¡¡¡…Y yo con estas barbas!!!

Relatos sobre mis experiencias y expectativas como padre novato

Cosas que NO he hecho durante mi primer año como padre.

42 comentarios

Joder… Hoy vengo con el renglón torcido. Pero creo que si no lo escribo, reviento. Hoy es un día de esos…

Últimamente estoy mucho más obsesionado por la falta de tiempo. En concreto, por mi falta de tiempo para hacer toda una serie de cosas, más necesarias unas y menos necesarias otras. Son las horas para el TENGO que, las horas para el DEBO y sobretodo, las horas para el ME GUSTARÍA.

Esta es una de esas tantas cosas de las que misteriosamente nadie te habla, antes de ser padre. Uno comienza realmente con toda la ilusión del mundo durante el embarazo, creyendo que te vas a comer el mundo; que vas a ser la polla. Levantas la chola, miras a las nubes con esos ojillos de prepapá que tú sabes, y piensas en voz alta: -“¡Hey…! Verás la cantidad de cosas guapísimas que vamos a hacer juntos, pequeñaja… ¡Voy a montarte cada una que lo vas a flipar!”- Y luego la niña nace, las semanas van cayendo como elefantes en estampida por un acantilado, y es la mierda del día a día lo que al final lo marca todo. Como si no lo supieras.

Vale… Ni siquiera tiene que ser forzosamente mierda. Y sí… vale… También la gente TE HABLA de estas cosas durante el embarazo. De acuerdo. ¡Pero no en este sentido, vaya…! Al menos, no te terminas de hacer una idea real. Sabes que tu vida va a cambiar, claro… pero en el fondo, hasta que no pasas por ello… no sabes EN QUÉ FORMAS lo va a hacer.

Es esa rutina tonta de la que cuesta tanto escapar, el día a día, y muchas otras cosas más. Por ejemplo, simplemente, el no poder separar; no poder hacer un paréntesis o un reset, y así no dejar que las pequeñas miserias cotidianas, que nada tienen que ver con tu niña, con tu querido, precioso, maravilloso y tierno bebé, enturbien tu día. ¡Tu bebé no tiene la culpa de tu mal rollo de hoy! ¡No lo pagues con ella y dedícale el tiempo de calidad que merece, caramba! Pero lo dicho… no eres una máquina, y las cosas del interior no se desenchufan así como así. Deberían, pero no. O no es mi caso.

Digo todo esto, porque en noches como hoy, me entra cierto sentimiento de culpa. No sé muy bien por qué me ha dado por ponerme a pensar en ello, porque ni siquiera ha sido un mal día, pero como digo, cada vez pienso más en el tiempo. Supongo que esto de los cumpleaños me lleva a pensar más de la cuenta… Y de ahí, el título del post. Echo la vista atrás… hago repaso mental de este primer año con mi hija… y veo una serie de agujerazos gordos como catedrales. A lo mejor no son tan gordos… A lo mejor son solamente gilipolleces. Pero desde luego, son cosas que, hace un año, o año y medio, no me habría planteado que resultaran así.

Son, a bote pronto, cosas que pensaba en ellas como importantes -o chorras-, y que no he podido o sabido cumplir; una pequeña lista rápida de detalles tontos que pensaba serían así, y en los que, por H o por B, mirando hacia atrás, NO HE ESTADO A LA ALTURA:

# Leerle cuentos por la noche, cuando la metemos en la cuna.
Leerle más cuentos por la noche.

# Ponerle música a saco.
Ponerle más música

# Darle un beso de buenos días cada vez que salgo de casa para ir al curre.
Besitos de buenos días

# Llevarla al campo de excursión, mochila en ristre. Que vea naturaleza. Hojas. Plantas. Bichos. Que respire aire DE VERDAD.
Dar paseos por el campito

# Echarnos siestas juntos. Dormir con ella. Piel con piel… (Más abrazos… o más contacto, vaya. Simplemente).
Echarnos la siesta

# Hacerle retratos… Hacerle más fotos… Hacerla más vídeos… Capturar más recuerdos… Hacerle más cositas, simplemente… (Manualidades y cosas así).
Hacerle retratos, fotos, vídeos, etc

# Cocinar más variado y mejor para ella. Bueno… Simplemente COCINAR más allá de las tres tonterías de siempre, ya estaría bien. Tratar de que se alimente mejor, y buscar soluciones más variadas.
Cocinar más y mejor

# Joder… esta me duele: prepararle SU HABITACIÓN. Esta era un reto personal. Y sigue vacía.
Decorar la habitación

# Otra que tal… Montarle un SUPERFIESTÓN POR SU PRIMER CUMPLEAÑOS. Por circunstancias… Porque soy un seta… Por lo que sea. Ni siquiera tenía que ser superfiestón; o simplemente fiestón. Con una simple fiesta habría bastado. Aunque fuera realmente mínima. (Joder… ¡¡Dos putas botellas de mierda de cava que compro, para brindar, y me las olvido en casa!!) Pero ni eso…
Montarle la fiesta de cumpleaños

Bueno… Bahhh… para qué seguir.

Pero… ¿¿me entendéis?? Joder, ¿tanto cuesta ponerme diez minutos con la niña y contarle cualquier cuento chorra por la noche? ¿¿En serio?? ¡Ni siquiera necesito un libro en la mano! ¡Podría hablarle sobre ovnis que beben leche de pino azul mientras pinto peras sobre un caníbal rebotón que trota cuernos por la falda de una hormiga tricitrícola trufasiana! ¡¡¡Si no me va a entender!!! Solamente hay que estar ahí, hablarle un poco y hacerle compañía mientras se ríe y se va quedando frita… ¡Y ya está! ¿¿Tanto cuesta?? Pues debe ser… Porque… ¡No lo hago! ¡Una de cada mil noches!

¡Iba a hacer tantas cosas…! ¡De verdad…!

Y luego mira… ¿A que parecen tonterías? Cosillas sencillas… sencillísimas, de hecho. El tiempo me come. El tiempo ME PUEDE. Y cuando me veo con un rato libre… ¡Qué sé yo! Procrastino… veo la tele… miro Internet… ¡¡Cosas absolutamente chorras!! Tengo una lista que llega hasta el suelo de tareas más interesantes o útiles que podría hacer… y que sigo dejando de lado. Es como una especie de tortura absurda que me autoinflijo; un estúpido pseudojuego del quiero-y-no-puedo… Pienso en ello, me reboto… pero no hago nada al respecto… Y vuelta la burra al trigo.

