¡¡¡…Y yo con estas barbas!!!

Relatos sobre mis experiencias y expectativas como padre novato


2 comentarios

Gritest Jits #Speisial Tuiter Edision 2016

Los Grandes Momentos de la incipiente vida de mi Lechona.

 

Qué rápido ha pasado este año,  ¿verdad, cariño…? ¡Qué rápido pasa todo, en realidad!

Este año, por fin, ha sido el año en que decidí lanzarme al mundillo de las redes sociales. Y precisamente la primera en estrenar, fue Twitter (¡gracias, Joaqui, por ese pequeño gran empujón, crack…!), la reina de las rrss raudas y veloces.

Y es precisamente Twitter lo que he escogido para cerrar este año bloguero 2016, tan irregular y a la vez tan apasionante. Para crear… ¡¡Tacháááánnn…!! El primer Gritest Jits #Speisial Tuiter Edision. Porque en esa pequeña ventana, la de los cientipico caracteres del pajarillo azul, he podido ir dejando pequeños retazos de tu personalidad, de tu gran genialidad, que por unas causas u otras, no han tenido cabida por aquí, que es donde deberían haber asomado. Pequeñas pinceladas que pude ir recogiendo casi por azar, y que no quiero perderlas en el negro abismo de un time line que antes o después tenderá inevitablemente a infinito… Porque esta de aquí, mi querida pequeñuela, también has sido, y eres… tú.

Releo ahora algunas cosas, sabiendo que en septiembre cumpliste solamente 3 añitos, y sigo alucinado…. (Amor de padre, lo sé; pero déjame que lo saboree, porfa…)

Al lío. En riguroso orden cronológico, aquí tienes tu recopilación de lechonadas “GRANDES MOMENTOS TUITEROS DEL 2016”:

 

Por todas estas cosas… Por tu día a día… Por ser quien eres y crecer como estás creciendo… Papi sigue siendo, lógicamente, tu fan nº1.

…¿Ya te he dicho que ME MUERO DE GANAS POR COMPROBAR QUÉ NOS VA A DEPARAR ESTE NUEVO 2017?

Papi te quiere… ¡Infinito más un montón!


6 comentarios

Gritest Jits #8

Los Grandes Momentos de la incipiente vida de mi Lechona.

¡Ay, mi querida niña! Hace tanto (¿¿¿un aaaaaaaaño yaaaaa….???? ¡¡OU MAI GAAADDD…!!), mi pequeña Lechona, que no asomo un post de tus Grites Mouments, que ya casi ni recuerdo cómo iba esto… Y eso que hubo un tiempo en este blog, (lejano, ya lo sé, ya lo sé… No hace falta que me lo restriegues, ¿vale…?), en que creí que esta sección, pilar fundamental de este blog, sería la gran protagonista…

Son muchos meses sin asomar por aquí, cariño, pero papi ha estado liado; ha estado a otras cosas… No es excusa, pero mientras tanto, cuando se acordaba, le ha dado tiempo, en estos meses, a seguir anotando y recopilando alguna que ooooootra de esas joyitas curiosas que quedarán grabadas para siempre en los anales de tu biografía personal.

Qué dices… ¿Nos asomamos de nuevo juntos y de la mano, por lo que han sido algunos de esos grandes momentos tuyos de los últimos tiempos, ehhh...? ¡¡Hay cosas guapas guapas que contar, mi amor…!!

# Remonándonos al… ¿verano pasado? (¡Cielos…! Estoy dándole un nuevo significado al término “dejar las cosas para mañana…” -glups-), en agosto, nos fuimos por primera vez de camping… ¡¡Y dormiste por primera vez en una tienda de campaña!! ¡¡En Gredos!! Fue de lo más molón, y no faltó de nada: cortapichas en la tienda, tormentones nocturnos de verano (¡el mismísimo Thor ofició aquella noche, por Tutatis, y creo que se picó con el gran Zeus para ver quién era el más machito del corral y quién dejaba caer más rayitos por metro cuadrado!), un frío que pela… ¡¡Grandioso!! 🙂

# Esta es buena: el 21 de septiembre comenzaste a sacarle partido a esa percepción visual tuya tan aguda: ¡te encontraste tu primera moneda por la calle! ¡Una hermosa y brillante moneda de 2 céntimos! ¡Maravilloso! Esperamos Mami y yo, que sea la primera de muchas. Y cuando aprendas que lo que mola de verdad es encontrarse billetes y no monedas… ¡¡Lo vas a flipar, créeme!! Eso sí, aquí tenemos controversia a la vista: Mami afirma que no fue esa la primera vez; pero yo no oficié de fedatario de aquel momento, así que por aquí, lo dejaremos registrado como está ahora… Así que esta es la buena, ¿estamos…? ¡Ea!

# Mismas fechas: septiembre. Operación Pañal. Orquestada desde la Escuela… pero he de decir que, respetando tiempos. La vieron preparada, y a lo largo de aquel mes, se fue solucionando de una forma sencilla y bastante rápida. Es uno de tantos post que se me quedaron colgando para explicarlo de manera más desarrollada… ¡Todo un clásico dentro de los blogs de maternidad/paternidad! Pero no me extenderé. Todo fue bien y quedamos muy contentos. Abandonar el pañal con apenas dos añitos justos, fue todo un logro, mi cielo… ¡Y créenos, que no es algo que Mami y yo echemos de menos!

