo, así que…. No he vivido ese paso a quitárselo, cuándo y cómo hacerlo. A ver si alguien te ayuda, suerte!

    Me gusta

    • No te preocupes, amigo… Ya estoy viendo que por aquí sois muchos los que no habéis enchufado el chupete a vuestros retoños, (lo cual me parece genial, vaya…)

      Me imagino que habrá mucha “literatura” al respecto de los pros y los contras. Para ser sinceros, mi primer sobrino usó chupete, y se lo quitó muy tarde… Mi sobrina, que vino después, de otro hermano, sin embargo, no lo ha usado y les ha ido bien (aunque sí que es cierto que se chupa el dedo cuando está muy cansada, por ejemplo…) Con este panorama, nuestra idea inicial era no usarlo, pero tampoco estaba cerrado en banda a la idea. Y en las clases de preparación al parto, la ginecóloga que lo impartía sí era “pro-chupete”; nos dijo, entre otras cosas, que ayudaba en cierta forma (porque favorecía el desarrollo del ciclo respiratorio, o algo así creo recordar…) a prevenir o evitar las muertes súbitas del lactante.

      Bueno, pues como mal no le iba a hacer, en todo caso… al final optamos por ponérselo, al cabo de varias semanas después de nacer, tras alguna noche dura de llantos y demás. Y bueno… hasta ahora. La verdad es que nos ha ayudado mucho, creo.

      ¡Gracias por comentar, de todas formas…!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s