Y en noches como hoy, pienso DEMASIADO. Mi cabeza, VUELA… y me pregunto COSAS. En plan… GLOBAL. Leo en blogs como el de Adrián, de Un papá en prácticas, que por -o pese a- su situación actual de desempleado, ahora puede dedicarse plenamente a su niña. Lo leo… y en cierta forma, pese al marrón que es hoy en día quedarte sin curro… me da cierta envidia. Y me da por pensar… ¿Yo estoy haciendo bien, haciendo lo que hago…? Es muy frustrante. ¿Cómo saber que estoy haciendo realmente lo correcto? ¿Me pesará en un futuro? O directamente… ¿Estoy haciendo TODO lo que puedo, con mi tiempo? ¿Estoy aprovechándolo lo mejor posible? O poniendo otro ejemplo sencillo: leyendo las cosas flipantes que hace el amigo Carlos “Lord Vader” Escudero, con sus críos: ¡Esto que monta por lo del anillo de Linterna Verde es la bomba!

Ahora, con mi mente atocinada y borrascosa, hasta me llego a preguntar tonterías del tipo… -“¿Me beneficia leer blogs? ¿Me quita tiempo de hacer otras cosas más importantes? ¿De dormir, simplemente -que buena falta me hace-? ¿Me lleva a sufrir a lo tonto, leyendo cómo son las vidas de los demás? Donde lees todas esas cosas que tú NO haces… (Pues sí… Así de paranoico ando a estas horas…) Y vale… sé la respuesta: no, no me perjudica leer blogs. Sé que quiero escribir, desde luego… Y tan importante en esta blogocomunidad como escribir, o más si cabe, es leer y aprender de las experiencias que contáis los demás, supongo. (Además, es muy tarde; voy con el chip en automático ya, y esto va saliendo solo, así como así, en plan visceral y sin planificar).

Pero entonces… ¿De dónde me viene esa idea tan romántica del padre perfecto? ¿Del padre que llega a todo? Vosotras, las madres, tenéis hasta un pequeño Club en el que refugiaros¿¿Qué tenemos los papás?? (Que nadie me diga… “Abrir la nevera…”, o “Poner el Plus…”, porfa…)

Mira… No lo sé. Paso. Soy afortunado, Muchas cosas nos han ido genial con esta niña, que es un sol: es una niña sana, buena, cero problemática… Y pese a todo, ya no recuerdo qué pensaba hace año y medio sobre esta etapa, (si es que alguna vez me dediqué a pensar en eso, que ya lo pongo en duda), pero ahora tengo claro que quizás me arrojé unas expectativas, quizás demasiado elevadas, como padre. No quiero pensar si la cosa se hubiera torcido mucho más con cosas más serias (historias chungas de salud, comportamiento, adaptación, económicas, etc), la de cosas que todavía habría hecho DE MENOS.

Supongo que ser un padre novato consiste en parte en darse cuenta de estas cosas. Y si me parase a pensarlo bien, el balance de este primer año creo que sería bastante aceptable, me imagino. Lo bueno es que mira… este primer año ya ha pasado, y no puedo cambiarlo… Pero prometo intentar mejorar para este segundo año que acabamos de empezar.

Eso sí te lo aseguro, mi niña. ¡¡Muacksss…!!: ¡¡Por ésta!!

¡Ea! Me voy a dormir.

Anuncios

Autor: ¡Y yo con estas barbas!

Ilustrador, diseñador y orgulloso nuevo papá de una lechona linda como la brisa del mar... Ando en constante diálogo con el día a día, persiguiendo a esa esquiva, la plena felicidad.

42 pensamientos en “Cosas que NO he hecho durante mi primer año como padre.

  1. Pingback: La niña de cabellos ondulados | Cuidar con Cuidado. Marina Monzón

  2. Pingback: Crónica de una semana cumpleañera | ¡¡¡...Y yo con estas barbas!!!

  3. Pingback: #papiconcilia… en el Día del Padre | ¡¡¡...Y yo con estas barbas!!!

  4. Total!!!! Me encantó. Sinceridad, reflexión y verdades como puños.
    Nosotras no nos definimos malas madres sino mamis que de repente hacemos millones de cosas sin saber de donde sacamos el tiempo ni que muerda hacíamos antes de ser madres!!!!! Te invitamos a que te desahogues en nuestro grupo de crianza!!!! Me encantó conocer tu blog.

    Me gusta

    • ¡¡¡Muchísimas gracias por el comentario!!!

      No pretendía sentar cátedra ni convertirme en adalid de la verdad absoluta; simplemente quería reflejar un poco mi frustración. Sinceridad a tope, eso sí. Pero veo que la cosa os ha llegado a más de uno, y me venís contando lo mismo, así que supongo que no debo ser un bicho raro ni un caso aislado.

      No conocía vuestro blog, pero desde luego que me pasaré a echar un buen ojo, ¡y a comentar lo que haga falta!

      ¡Un abrazo… y un placer! ¡Aquí seguiremos, intentando continuar siempre con la mejor de las caras!

      🙂

      Me gusta

  5. Me ha encantado tu post. Te comprendo muchísimo. Me quedé en paro antes de nacer mi primer hijo (tengo 2 de 5 y 3 años) y el sentimiento de culpabilidad por no haber hecho demasiadas era enorme, ¡con tanto tiempo libre y cómo no llego a todo! (coincido en lo de los cuentos, manualidades, cocinar cosas más ricas, y añado el ir a sitios!) Con los dos niños no me he atrevido a ir a casi ningún sitio!! A veces pienso que los he privado de conocimiento, de experiencias enriquecedoras, que al mayor no lo he disfrutado como bebe, que al pequeño le exijo demasiado sin darme cuenta por parecerme que va al mismo ritmo que su hermano mayor….en fin, demasiadas vueltas a la cabeza cómo tú dices.
    Pero lo importante ya no es el año pasado, lo importante es ¿Que quieres hacer para este año? ¿Que quieres hacer hoy con tu niña? ¿Y qué vas a hacer para conseguirlo? ¡Adelante! se puede.
    Un abrazo!
    Nuria.

    Me gusta

    • ¡¡¡Hola Nuria!!!

      ¡Vaya…! Me alegra muchísimo que te haya gustado el post, de verdad. Supongo que, como dices, la gente puede sentirse bastante identificada (y mira que así debe ser… Es, de todos los post que he publicado hasta hoy -veintipico-, con muuuuuuuuucha diferencia, el más leído del blog, según me chivan las estadísticas del WP. En mis niveles paupérrimos de visitas habituales, ¡¡todo un pelotazo!!).