# Saltamos a un fatídico 4 de diciembre y… ¡¡Tus primeros visitantes capilares!! ¡¡¡AGGHHSS…!!! ¡¡¡BRRRRRR…!!! Es pensar en aquellos pequeños mamoncetes chupasangres indeseables y sus pu..s impertinentes Huevecillos-Pegajosos-Del-Demonio y volver a picarme la cabeza… ¡¡AGGGRRRZZRRFFRR…!! -rasca, rasca-.

Piojos, uno de los grandes enemigos de los niños

# ¿Abril, ya…? Igual esto es un poco… escatológico, vale, pero es que eres mu apañá, mi niña, y es que nada más arrancar el mes, te veo por primera vez que ya te limpias la rajita tú sola… Porque como bien dices, ya eres una niña pequeña-mayor… ¡¡Aysssss…!!

# Y a vueltas con el pañal… El 18 del mismo mes, decides regalarme por mi cumple, otro momentazo: como ya eres directamente una niña mayooooorrr… ¡¡Decides que ya NO QUIERES el pañal de por la noche!! ¡¡Toma ya!! Esa sí que fue toda una declaración de intenciones. ¡¡¡YEAAHHHH…!!! 

# El 24 de junio, celebramos… ¡¡Tu primera graduación!! ¡Ya has terminado la guarde, y te vas al cole de mayores! Antes, en mi época, no había esta invasión de modas yankis que ahora todo lo invaden. Son una chorrada gigantesta, pero oye… Que verlos todo así con el disfraz de la toga, y el birrete de cartulina, y la bandita azul y tal… ¡¡Te da una cosica verlos…!! ¡¡Taaaaaaan monos, oyoyoyoy por favoooooorrrr por el amor de Diooorrrrrr…!! Te entra un tal así por dentro, que se me caían los lagrimoides a puñarajos… Yo, que no tuve ceremonia de esas ni cuando me gradué en la universidad, y tú, una microbio de dos años y nueve meses, ya con celebraciones y diplomas y jaranas de esas… Ay, esta vida loca, ¿qué te parece…?

# Y apenas un par de días después, seguimos con las celebraciones y diplomas: ¡tu primera medalla! En este caso, matronatación. Por haber acabado bien el curso y cerrar ciclo, igualmente. Pero oye, ¡una chapa es una chapa! Ya eres diplomada en… ¿¿Delfines?? ¡Jur jur jur…!

# Y terminamos este extenso repaso a algunos de tus Gritest, cielo, con algo de… ¡Ayer mismo! 19 de julio. Y es que, por desgracia, -que todo hay que decirlo…-, ayer te llevé y te cogí de la manita en tu… primera radiografía. Fiebres recurrentes que no se van ni tras tratamiento antibiótico, de origen desconocido, nos llevaron a ti y a mí, a asomarnos a un sitio con máquinas, en que una chica (bastante dulce, por cierto) te colocó una faldita de plomo y te sacó una foto. Una de las que, en el fondo, a ningún padre le apetece que le saquen a su hija o a su hijo. Pero bueno, por cuestiones del azar y que no vienen a cuento, te diré que tuve la ¿suerte? de poder apoderarme de ese pequeño tesoro interior tuyo, en una época en la que todo eso ya no está tan fácilmente al alcance de nuestras manos, ya que todo fluye por el cybespacio, y no por una placa de plástico oscura dentro de una bolsa: ¡¡¡Tengo tu radiografía…!!!

La primera radiografía de mi Lechona.

De todas maneras… tú, al igual que yo, sabemos que, aunque es una foto de tus hermosos huesos y tus órganos… lo más maravilloso que hay dentro de ti es otra cosa: es esa magia, es ese amor, es ese misterio e imaginación, es ese potencial y ese corazón que te hace ser tan especial y tan increíble. Eso, no hay foto que lo capte… Y, pensándolo bien… Ni falta que hace, ¿verdad? 😉

 

¿¿¿Cómo… Yaaaa…??? ¿¿¿Un año entero para solamente haber recopilado estas… estas… estas…??? … …

… Sí. Vale. Estás indignada. Lo sé. Prometo que este año estaré más al loro y lo haré mejor. Palabrita.

…Pero SABES QUE TE QUIERO UN MOGOLLÓN DE MOGOLLONES DE TRILLONES, ¿¿VERDAD…?? ¿Eso cuenta…?


13 comentarios

Gritest Jits #7

Los Grandes Momentos de la incipiente vida de mi Lechona.

¡¡Hola, mi amor!!

¡¡¡Aynnnnssss…!!! La verdad es que no ha entrado con muy bien pie este blog en su segundo año de vida; que hace tres meses que no nos asomamos por aquí, es prueba más que evidente. ¡Ya le vale a tu querido padre! ¿No crees…? Pero bueno, que las cosas vienen como vienen; ni estaba muerto…, ni estaba de parranda. Y no hay mucho más que añadir.

Simplemente, aquí me tienes de nuevo, tratando de no rendirme con este proyecto; de no dejar que se hunda para siempre en los lodos del olvido y el silencio. De momento, ya es como un pequeño milagro que siga todavía por aquí, a pico y pala desde las trincheras. ¡Ya vendrán tiempos mejores! …Y tú, mereces verlos (y leerlos).