      Veo que, con todos vuestros comentarios (y el tuyo es de lo más esclarecedor), desde luego que no soy el único que se ha comido un poco el tarro con estas cosas. Y también, lo bueno, es que igualmente coincidís en que lo que importa es lo que viene ahora. Que hay tiempo y que hay que seguir ahí, en la brecha. Que, efectivamente, se puede.

      Pues eso espero y deseo, de corazón. Y a ello tendré que ponerme, está claro.

      Otro abrazo muy muy grande para ti, de parte de otro papá cometarros.

      Me gusta

  6. Vaya, soy la única que no tiene hijos -aún- aquí? No puedo darte mi opinión porque no tengo descendencia que me robe el tiempo, pero si que puedo imaginarme el sentimiento de culpabilidad que debes sentir. No obstante, si todo el mundo te dice que es normal, será porque es cierto, no? Ánimo!
    Pero bueno, lo del besico por las mañanas antes de pirarte, deberías instalártelo como norma! jejejeje!

    Me alegro de haber encontrado tu blog, ¡es muy divertido!

    Me gusta

    • ¡¡Hola Clara!!

      Efectivamente… aunque uno no tenga críos, no es difícil imaginarse el percal que describo. Además, que seguro que lo puedes ver o percibir en otra gente que sí tiene niños: hermanos, primos, amigos…

      Lo del beso mañanero… ya comentaba por aquí arriba que, no creas que es fácil. Básicamente, es por culpa de la cuna: si no bajo el lateral, no llego. Imposible. Y si bajo el lateral para poder llegar en condiciones, me arriesgo a despertarla, porque el meneo, el sonidillo, la luz de fondo, el nosequé… A esas horas ya tiene el sueño pillado con un hilo muy fino, y me arriesgo a despertarla, que entonces la liamos, y aquí mi Churri me corta los mismísimos. No… no me merece la pena. Al menos este detalle SÍ que sé con seguridad que lo solucionaré simplemente cuando la pasemos a una cama normal, cuando sea un poco más grande y llegue el momento.

      ¡¡Yo me alegro mucho más de que hayas encontrado el blog, y de que te resulte divertido!! Yo ya me he pasado por el tuyo de vez en cuando, pero lo de comentar lo llevo poco a poco… ¡¡El mismo problema de siempre, el maldito TIEMPO!!

      ¡¡Un besazo, guapa!!

      Me gusta

  7. pero bueno! no se como me había saltado este pedazo de post! (hablando del tiempo que nos sobra….) No te exijas tanto hombre!! Mira, justo hoy lo hablaba con una amiga. cuando yo tenía una hija quería hacer mil cosas (estuve un año sin trabajar cuando nació) y cuando volví al curro me di cuenta de todo lo que no había hecho, de como había volado el tiempo y entonces…entonces si que no tenia tiempo!
    Ahora tengo dos y me va por épocas…llevo 4 años sin hacer deporte o actividades para mi, trabajo media jornada, y aun así no tengo tiempo! Ahora hay semanas que me entrego completamente a ellas desde que cruzo la puerta de casa hasta que se duermen (o nos dormimos). No miro el mobil, ni Facebook, y el blog casi que lo escribo o leo camino al trabajo, y estos días me duermo pensando en ese post que voy a escribir y..zzzzz
    Y hay semanas que apenas puedo me escaqueo y me leo un post, me veo un capitulo, o dos o tres, de la serie de turno que me tiene enganchada, o me dedico a fotos/videos/albumes, o al blog u otras cosas varias (me puse una pizarrita en el armario solo para ese tipo de tareas…para que veas) pero aunque solo sea una semana o dos días seguidos que haga esto en horario “diurno” (porque a veces hay que dormir) me miro a las niñas jugando a mi alrededor, o pidiéndome que las ayude o llamando mi atención y me pasa que pienso “debería dedicarme a ellas, nada más, porque el tiempo vuela y en 5 años, pasarán de mi y entonces tendré tiempo para todo lo demás”
    pero es que no podemos hacerlo todo, y si nos gusta hacerlo todo, hay que irse turnando! Lo que deberíamos es trabajar todos media jornada, así almenos tendríamos un poco más de margen (y con los niños en el colegio hasta las 5 no como aquí)

    animate, que seguro que haces mil y una cosas con ella, solo que cuando te salió este post, no te vinieron a la mente 🙂

    un beso!

    Me gusta

    • ¡¡¡Ay cariño!!! ¡¡Qué dos grandes frases que te leo!! La de “Hay que aprovechar con ellas ahora, que en 5 años pasarán de mí”, y la de “Lo que deberíamos es trabajar todos media jornada”.

      La primera, escuchada un millón de veces… y es que es cierto que, todo son etapas en un crío hasta que se hace mayor de edad, y cada etapa tiene su cosa… Pero esta primera, de cuando son bebés… ¡es taaaaaaaan especial! Que da mucho coraje perderse las cositas por las que va pasando.

      Y la segunda… ¿me lo dices o me lo cuentas? “Políticos y empresarios españoles” y “Políticas de conciliación familiar”, no son algo que se lleven muy de la mano, en este país. ¡¡Cada vez me parece más utópico, de hecho, con toda esta mandanga de la crisis!

      En fin… Supongo que, efectivamente, hacemos lo que podemos. Lo que pasa es que eso no quita que uno se sienta un poco… raruno, cuando no llegas a las expectativas propuestas. Y no mola.

      ¡¡Más besazos!!

      Me gusta

  8. Si, lo reconozco, soy igual de vaga que tu con eso de los comentarios. Eso de que un programa salte con los post por leer simplifica la vida pero de interactuar Ná de ná.

    Tu historia es la de todo padre, quieres hacer mucho pero la realidad o simplemente el poco tiempo merman las expectativas que no siempre son realistas… El segundo año será mejor, además la peque te va a reclamar todo lo de la lista en persona y a ella no le puedes decir que no…

    Me gusta

    • ¡¡Holaaa!!

      Pues hay que comentar más… ¡¡Hay que comentar más!! Que al final, esto de los blogs se nutre básicamente de eso. Postear está bien, pero lo que mola es el contacto con la gente… El “fidbak”, que dicen los anglosajones.

      Siendo honestos… creo que el balance del primer año, en general, es bastante positivo. Pero como dices, espero que todo sea mejorable, y este segundo con el que arrancamos ahora sea todavía mejor. A eso es a lo que debemos aspirar todo padre que se precie, ¿no? Y además, efectivamente, este año, la niña pedirááááááááááááá… por esa boquita.

      ¡¡Gracias por pasarte y comentar, de verdad!!

      Me gusta

  9. Me ha encantado. Gracias por todo el post, por tanta sinceridad, y por dejarnos leerte. Perdón por el retraso, soy un desastre…Solo comentarte que todo lo que dices creo que es normal, esa sensación de que lo podrías hacer mejor, esas comidas de tarro…pero te diré una cosa compañero: No me cabe la menor duda que lo estas haciendo de cojones…Y si, hay cosas que has hecho poco, o no las has hecho., pero…y las que has hecho? Y lo que es mejor, las que no has hecho, tienes tiempo de sobras para hacerlas.
    Yo estoy como tu, pero a la inversa, con mis comidas de tarro, pero con el peque todos los días y disfrutando con él ya que estoy en el paro. Y si, por un lado es la bomba, pero por la otra…buff…tema económica, en un mar de dudas por el futuro, no salen curros, en fin…
    Y es inevitable que haya días que por mucho que quieras estar al 100 por 100, pues te quedes por el camino.
    Y con mis hijos, si, hago cosas guays, pero también, te podría hacer una inmensa lista de cosas que no hago con ellos, por falta de tiempo, o porque estoy “down” o que se yo…
    Estoy contigo amigo.

    Un fuerte abrazo
    Carlos

    Me gusta

    • ¡¡Carlos!! ¡Qué sorpresa, compañero! Quería haberte escrito un mail para avisarte que había mencionado tu blog en el post, pero no he dado con él. Y no pidas perdón, hombre… y menos por el “retraso”; cada uno a su ritmo… que andamos a mil cosas.

      Es curioso que menciones lo de la sinceridad, porque si de disfrutar de lecturas sinceras por la red, se trata, tu blog, macho, es mi referencia “namber guan”, que me ha sorprendido desde siempre, desde el primer post que te leí. Yo no sé escribir tan bien como lo haces tú… pero cuando algo toca la fibrilla sensible… pues toca sacarlo “p’afuera”, está claro. Y salen post como este. Me alegra enormemente que te haya gustado; es un halago, en serio.

      Todos estáis coincidiendo más o menos en lo mismo, y la verdad es que tenéis razón: queda mucho tiempo por delante… y además hay que valorar positivamente también las cosas que SÍ hacemos.

      Pues en ello tendré que centrarme, está claro…

      ¡Muchas gracias por estar ahí…! ¡Abrazo gordo!

      Me gusta

  10. Oh, y yo sin leer este post. No eres el único que se siente así. Ánimo porque creo que el simple hecho de que nos lo planteemos ya dice algo, ¿no? Que queremos darles lo mejor y hacer nuestros pinitos en la maternidad y paternidad con mayúsculas. Es imposible llegar a todo, el día a día nos come.
    A mi también me pasan esas cosas. Sí le he sacado miles de fotos, hemos ido al campo, le leo cuentos… pero no le he enseñado canciones chorra, ni a hacer el indio con la boca o a pintar con pintura de dedo, por ejemplo. Trabajo solo cuatro horas al día y tengo la suerte de poder disfrutar de todas las tardes con el peque a solas, hago planes para él pero siempre hay obligaciones, una falta de sueño o lo que sea que lo destrozan. A veces lo paso mal porque tengo todo el tiempo para él pero me saturo porque siempre estamos solos, me cabreo, me fustigo… y su padre, que trabaja todo el día y sólo coincide con él una o dos horas al días deseando verlo. Es una locura. No sé qué quiero decirte con esto, pero no estás solo. El sentimiento de culpabilidad y el autoflagelamiento están ahí muy unidos a la crianza.
    Pero también te digo una cosa, creo que nuestros hijos nos recordarán por las cosas que hacemos con ellos, no por las que no hacemos, de verdad. Yo no cocino ni soy un crack del fútbol o las manualidades, pero le cuento cuentos y le bailo coreografías que se descojona. Eso será lo importante para él, ¿no?
    Y sobre lo de los blogs, yo lo pienso mucho también. Llevo casi un año con él y me ha dado mil cosas buenas, pero me roba tanto tiempo… No es tiempo para estar con mi hijo, es mi tiempo personal: ya no hago deporte ni leo libros, mis aficiones. A veces digo, bueno, pues hasta lo que dure. Cuando me canse, lo dejo. Otros días que estoy con más ánimo me organizo mejor…
    No hay madres ni padres perfectos, sólo padres y madres que dan prioridad a unas cosas frente a otras. Un beso enorme y no estás solo 🙂

    Me gusta

    • ¡¡Ayyss cielo… muchas gracias!! Ya sé que no estoy solo… Que todos (supongo) pasamos por estas fases y que, desde luego, los progenitores perfectos no existen. Pero precisamente esa es la historia… No sé en qué momento se te puede pasar por la cabeza, cuando uno está embarazado por vez primera… que vas a hacer tantas cosas, o vas a ser de tal o cual forma. No parece que la gente, cuando uno está “en estado”, y pregunta a gente que ya ha pasado por la paternidad/maternidad, te respondan o te cuenten estas cosas. Creo que poca gente “te advierte” de que las expectativas que puedes poner igual no llegan a ser muy realistas. (También es normal, por otra parte… ya que nadie sabe realmente predecir el futuro y ver cómo nos comportamos en situaciones que no hemos vivido nunca).

      Total… que sí, que uno termina haciendo lo que puede y hasta donde llega, está claro, y eso es lo importante, como dices… Que quede lo que uno hace, y no lo que uno no hace. Lo que pasa es que, si uno se para a pensarlo, esas cositas que no haces… pues bueno… tarde o temprano andan por ahí, revoloteando… dando por saco como una mosca cojonera.

      Pero bueno… como decía por aquí antes… creo que también la cosa trata un poco de eso, ¿no? el tiempo va pasando, y vamos “limando” las cositas que vemos que flojean más, sin perder de vista los puntos importantes, claro está. En fin… reflexiones que le dan a uno, así por las buenas… ¿Qué te parece? 😉

      Bueno, encanto… ¡Muchas gracias por pasarte por este rinconcillo, como siempre!