Si todavía te rondo por aquí, morena…, es por intentar ser fiel a la esencia de este sitio, mi niña: tratar de dejar por escrito todas estas cosas que nos van pasando juntos. Aunque las fuerzas flaqueen, sigo enamorado hasta las trancas de ese planteamiento.

Y qué mejor manera de retomar el rumbo de la nave, que con algo que hace ya demasiado tiempo que no asoma por aquí: ¡tus maravillosos grandes momentos! Registro puro de tus máximos logros cotidianos, que son el reflejo fiel de cómo vas creciendo y cómo vas descubriendo tu mundo… De cómo nos vas cambiando a todos, y cómo vas cambiando tú.

Hace más de medio año que no te contaba sobre tus cositas, y evidentemente, tanto tiempo sin escribir nada, da para mucho. Así que intentaré hacer una selección ultrafast ayva ayvááááá… y contarte algunos detallines curiosos, ¿vale…?

La última vez te contaba lo mucho que estabas cambiando. Medio año más tarde son tan asombrosos los cambios, que ya no insistiré más sobre ese tema (de momento, óyemepues; me reservo el derecho a cambiar mañana mismo de opinión, y volver a brasearte sobre lo mismo… Porque soy así de máster pláster, qué le vamos a hacer si te ha tocado lo que te ha tocado, chica…)

Pues venga, vamos con los pequeños hitos de tu crecimiento, en esta primera mitad del año. ¡Agárrate, cariño… que vienen curvas!:

Las sombras... molan

# Empezando por el primer día del año, te pillé en la primera impresión REAL de que estabas soñando. Hablabas en sueños: -“¡Mamá…! ¡Agua…! ¡Pan…!”- así, en plan convicta encarcelada. Pero con chupete puesto y todo.  Y después, llorando… ¡Y lo mismo!

# Tal día como un 9 de enero, un día como cualquier otro… fue tu primer baño en piscina cubierta: ¡tu primera clase de matronatación! Con mami en la piscina, y papá mirando desde fuera como un tonto, flipando un poco con todo, la verdad. Críos mucho más pequeños que tú, auténticos bebés, y ya meneándose como renacuajos en su charca. Esta es otra de esas comparaciones odiosas del paso de los tiempos: yo, la primera vez que fui a una clase de natación (por primera y última vez en la vida, vaya… –hasta el pasado mes de octubre, que he vuelto al remojón, cual bolsita de infusión… ¡Lo que son las cosas!-), debió ser a los… ¿8 o 9 años? O algo así. Ahora, si no llevas a tu bebé a la piscina desde bien enano, parece que estés ganándote una nominación al “Premio al Peor Padre del Mundo”.

# Del tema dientes, ya no voy a hablarte más. En febrero te salieron los colmillos de abajo, ya tienes más muelas que un molino, y bueno… Ya tienes más dientes que un tiburón, así que nada. ¡¡Genial para devorar presas!!, ¿Verdad…? ¡¡GRUARRRRR…!! ¡Como los leones…! (con ese movimiento como de zarpazo tan gracioso que haces…) Tienes los dientes muy separados, en general, lo cual le da un aire muy gracioso a tu sonrisa… Y dicen que eso no tiene nada que ver con cómo saldrán luego los buenos, los de verdad.

# Otro momento de esos de provocarle alguna cana de más a tu santo padre (por susto gordo, claro…), es cuando en el mismo día de San Valentín, te sorprendo in fraganti, tratando de bajarte de la cuna… ¡Saltándote la barrera lateral! (Que estaba bajada, vale… Y te agarré por el bigote de una gamba, que ya estabas medio fuera). Que te dé un buen día por querer bajarte tú sola y lanzarte de cabeza en busca de tu libertad… ¡Me da un miedo que-te-cagas! Solamente por imaginarme el posible escachimorrazo que te vas a pegar, hija mía. (Está claro que en breve tocará cambio de cama. Y bajita. Rollito Montessori a ser posible: colchón al suelo… y arreando).

# Otra del mismo día… ¡Tu primer ojo morado! Ganado a pulso por un golpetazo con una silla, fruto de una inercia mal gestionada. Y eso que al principio no parecía nada del otro mundo… ¡Espero no volver a ver en la vida más moratones en los ojos! -¡Glub…!-  

# Apenas un día después… realizas un descubrimiento maravilloso: ¡¡¡Descubres la existencia de tu propia sombra!!! ¡¡Fue algo genial!! 🙂 🙂 🙂 (Ya puedo leerte sobre Peter Pan sin que te suene todo tan bizarro). Tener el privilegio de haber podido presenciar esta maravilla cotidiana, me pareció un momentazo SUBLIME, cariño.

# El 8 de marzo… ¡Tu primera noche fuera de casa… sin papá y sin mamá! En casa de los abuelos maternos; y tus padres, en su primer finde-relax desde que apareciste por nuestro barrio. Ha tardado, esto… ¡Y hay que repetirlo más!

# El 17 de marzo, entró en casa un orinal por 1ª vez. ¡¡Y hubo un primer pis en él!! (Y también fuera de él, claro…)

# El 2 de abril pisaste, viste, sentiste y jugaste con la nieve, también por 1ª vez. En Navacerrada, con un tiempo estupendísimo de la muerte. Hicimos una buena ronda de fotos con tu bebé, en plan como el gnomo viajero de jardín de la peli de Amelie, pero entre los pinos y la nieve.

Bebés salvajes en la nieve

Bebés salvajes en la nieve

Bebés salvajes en la nieve

# El 5 de mayo ya pasas a ser una fichada más por la autoridad competente: ¡¡ya tienes DNI y pasaporte!! Esto daría para un post entero, así que igual me lo reservo… (Pero de nuevo aludo a lo dicho antes con lo de la natación; creo que yo me hice el DNI por 1ª vez… ¿a los 14 años? ¿Por qué ahora es todo tan rápido…?)

# Y con esta acabo… que es buena: este pasado 10 de mayo… ¡Aprendiste a escupir! Jajaja… Vale que es para aprender a lavarte los dientes un poco más en condiciones, pero… ¡¡Es que una chica de pro, debe saber escupir comme il faut!! ¡Y jurar en arameo cuando tercie la ocasión! (Lo de eructar y silbar con los dedos lo dejaremos para un poco más adelante, que todo llegará…)

¡Eres todo un personaje, cariño… Que lo sepas!

Te quiere… el zumbado de tu padre.


13 comentarios

Gritest Jits #6… (o “La Lechona va pillándole el ritmillo a la vida”)

Los Grandes Momentos de la incipiente vida de mi Lechona.

¡¡Hola Gordi…!!

Hoy nos volvemos a asomar, mi vida, por esta especie de balcón tan nuestro en que se ha convertido esta pequeña sección del blog, dedicada exclusivamente a reflejar esos pequeños avances tan chorras pero significativos a ojos del friki de tu padre, usease, aquí el Menda, y que teníamos un poco abandonada.

Y esta sexta edición, es un poquitoooo… especial. Distinta. Mucho hace desde la última vez, y esta vez me temo que no he sido tan constante en eso de anotar momentos y fechas concretos… Porque de lo que principalmente quiero escribirte hoy, cielo, es más bien… del conjunto. Del cambiazo que he notado en ti en estos últimos dos o tres meses. Vamos, desde que cumpliste el añito hasta el día de hoy. Que así, a vistazo limpio, cada día me viene pareciendo un Gritest en sí mismo. Hoy vengo a contarte cómo le estás pillando el ritmillo (en plan viento en popa y a toda vela, mi capitán, no me vaya usted a darle un descansito ahora a la sala de máquinas, que le estoy viendo venir, ahora que esta nave se está animando…), a esto de… la vida humana, por así decirlo.

Siempre me habían dicho.. siempre he escuchado, que durante el primer año de vida los lechones cambian una barbaridad. Y así es, desde luego. Todo el que haya tenido una camada lo sabe. Pero lo que me está dejando bastante sorprendido, en tu caso, cariño, es lo mucho que estás evolucionando desde que has cumplido el año. Me parece una pasada… ¡Una cosa bárbara, por Crom!. Yo, al menos, no lo he notado tanto en los meses previos.

Empezando por el hecho de empezar a caminar por ti misma, que eso ya lo tenías bastante controlado antes de cumplir el año… pero que se puede ver como una especie de… arranque de lo que está viniendo desde entonces. En tu actitud, en tu comportamiento, en tus gestos, en tus relaciones, en tu día a día. De hecho, el físico es lo de menos, donde menos se notan estos cambios. (Bueno, vale… en el pelazo de reinona locatis que se te está poniendo, vaaaaale… que no hay quien te lo seque, ya… ¡¡Qué va a ser de ti cuando cumplas los 15, por Tutatis!!)

El caso es que SE NOTA que no paras de aprender cosas nuevas todo el rato. Cómo estás aprendiendo a, por ejemplo, controlar e identificar distintos tipos de expresiones faciales, y lo que ello te conlleva respecto a, por seguir con más ejemplos, recibir más o menos atención extra. ¡¡¡Eres una comedianta nata, chata!!! ¡¡Eres tan gansa como tu padre…!! (Está claro al menos ahí, que sabemos de qué palo ha salido esta astilla…) Por otro lado, aunque sigues siendo un animalillo tremendamente tierno y sociable, noto que creces por momentos en cosas como que… ya no te vas tan fácilmente con cualquiera, como antes. Ahora miras, remiras… y te sueles mantener en una cierta y prudencial distancia de seguridad, analizando el jepeto del que tienes delante, y con la mirada no del todo desabrida pero sí particularmente analítica del que anda pensando.. -“Hey… ¡Un momento, chatungo! Túúú… ¿De qué palo vas? ¿A ti te conozco yo de algo o no…?”- Y no pocas veces has pasado del susodicho o susodicha, y haciendo mutis por el forro, te refugias entre nuestras piernas. ¡¡¡Es la famosa táctica “Vergüenza del Guerrero Consciente”, técnica de supervivencia hija de la famosa Diosa NOOOOOO!!! -“¡¡¡Jaiiiiiiiiiiii…!!!”- ¡¡Qué lista eres!! Que ya no te va a secuestrar cualquiera…