      Me gusta

  11. Cómo te entiendo, compañero! Ahora estoy en paro y sin embargo, entre el cambio de muebles del salón, las tareas propias de casa y demás, se me van los días sin que me de cuenta. Y como te pasa a ti, me quedo con la sensación de que cada día me dejo muchas cosas por hacer. Me he visto muy reflejado en las que tu mencionas. Te diría que se corresponden una por una con las mías. Al final creo que la figura del padre perfecto y que llega a todo no existe. Lo intentamos hacer lo mejor posible. Y este post tuyo lo demuestra. Y creo que eso nuestras peques lo valoran y mucho. Aunque aún no hablen y nos lo puedan decir. Seguro que podemos mejorar también en otras cosas, pero también seguro que es cuestión de tiempo. ¡Mucho ánimo, compañero! ¡En esto estamos todos juntos!

    Me gusta

    • ¡¡Adrián, muy buenas!!

      Pues sí… desde luego que sí. Supongo que nos pasa a todos; que no existen los padres (ni madres) perfectos; que es cuestión de tiempo e interés, y que ahí estamos, para ellos, para lo importante, y para mejorar en lo que sepamos y podamos.

      ¡Ahhhhhhhhh…! -suspiro-. Mola mucho todo esto… ciertamente; pero nadie dijo que fuera fácil o sencillo ¿verdad…?

      Y respecto a que dices que te identificas… Jajaja… ¡Todavía no tengo muy claro si me consuela mucho o no…! Jajaja… Ya sabes aquello que dicen de “Mal de muchos…” ¡¡Pero bueno, en cierto modo, sí consuela, sí!!

      ¡Dale duro a esas tareas hogareñas… y que sea leve! 😉

      Me gusta

  12. Creo que eso nos pasa a todos, el día a día nos acaba comiendo, pero además, si le estás haciendo un pedazo de documento gráfico que quedará para la posteridad!!! Y con unos dibujos de p.m!! Por lo de la lectura por ejemplo no te preocupes, mi hermana empezó leyéndole al peque con tres añitos antes de irse a dormir y empezaba por un cuento y cada día le pedía uno más el puñetero!! Creo que acabó leyéndole como ocho o diez en una misma noche (imagino que serían cortos y no El Quijote!!). Yo la verdad es que es uno de los recuerdos más entrañables que tengo de mi infancia, de mi madre leyéndonos y poniendo acento francés porque la locomotora del libro era francesa, pero yo ya tenía también al menos tres añitos!! Asi que habrá tiempo para todo y sobre todo ella será más grandecita y se acordará! Y para todo lo que puedas hacer ahora aquí tienes el blog para recordárselo tú!!

    Me gusta

    • ¡¡Muchas gracias por el comentario y por los piropos, cielo!!

      Desde luego, ya me voy dando cuenta de que tiempo hay para todo, al final… Vamos, que las prisas luego no son tantas. Pero claro, como dices, con el día a día, a veces cuesta un poco ver estas cosas, porque te centras quizás en lo básico, y lo demás, pues te dices… -“Bahhh… el próximo día lo hago”- Y ese “próximo día” no va llegando nunca.

      Pues ya llegará la época de lecturas constantes, supongo… Me parecen unos recuerdos muy entrañables ciertamente, esos que cuentas, por cierto. ¡A mí me encantaría legarle algo así a mi lechoncilla, desde luego!

      Me gusta

  13. ¡Cuántas cosas de tu lista no habremos hecho tampoco nosotros! En lo de los cuentos me declaro culpable, con lo que me gusta leer y cada día es el papá de la bichilla el que se ha apropiado de esta actividad. Yo a eso hora ando con la cena, desconectando de la teta, de compras de última hora… Oye, hacemos lo que podemos y con el tiempo del que disponemos ¡no se nos puede pedir más!

    Me gusta

    • ¡¡Hola encanto!!

      Está clarinete… desde luego. No existen los padres y madres perfectos, porque si te pones, cualquier cosa, por bien hecha que esté, siempre es mejorable… Y luego, aparte de la vida de padre o madre, cada uno debemos lidiar con nuestras cosas propias… con la casa, con el trabajo, con lo que sea. Así que comerse mucho el tarro supongo que no lleva a ninguna parte.

      Efectivamente… se hace lo que se puede, lógicamente. Lo que pasa es que, mirando hacia atrás, de repente aprecias que igual se han ido quedando cosas en el “tintero”; cosas que no te hubieras imaginado en un principio. Y a veces te sorprende esta “revelación”.

      Lo bueno, es que siempre se puede analizar, y por supuesto, tratar de mejorar, ¿verdad? En eso consiste, en parte, crecer, y ser responsables o maduros, creo yo… Al fin y al cabo, evolucionamos como padres al mismo nivel en que nuestros hijos evolucionan como personas.

      Me gusta

  14. Yo creo que nos pasa a todos, y sobre todo a los primerizos no nos da la vida con tanta historia nueva… De esas cosas, te recomiendo que empieces por dos que son las más importantes: ¡¡dale un beso antes de irte, jo, que eso no cuesta nada!! Y échate una siestecilla con ella, que además de no costar nada, es muy placentero… 🙂

    Me gusta

    • ¡¡Hola Montse!!

      Sí… desde luego, ya voy leyendo que es algo generalizado. Ya me lo imaginaba, desde luego… (Y es que como decía por aquí… en realidad, es un poco lo suyo, que así sea…)

      Pero fíjate los dos detalles que comentas: Lo del beso, primero. ¿Sabes por qué no lo hago? Porque para hacerlo, para poder “llegar” hasta la niña, tendría que bajar primero el lateral de la cuna (porque si no, no llego), y con ello, corro un serio riesgo, de, a esas horas, despertarla -cosa que no quiero ni por asomo, ya que el sueño lo tiene más ligero, y se menea cosa mala…-. La mitad de las veces está apoyada en ese mismo lateral. Total, que si quiero hacerlo, me puede suponer un engorro considerable, si no voy con tiento. La mayor parte de las veces, se lo “lanzo” al aire… pero no es lo mismo. Eso sí, cuando la pasemos a una cama normal, ¡¡ahí no se me escapará!!

      Y lo de las siestas… pues algo parecido. De diario, se las echa en la guardería, así que por las tardes ya no hay manera. Y los findes… bueno, a veces podría, pero normalmente no coincidimos y tampoco suele ser muy factible, dependiendo del dónde estemos o qué estemos haciendo. Al final, no creas, que tampoco es tan fácil. Pensando en un mes… no se dan tantas oportunidades.