Porque ya te has hecho una ferviente acólita y seguidora de la Diosa NOOOOOO…, por supuesto. De repente, sin que te des cuenta, puedo olfatear tus miedos y tus dudas, y me encuentro con que recitas el mantra de la diosa, tan perfecto, tan prístino y tan clarinete, que parece que lleves afiliada a la Secta de la Negación, toda tu vida, chica… -“¡NO…! ¡NO…! ¡NO…! ¡NO…”- Vas diciendo por ahí, tú sola… Que te veooooo… ¡¡Y te cierras de braaaazooosss…!! Y te quedas tan pancha. ¡¡Ahhhhhh… vil perfidia!! ¿¿Por qué al Dios SÍÍÍÍÍÍ solamente lo gesticulas, pero a la Diosa NOOOOOO además ya la recitas y pronuncias?? –“Pero… ¿Cómo…? ¿Miedo, dices…? ¿Dudas…? ¡Al contrario, buen progenitor… Es mi reafirmación, lo que sostengo!”-, parecen decir tus gestos. Y a fe mía que bien lo parece, desde luego…

El SI y el NO, el nuevo descubrimiento de la Lechona.

Y es que son muchas cosas, hija… Las cosas que manipulas, el interés que sigues demostrando por todo lo nuevo que tienes delante… Cómo te mueves… Cómo te enmadras cada vez más… Todo el vocabulario (¡¡es una pasada…!!) que vas pillando ya y que vas pronunciando a tu manera… Y principalmente, tu capacidad de comprensión; lo mucho que nos vamos entendiendo y que vas comprendiendo. El cómo eres capaz de entender perfectamente muchísimas de las órdenes o frases que te vamos soltando, y todo lo que eres capaz de hacer ya tú sola y por ti misma: el manejo con los cubiertos, el que coloques tú sola tus zapatos en el zapatero, lo que nos vacilas cuando quieres vacilarnos… o el ritmillo que le vas pillando a la vida, como decía en el título. Me flipa cómo te pones a bailar aunque sea escuchando un silbato, y cómo aporreas con lo primero que pillas, como si ya fueras una pequeña pro de la percusión. No sé… ¡son tantas, que se me acabaría el tóner digital este! ¡Muñones, en lugar de dedos, se me quedarían de aporrear tanta tecla para escribirlo todo!

Te veo TAAAAAAN mayor ahora, cariño… que no sé muy bien si es la leche (de la que de momento no eres demasiado fan, por cierto…), el aire que respiras o es que te meten hormonas de crecimiento en los bocatas de la escuela, hija. Yo lo único que sé ahora mismo es que me tienes loquito, bollo.

En fin… y para terminar, siguiendo con la tradición del Gritest, algunos muy breves apuntes chorras de tus momentazos vitales (que sí he recogido…), de estos últimos meses:

# ¡¡El 7 de octubre pronunciaste claramente tu nombre por 1ª vez, cuando te recogía de la escuela!! Y también te pusiste a decir -“Papááááá… Papááááá…”- como un loro. ¡¡Qué ilusión!! Me puse a dar brincos contigo y a repetirlo todo a voces en plena calle, jajaja… ¡¡Cagaba lovin’ por las orejas!!

# El 1 de noviembre saliste a campear, en una tregua que dio el tiempo (a la sierra, por el puerto de Canencia), por 1ª vez. Sí, sé que hemos tardado mucho, pero qué le vamos a hacer. Fue una salida setera con tus papis y con los titos embarazados. ¡Papi cogió setas y tú recogiste 2 piñas y tres palitos! Así que cada uno con sus tesorillos para casa. -“¡¡Bien por mi chica!!”-

# Ya tienes un par de muelas, abajo, por cierto. Así que pegas unos bocaos de aúpa, nena. Normal que te flipe tanto el “pá”, como dices tú… ¡Porque le enciscas unos ñascos a los bocatas, cosa mala! Creo que estoy perdiendo ya la cantidad de dientes que tienes.

(Añadido editado a posteriori): y otra más arriba que no había visto… ¡Esto es un no parar! ¡¡Halaaaaaa…!!

# Por cierto, que con los avances culinarios no me lío más, que ya has visto que algo de eso he comentado en el post anterior, que me daba para uno entero en sí mismo. Ahí lo vas llevando, niña.

# La semana pasada te di por primera vez… ¡un Chupa-Chups! No estoy muy orgulloso, la verdad. No tenía intención (ni mamá ni yo somos fans de darte chuches tan pronto… ¡que ya tendrás tiempo!) pero la jefa de la escuela te lo ofreció como cambalache y maniobra de distracción para que soltaras un juguete y que nos pudiéramos ir, y me pilló a contrapié… Y ya no había forma de que lo soltases para poder guardarlo; y no solamente eso, sino que te pusiste a roerlo a saco, cual ratoncillo golosón, con el plástico y todo, y claro… pues ya puestos, con el mal hecho, preferí que al menos no te comieras el plástico. Y tu carita al ir chupando aquello fue un poema, cariño… ¡Lástima de dejarme el móvil en casa para haberte hecho un bonito vídeo! Te lo quité en cuanto pude… pero aquello ya estaba en las raspas… y en las babas esparcidas por el abrigo, claro. (Y voy yo, luego, y me entero que aquí, tu santa madre, ya te había dado una piruleta semanas antes…)

En fin… No sé qué nos depararás en este segundo trimestre de tu segundo año de vida, pero seguro que será igualmente FLIPANTE.

Te quiero, loca.


15 comentarios

Gritest Jits #5

Los Grandes Momentos de la incipiente vida de mi Lechona.

 

¡¡Hola cariño!!