      ¡¡Gracias mil, por pasarte y comentar, hermosa!!

      Me gusta

  15. Al habla el Mr, que leo pero suelo comentar poco, eso es mas de mi señora. No te flageles, hay días chungos que se te cruza todo y para eso tb esta bien el blog, para eso y para ver que todos hacemos lo que podemos pero indiscutiblemente no llegamos ni a la mitad de cosas. En días así hay que quedarse con las cosas pequeñas, con ese video de la tontina de turno que has grabado, las risas inesperadas y compartir la cena simplemente. Eso es lo que nos llena el día a día y si no le preparaste una fiesta como dice la Endorfina ya tienes una excusa para montársela porque si, mucho mejor que un cumple 🙂
    Animo que vamos a montar el club en nada 😉
    Un abrazo!

    Me gusta

    • ¡¡Pero bueno…!! ¡¡El mismísimo Fader Friker in person a los comentarios…!! ¡¡Mucho más que bienvenido por aquí, por supuesto!!

      Lo primero… déjame daros la enhorabuenísima por el nuevo fichaje familiar, caballero. Estoy seguro de que Píxel va a ser un refuerzo maravilloso para vuestra plantilla, y que junto a Chewy, van a formar una dupla formidable y legendaria.

      ¿Sabes que lo de flagelarme es lo mismo que me dijo Churri al llegar a casa…? Jeje. Pues sí… Hay días… y días. Y ya digo que no era uno especialmente malo, pero me vino todo eso a la cabeza, con el teclado delante… y claro: fue como ponerle a un mono dos pistolas en las manos.

      Está claro que todas estas cosas son mejorables y realmente superficiales, así que simplemente intentaré estar un poco más al loro, y seguir en el buen camino… (que realmente, tampoco lo estamos haciendo tan mal, creo). Pero vamos… que tampoco me voy a tirar por un puente, a estas alturas. ¿Qué voy a dejar, si no, para cuando sea mayor y se afilie a un partido de ultraderecha, especule con productos farmacéuticos, se meta en estafas piramidales y conduzca desenfrenada bajo los efectos abusivos de las drogas y el alcohol…? Jajaja.

      No sé cómo se montará un Club de MalosPadres… pero algo habría que hacer… está claro, macho.

      ¡¡Otro abrazo, man…!! Y besazos a la family…

      Me gusta

  16. Todos hemos pasado –y pasamos– por esto, compañero! Yo tengo reducción de jornada, para que me de tiempo a todo lo que necesito, y aún así, hay muchísimas cosas que también me gustaría poder hacer y disfrutar, y ya te digo que es imposible! La de cosas que no he podido hacer con los mellizos aún!! Entre otras cosas por cuestión de salud física y mental! Tenemos que descansar, y tenemos que racionalizar nuestro tiempo, siempre pensando que ante todo están los peques, pero para eso tenemos que estar nosotros bien! 😉 No sé si me explico, peri ya me entiendes!
    Ánimo, y a por el segundo!! (el segundo año, digo) 😛

    JM
    aka http://www.laparejitadegolpe.com

    Me gusta

    • ¡Hola, José María!

      Ya me imagino, ya… que desde luego, no soy el primero en plantarme estos pequeños quebraderos en la cabeza. ¡Estamos todos jugando en la misma liga, aquí…! Te entiendo perfectamente, amigo… Y al final, es más o menos lo que termino haciendo… Claro que… tampoco puedo evitar pensar en lo otro, de vez en cuando… en lo que se me va “escapando” día sí, y día también.

      De aquí a fin de año tenemos que ir viendo y hablando en casa precisamente de eso… del tema curro. Ya veremos.

      ¡¡A por el segundo vamos, desde luego… Y de cabeza!!

      ¡¡Un abrazo, y otro para los pequeños padawanes!!

      😀

      Me gusta

  17. Hola precioso sobrino. No te flageles !! eres un gran padre y gran esposo y un buen hijo, hermano, sobrino….y una gran persona ¿ se puede pedir más? tan solo seas tan buen padre como lo es el tuyo, ya estás en el pódium de los más grandes, cierto es que siempre tienes en mente cosas que te gustaría hacer, y ves que no llegaste a cumplir, pero no es tu culpa, la falta de tiempo es el que no te lo permite, te levantas a primeras horas del alba para irte al trabajo, y las distancias son enormes, por lo que ya el tiempo va en contra de…., y después del trabajo del que te queda poquito tiempo para relajarte un ratito…, es el tienes que estirar al máximo. Este primer año no tiene tanta importancia lo de la lectura por que como dices ella no te entiende, pero la música si que le puedes tocar algún instrumento de los que sabes tocar y eso si que le gustaría, incluso un cd y cantarle, pero así no se dormiría no?, espera para los dos añitos ya cumplidos, cuando ya hable, ahí si que lo disfrutará más. ¡¡ Como corre el tiempo Dios mío, se nos va la vida, y no nos damos cuenta !!. Lo de hacerle fotos, eso si que te tienes que esforzar en tus ratitos libres ya que además eres un artista en ello, y te gustará luego verlas miles de veces y a ella lo mismo, y con lo guapísima que es tienes una perfecta modelo, al igual que pintarla. Lo primero ya lo tiene, que es muchísimo a mor por parte de sus papis, más el de abuelos, tíos, primos y toda la familia, y es una niña feliz.
    Te quiero mucho mi niño. Un beso grande para ella y para vosotros.

    Me gusta

    • ¡¡Mi fan “namber guan”!! Hola tíaaaaaaaaaaaaa…

      Ya sé yo, las palabras más cariñosas del mundo mundial, de dónde vienen… 😉 Pues eso, tía… que en ello estamos. Poco a poco… ¡¡Reparto besos de tu parte, descuida!!

      ¡¡Besazos enooooooooooormes… que yo también te quiero mucho!!

      Me gusta

  18. Querido “compadre” (que asi decimos en mi tierra) no os preocupéis (que así dicen ustedes) TODOS hemos pensado lo mismo… tantos proyectos gestados – valga la redundancia – antes de ser gestado mi niño. Pues aqui los únicos que se estresan… somos nosotros, y es que sucede (que me ha pasado, mi Joaquin tiene 6 años) que “el gran proyecto” ni chus ni mus, nada, que no le gustó mucho que digamos… ¿y si mejor hacemos unos cañones con los cilindros de pringles? SIMPLE De eso se trata, disfrutar de la simpleza (que no necesita planificarse) tal como lo hacen ellos.
    Fuerte abrazo
    Yhuri
    aka Papá Pediatra

    Me gusta

    • ¡¡Hombre, un honor, caballero…!! ¡Todo un señor pediatra por aquí!