El parón del mes de agosto ha hecho que lleve mes y pico sin asomarme a este pequeño balcón virtual de nuestra memoria histórica, y por tanto, que se me acumule el trabajo de Archivero Mayor de la Morada. Así que, por extraño que parezca, mi pequeña princesa, (bueno, no… que se me olvida que tú no eres una princesa: eres una Khaleesi), toca retomar la historia desde donde la dejamos, para dejar constancia escrita y fedataria de tus últimos magnos e insignes logros cotidianos de estas semanas pasadas, para que queden grabados por todos los siempres jamases. ¿Te parece…?

Pues venga, que te cuento…

# Gracias al Gritest de hoy, toda la vida podrás recordar que el primer 7 de agosto que viviste en este mundo, probaste ¡¡TU PRIMER HELADO!! (¡¡Ya aprenderás que los helados son una cosa muy importante en la vida!!) Y además, sabrás también que tu primer heladito fue una maravillosa combinación jom-meid, (casera casera) de melón y paraguaya, hecha por tu querido papá, con esos moldes para polos del IKEA. Eso sí, te cansaste más o menos rápido, porque te daba mucho frío. (Normal, cuando no lo agarras por el palito, ¡¡sino que sujetas el polo directamente con las dos manitas, cariño!!) Pero ya le pillarás el tranquillo, no te preocupes…

# Y siguiendo el tema de avances culinarios, ya comes pescado. ¡¡Y no solamente te encanta… —¡¡Ouyeahhhhh…!!—, es que comes los lenguados doblaos y a pares!! Y uvas, y nosecuántas cosicas más… ¡¡Vamos on de rocks, mi amor!!

# Fase dientes: uno más, abajo, y vannnnnn… ¡7! Y otro más, la parejilla del otro lado, que parece estar a puntito de caramelo, que saldrá el día menos pensado. No está mal, para un bichín de tu corta edad, ¿no? ¡¡Desde luego, lo agradecemos, y tú la primera, a la hora de echarte un buen cachazo de lo que sea, a la boca, a la hora de zampar!! Eso sí, como ya tienes más dientes que un tiburón sonriente, ya no tienes esa sonrisa de ratoncilla, con los dos piñitos abajo, que tanto me molaba… –“¡Snifff…!”– Ahora con toda esa piñata, hija… más que a un ratón, cuando sonríes me recuerdas a Stitch, pero con menos orejas.

Con tantos dientes, me recuerdas a Stitch.

# Una fecha importante: tu primera noche SIN TUS PADRES. Sin tus progenitores… Sin tus viejos… La noche del 15 de agosto, la pasaste en los abuelos (de papá). ¿Y qué hicimos nosotros en tu ausenciaaaaaaaa…? ¿Descansar…? ¿Ir a un cine…? ¿Tirar de cenita romántica…? ¿Salir de botellonaco y a quemar la noche de party…? ¿Irnos al bingo a fundirnos la extra de verano que no nos dan…? ¿Quedar con los amiguetes…? ¿Darnos un atracón de tele, con un maratón de episodios de “Big Bang Theory”…? Hmmm… Más bien, el plan “mami estaba pocha en cama con fiebre” se acerque un poco más a la realidad. Una pena.

# ¡¡¡TU PRIMER VIAJE A LA PLAYA!!! ¡¡¡Tu primera visita al mar!!! ¡¡¡Tu primera experiencia con las olas!!! ¡¡¡Tus primeros churrillos de barro!!! ¡¡¡Tu primer modelito de surfera chupiguay!!! ¡¡¡Arena en el trasero!!! ¡¡¡Conchas!!! ¡¡¡Croquetas humanas!!! ¡¡¡Aguadillas!!! ¡¡¡Gorritos incómodos!!! ¡¡¡Viejunos sonrientes miraqueniñamásrica por doquier!!! ¡¡¡Guiris cangrejunos!!! ¡¡¡Paellas de chiringuito!!! ¡¡¡Salitre en las orejas!!! ¡¡¡Viajazos largos en coche!!! ¡¡¡Cuántas cositas nuevas…!!!

¡¡¡¡¡¡¡GENIAAAAAAAAAAAAAAAALLLLLLL…!!!!!!!!

# Este mes ya has echado a andar, pero no rollo titubeo… ¡a saco! Ya estás hecha toda una andarina profesional, cielo. Es más, como vas como una loca por la vida, y te está molando el rollito bípedo, creo que quieres saltarte la fase andar, y lo que yo veo es que directamente vas a por la fase correr, porque te pones ahí, pim-pam pim-pam, y te embalas, cosa mala, tú… ¡¡Qué peligro tienes, muchacha!! ¿A qué tanta prisa…? Vamos, digo yo… –Bueno, ya tenemos el Arnidol en la mochila; algo es algo…–

# Vocabulario: vamos arrancándonos también en ese aspecto. Ya has empezado a decir tus primeras palabras bastante claras: me muero de risa cuando le cascas un -“¡Holaaaaaa…!”- a todo personaje que te cruzas por la calle, te mire o no… O lo bien que has interiorizado el -“¡Aúpa!”- cuando hay que levantarse del suelo. Pero lo mejor, es que te veo apuntando maneras para los idiomas. ¡¡Tu primera palabra en otra lengua!!: -“¡¡AU!!”- (¡Guau!, para los lingüistas…) Que vale, que sí… que los ladridos no se consideran un idioma como tal… Pero eso a ti ni te va ni te viene; te hemos enseñado a ladrarle a los perritos estupendamente, que es lo que importa. Que sepas que eso en la vida te servirá para mucho, mi amor: para saludar, para marcar tu territorio, para que no le metan mano a tu plato de comida, para comunicarte con tu jefe o con la vecina del 5º…, por ejemplo. Lo de maullar para comunicarte mejor con el Negro del Rabo Largoooo… todavía no lo has pillado. Ahí seguimos teniendo tarea. Pero vas guay, vas guay…

# Y por último… rabietas y mamitis… cada vez las dominas más, amor. Vas sacando ese genio y figura que tenías escondido, ¿ehhh…? Bueno, bueno…


19 comentarios

Gritest Jits #4

Los Grandes Momentos de la incipiente vida de mi Lechona.

Hace mes y medio largo que no voy dejando por aquí tus pequeños grandes logros cotidianos, mi amor… -“¡¡Se me pasa… se me pasa!!”- Así que para remediarlo con presteza y ya de paso con la excusa de inaugurar oficialmente las vacaciones veraniegas (¡¡¡nuestras primeras vacaciones, cariñoooo…!!!), me toca ponerme a la tarea de ponerle fecha y registro a algunos de tus momentazos.

¡¡Vamos p’allá…!!:

# Tal día que un sábado 23 de junio del año 2014 de la era cristiana, y 12.346 años después del hundimiento oceánico de la ignota y bella civilización de Atlantis, más o menos a eso de las y pico de la tarde, (en cualquier caso, después de la siesta…), pudiste disfrutar del primer baño piscinero de tu hasta ahora, corta e intensa vida. Eres muy afortunada, Lechona mía… ¡La fecha exacta del día en que tu santo padre se remojó el trasero por primera vez en un charco clorado, quedó perdida para siempre en los anales vacíos del espaciotiempo! Y sin embargo, tú sí que podrás tener el inmenso privilegio que supone conocer ese dato tan vital en tu vida… ¡¡porque aquí quedará registrado, por los siglos de los siglos!!

# Días después… un 27 de junio… te GRADUASTE EN TU PRIMER CURSO DE LA ESCUELA INFANTIL. ¡¡Con honores, y con un papel lleno de caritas sonrientes y besitos que lo prueba!! -“…Snifff… …Snifff…”- Y aquí el Menda, tu sufrido progenitor, perdiéndose el sarao porque es un tío responsable y alguien en su día inventó algo llamado “trabajo – remunerado – para – poder – sobrevivir – , – con – asistencia – obligatoria”.

# ¡¡En estos días finales de junio, aprendiste a bajarte tú solita del sofá, y de la cama de tus papis!! ¡¡¡Bien hecho, campeona!!! ¡¡¡Eres una crack!!! ¡Las enseñanzas de mamá para que no te rompas la crisma han funcionado de perlas! Y además, ya te mantienes bien de pie tú solita, ¡sin agarrarte a nada! Bailoteas un poco… las piernas te flanean cosa mala… ¡pero ya lo vas haciendo dabuti!

# ¿Qué estabas haciendo la noche del 8 de julio, mientras acontecía un hito dorado, culmen y sin parangón, que pasará por derecho propio a formar parte de los más épicos logros en la historia del deporte mundial de todos los tiempos? Pues si no recuerdo mal, creo que estabas entrando en proceso febril importante, mientras el gañán de tu padre se quedaba miope y sin habla ante el espectáculo de cómo la selección alemana le endiñaba un 1 a 7 a la selección de Brasil, en los mundiales de fútbol… ¡¡de Brasil!! ¡¡Unglaublich, meine Liebe!!

Menos mal, que luego pudo arreglarse, más o menos… ¡No me lo tengas en cuenta, cariño… que a esas horas de la noche, todavía estabas bien!

# Y al día siguiente… ¿qué me encuentro al llegar a casa? o_O El que puedo considerar como tu primer estropicio gordo… (si exceptuamos aquel episodio de cacas proyectadas a manguerazos, que nos dejó perdíos el armario y la pared, cuando tenías un mes, claro está…) ¡¡¡Me has roto la sobrecubierta de mi libro de El Hobbit -edición del Círculo de Lectores, de 1982-!!! ¡¡¡Me la has rajado de arriba a abajo!!! ¡¡¡Te parecerá bonito…!!! ¡¡¡Se lo mangué a tu tío el mayor hace muchos años!!! ¡¡¡Ayssssssss…!!!

¿¿¿¿¿¿¿¿¿Pooooorrrrrrr quééééééééééééééééééééééé….?????????? -Snifff…-

La sobrecubierta de mi Hobbit, hecha trizas.

# Y como anécdota final… me reservo la güena, güena… ¡¡¡En la tercera semana de julio, HAS DADO TUS PRIMEROS PASITOS SOLA!!! ¡¡¡Y tu madre te ha pillau in fraganti… así que hay documento audivisual que lo demuestra!!! No ha sido una maratón, claro está… apenas dos  o tres minipasos, soltándote de las patas de la trona para ir a parar a las patas de la silla… ¡¡¡pero ya es algo!!!