      Decía en un comentario más arria, que sí… que me imagino que todo el mundo que ha tenido hijos ha pasado por estas fases. Y es lógico que así sea. Y realmente, pensando en ello, es un buen “mecanismo de defensa”, para obligarte a seguir “en la brecha”… Obligarte a mejorar esas cosas en las que flojeamos como padres, siempre que se pueda. Y qué duda cabe, que el paso de los años, el conocimiento más profundo que cada uno va adquiriendo de sus hijos a medida que crecen, sumado al propio conocimiento aumentado de la realidad paterna… pues hará que la cosa se vaya ajustando más, y que cada uno encontremos nuestro camino.

      Estoy seguro de que, lo hagamos mejor o peor, de lo que realmente SIEMPRE podrán “culparnos”, es de intentar hacerlo lo mejor posible y lo que mejor sepamos. ¿Verdad? Y supongo que ese es el GRAN secreto… Estar ahí siempre para ellos; y poco más, porque como dices… realmente no demandan sino eso mismo. Lo demás, deberían ser simples accesorios. Hay que volver a la sencillez, efectivamente, y tomarnos la vida de una forma un poco más… humana.

      Otro abrazo enorme desde este otro lado “del charco”, compadre… y un auténtico placer leerle. Me quedo con su página, por supuesto, para tenerla bien cerca.

      Me gusta

  19. Sem, amigo, ¿te has parado a pensar la suerte que tiene la lechoncita de que su papá saque un huequecito para escribirle un blog?
    Creo que ese sentimiento que tienes lo tenemos TODOS los papas, en especial los que trabajamos todo el dia y que solo les vemos…pues eso…un rato.
    Mi chico tiene esa sensacion de no estar haciendo bien las cosas…a veces la falta de tiempo hace que pasemos por alto esos momentos que nos prometimos noperder. ¡Claro que te viene bien leer blogs!¿Por qué? Por que encontraras padres que como tu, nos volvemos locos por intentar llegar a todo (cosa imposible)
    ¿Por qué no creais el Club de los malos padres? Veras cuantos malospadres comparten inquietudes taaaaan comunes y frutraciones taaaan normales.
    Pareceré el anuncio de Ikea pero…estoy segurisima de que lo estas haciendo perfecto, ¿Por qué? Porque seguro que le das por toneladas lo que verdaderamente importa…AMOR DEL BUENO.

    Abrazos amigo!
    http://Www.llamamemama.com

    Me gusta

    • ¡¡Irene, guapísima!!

      Jajajaja… La verdad es que lo del blog es un punto, no lo voy a negar. Cuando sea mayor y se ponga farruca, lo usaré como baza “comodín”, y “arma de negociación masiva”… Por todo lo que me lo he currado estos años (señal de confianza y amor incondicional) y por lo que le puedo llegar a hacer (puedo imaginarme su cara cuando le chantajee con soltarle el link a su noviete para que lo lea y así pueda acceder a sus episodios de pasado más sórdidos…) ¡¡¡Muahhh hahaha…!!! -Qué malo soy… jeje- (Por cierto, eso me recuerda que debería empezar ya a postear sobre cacas y culos rojos…)

      La verdad es que lo del curro… es para planteárselo muy seriamente a veces. Realmente no sé si compensa vivir así, con un bebé (y no tan bebé) entre manos. Pero igual con un bebé algo más, por lo rápido que avanzan y los cambios tan grandes que desarrollan en tan poco tiempo.

      Lo del Club de los Malos Padres… no creas… que ya ha salido por escrito en más de una ocasión, seguro. Lo que pasa es que… somos hombres, y aunque responsables… al final noslo tomaríamos al pie de la letra y se nos iría de las manos. Jajaja… ¡Terminaríamos encasquetándoos a los churumbeles bajo cualquier pretexto, y nos iríamos de cañeo a saco a la mínima, jurándonos amistad eterna al segundo copazo! (Oye… pues suena bien, esto…)

      Ayssss… En eso sí que tienes razón, hermosa. Caviar y ropa de marca, igual no de doy; pero amor, lo que es amor… ¡de lo güeno, lo mejó!

      ¡¡Un abrazo muy grande, reina!!

      Me gusta

  20. Querido amigo…

    ¡Aún tienes tiempo! Nunca es tarde, y te lo digo por propia experiencia 😉

    En mi caso, por ejemplo, Óscar se desnucaba tal cual lo ponías en la cama después de cenar, así que ni cuentos ni gaitas. Ahora que es más mayor (y te presta más atención -aunque no siempre ¬¬), hemos establecido esa rutina, justo entre el lavado de piños y el desnucamiento ^^. No se duerme con ellos, de hecho los comenta (con su media lengua, claro), te pide más o que le leas otro… Pero bueno, lo hacemos sobre todo para hacer otra actividad juntos, unas veces es el padre y otras yo. Pero ahora no concibe la cama sin “el teto” 😉

    Lo de hacerle dibujines.. ¡Qué me vas a contar! Su primer añito de vida sí que le hice dibujines a carboncillo y acrílico, pero ahora ya no (bueno, no valen los del blog :P), y en cuanto a fotos este finde si el tiempo lo permite, nos van a hacer una sesión de afotos bieeeeen! porque todas las fotos que tengo de él, de nosotros, son hechas con el móvil… Caca de la vaca…

    Ánimo!! A mi la cocina plin, pero a Mauri le relaja y a veces se mete en nuestra cocinita de pin y pon a hacerle pureses varios y él más feliz que una perdiz… Y el peque ni te cuento!

    Con respecto al cumple, aquí en la urbanización tenemos un local común (tiene juguetes y cama elástica para críos!), si te interesa puedes hacer fiestote aquí, yo encantada de reservártelo ^^

    En fin, amore, no desesperes… Si a todos nos pasa lo mismo! currando los dos fuera, joder, es que no nos da la laif pa’ná!! Quédate con que tu lechona es amor del güeno, más buena que el pan y tu miniyo ^^

    Yes, we can, mozo :))))

    MUAAAAA

    Me gusta

    • ¡¡Susana, preciosa…!!

      Ya, tíaaaaa… ¡Si es que pensar demasiado, no es bueno para la salud! Jajaja… ¡Que luego a uno se le tuerce el bigote…!

      Lo de la lectura, como comento justo arriba… pues también es un poco eso; la mitad de las veces la niña cae frita al instante; y la otra mitad de las veces, pues cada día es un caso distinto… con una resolución distinta. Ya sé (por la experiencia de mi hermano con mis sobrinos…), que tiempo tendré p’a jartarme a contar cuentos.

      Pero de esto iba un poco este post: de esas expectativas que tienes durante el embarazo, de cómo va a ser la cosa, y todo lo que vas (o quieres) hacer… y al final cuando nace el bebé y los meses van cayendo como losas, ves que la rutina y el día a día marcan mucho. Y que lo que al principio parecías dar por sentado, por fácil incluso… pues puede que no lo sea tanto.

      Lo de los dibujines… ¡¡¡shhhhhhhh…!!! Eso sí lo tengo más clavado, chica. Eso me escuece más. Pero bueno. Lo de siempre… ya me pondré. Y precisamente en agosto me apunté al cursito de Premiere de la Casa Encendida, para ponerme un poco las pilas con la edición de vídeo. Así que… bueno, digamos que voy en el buen camino. (Ahora… lo de siempre: termino el curso y todavía no lo he vuelto a pillar… ¡Aynssssss!) Y por cierto… creo que lo de la sesión de fotos es una idea cojonuda: mi hermano hizo una con el crío con la edad de la nuestra… y las fotos salieron preciosas, preciosa. ¡Nada que ver! Eso sí que es un recuerdo guapo guapo. Pasta bien gastada, desde luego… (¡Ya me enseñarás alguna, maja…!)

      Y por cierto… ¡¡muchísimas gracias por lo del local!! No me lo había planteado, pero… sin querer despreciártelo ni mucho menos, estoy pensando en que donde vive mi hermano tienen uno igual (de hecho, ellos han celebrado cumples ahí otras veces…), e incluso otro amigo mío, lo mismo…) Hmmmm… ¡¡Ahhh…!! Y lo digo porque ellos viven más cerquita, no por otra cosa… ¡¡Pero es una gran idea, porque lo que no tienen son juguetes ni cama elástica!! (¿Los adultos también pueden brincar…? ¡¡¡Yo quieroooorrrrr…!!! Jajaja) 😀

      Ahhhhhhhh… ¿Qué tendrán estos nenes, que nos tienes ganaos ya de antemano?

      ¡¡Nada, nada… hay que seguir remando, que vamos en la buena dirección!! ¡¡Gracias por comentar, cariño… que ya te echaba de menos por aquí… 😉

      ¡¡Más muackas!!

      Me gusta

  21. Creo que estos planteamientos nos los hacemos todos los padres en algún momento. Queremos ser lo mas pero a veces no podemos. A mi me paso con la primera esto mismo, y cuando tuve el segundo (se llevan 19 meses) fue peor todavía, la mitad de fotos , de planes, peeeero el doble de amor. Al final creo que lo que nuestros hijos van a recordar es si sus padres les querían o no y eso se siente, no hace falta hacer cosas extraordinarias.
    Lo del cuento por la noche, tienes que proponertelo, son cinco minutillos y lo disfrutan mogollón. Tu nena todavía es muy peque pero seguro que cuando sea un poco mas mayor le encantará.

    Me gusta

    • ¡¡Hola!!

      Ya, ya me imagino que cualquiera que haya pasado por la aventura esta de tener pequeñajos/as, habrá tenido que pensar en estas cosas, por supuesto. Y sí… es cierto también que a medida que van llegando más hermanitos, la ecuación se desarrolla como afirmas: ¡hay que empezar a dividir el tiempo y a multiplicar las obligaciones!

      Lo de la lectura, bueno… ya ves que es una de tantas cosas. No creas, que sí que leemos… De día, por supuesto, e incluso en el baño, siempre la baño con su librito impermeable (Hay pulpos, cangrejos, pececillos, un pato… una especie de canguro narizón dentro de un submarino amarillo… ¿¿¿???… en fin, estas cosas que hay en el fondo de cualquier mar, claro… como todos y todas sabemos). Pero por la noche, cuando no se queda frita antes de tiempo, hay que hacer nuestra cena, o vete tú a saber… Total, que no se dan siempre las condiciones. Otras veces le cantamos algo… o su madre… Bueno, qué te voy a contar. Pero vaya, que como digo… ¡intentaremos mejorarlo! Y sí… sé que todavía hay tiempo.

      ¡Muchas gracias por el comentario! 🙂

      Me gusta

  22. Qué chulos los dibus! Son tuyos?
    Yo creo que te exiges demasiado, los niños nos consumen tiempo a lo bestia y no da la vida para todo. No soy ninguna experta más allá de tener dos hijos eh? Sólo digo lo que pienso. 🙂
    Me he quedado fascinada con el cuento del ovni, daría para un post entero 😉

    Me gusta

    • ¡¡Muy buenas!!

      Pues sí… todos los monigotes del blog son míos. Te contaré que parte de la idea que tenía cuando empecé el blog, era precisamnte acompañar los post con algún dibujillo, como ya vienen haciendo desde hace tiempo las dos genios tras http://www.39semanas.com/ o http://diariodeunaendorfina.com/, por ponerte dos maravillosos ejemplos (que ya conocerás de sobra, claro), salvando las diferencias, por supuesto… (¡¡Sus post son taaaaaaaan geniales!!) ¡Y me alegro mucho de que te gusten los dibujillos, claro! 🙂

      Respecto a lo demás… Bueno, ya digo que… bueno, tuve el día. En un cómputo global, creo que no lo estoy haciendo mal… pero precisamente hay cosas que, por sencillas o por darlas hechas ya de por sí, se me van escapando. Pero como digo, al menos soy consciente, y vaya… que tengo tiempo para rectificar, claro. ¡De todo aprendemos! Y no creas, que una mamá ya de dos churumbeles como tú… y con la mayor ya bien “hechecita”… ¡¡Para mí, eres una magnífica referencia, chica!! ¡Eso es un plus! Y te agradezco por supuesto la sinceridad, faltaría más.

      De todas maneras… al que inventó el día de 24 horas ya le valió la gracia, ya… ¡Se nota que no tenía hijos! ¿Qué le costaba añadir cuatro o seis horitas más, digo yo…? Total, ya puestos, ¿verdad…?

      ¡¡Un besazo, guapa, y gracias por pasarte y comentar!! Lo del cuento del ovni… pues mira… que me das que pensar, oye. 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s