Hija… Cariño… Mi vida… ¿Cómo te lo digo, yo… esto… sin que suene demasiado raruno…? Papi está muy orgulloso, y tal… pero… ¿qué necesidad hay de que vayas tan rápida, tú… con tus cositas, mi amor? ¡¡Si ya tendrás tiempo, mujer…!! ¡¡Si gatear es estupendo!!

 Aysssssssss…

PD: por cierto… como diría mi querida compi Fina… ¡Estás la mar de monééééérrima y adoreibol en peletes por la vida, solamente con el pañal a cuestas, amore! -“Ahhhhhhhhh… el veranito…”-

PD2: y para el resto del universo… nota de autobombo de un papá bloguero -aquí, el Menda-, tremendamente agradecido a sus lectores, que quiere anunciar que… ¡¡¡¡además estamos de enhorabuena por aquí! ¡La semana pasada he llegado a la flipante, increíble, impensable, mareante y fantabulosa barrera de los… 50 SEGUIDORES DEL BLOG!!!!

¡¡¡OEEEEEHHHHH OEEEHHHHHHH OEEEEEEEEEEHHHHH…!!!

Y todo ello, en una docena y pico de post, y sin refuerzo de red social alguna… ¡¡El blog, a pelo!! ¡¡¡Todavía no me lo creoooooooooooo… eeeooooo… eeoooooo…!!! ¡¡QUÉ FUERTE, TÚ…!! ¡No está mal para un novatillo cateto del 2.0!

¡¡¡Sois una gente maravillosa!!!

😀 😀 😀 😀

Y ahora… ¡a por las vacacioneeeeeeeessss…!

 


11 comentarios

Gritest Jits #3

Los Grandes Momentos de la incipiente vida de mi Lechona.

No quería yo explayarme demasiado con los Gritest, cariño… pero es que si no los apunto con relativa frecuencia, no tendrían mucho sentido.

Estaba pensando en la posibilidad de que a partir de ahora solamente los publique al final de cada mes, por ejemplo… pero no sé si me termina de convencer este giro de acontecimientos. Esta “sección” estaba concebida inicialmente más bien al revés: pequeñas píldoras breves sin ninguna introducción, que pudiera colar en cualquier momento, para que queden marcadas lo más cerca posible en el tiempo de las referencias sobre las que tratan, y de hecho, sin incluir imagen alguna: si hoy te ocurre algo más o menos trascendental… pues en esta semana a más tardar, lo dejo por escrito en una frase. (¡Cáspita! ¡Aquí sí que me vendría bien tener un tuiter!)

Pero como siempre, la cosa se me va de las manos… ¡Aynnnsss…!

Vamos con tus últimos momentazos…

# Vale que vas rapidilla con los dientes, hija… y que estás de nuevo con el tema desde finales de mayo… ¿Pero tres a la vez, cariño…? ¿Treeessss..? ¿Pero qué necesidad haaaaayyy, alma de cántaro…? ¿Es que de dos en dos como todo el mundo, no te va bien…? Los dos de abajo, con cinco meses y medio… Tres arriba, con ocho… ¡Déjate alguna cosica para otro rato, alhaja mía…! (¿O no será que te está molando a ti demasiado menear el bigotillo, desde que has probado el jamoncete, ehhh…? Ya te veo yo a ti, ya…)

# Y hablando de querer correr… Para que quede para los restos (¡¡lo bien que me va a venir esta sección para evitarme discusiones con tu madre cuando seamos viejitos y tengamos nuestras batallitas diarias por el tema de cuándo hiciste qué cosa…!!), el 25 de mayo te pusiste de pie por ti misma por primera vez. ¡¡¡OLE MI NIÑA…!!! Así que… ¡Hale! Ya has demostrado que puedes… muy bien. Estupendo todo… Ahora, vuélvete a tu estado semi larval, y quédate así… digamos… unos tres o cuatro años más para que disfrutemos un poco… que eso de crecer rápido está muy sobrevalorado, créeme.

# También hay que señalar que en estas semanas pasadas, has recibido tu primer corte de pelo… ¡y en peluquería! Visto el resultado y los trasquilonacos, la próxima vez igual pruebo yo mismo, amor, ¡¡porque vaya telaaaa…!! (O te llevo al becario manco con parkinson del centro de intregración social para ex yonquis de la esquina, que para el caso…). No, vaaaaa… que exagero y no fue tan abrumadoramente aterrador. Y además dice Churri que te portaste medio bien, dadas las circunstancias, aunque no parabas de moverte, como siempre. (¿Sabes que se te quedó más cara de niño…?)

Tu primer corte de pelo

# También has conocido a tus primeros famosos. Que sepas que a mi con tu edad jamás me llevaron a una sesión de firmas y dedicatorias con Paco Roca y el gran Neil Gaiman, en la Feria del Libro. Ya los disfrutarás cuando crezcas y aprendas a leer. ¡¡Haremos de ti una gran lectora, ya verás!!

# ¿Y qué pasó un lunes, 2 de junio, a primera hora de la mañana…? Pues que nuestro querido Tío JuanCar, va, y nos dice que abdica… Que se pira, vamos… Que se pasa el cetro por el forro. Que se larga a cazar elefantes con la Tía Corina, o con su colega el jeque de turno, y que pasa de todo, que está hasta el moño de ser rey, y que lo que le presta ahora es vivir la vida loca sin que le toquen más los borbones, que ya ha hecho suficiente… Ahora sí que podrá vivir a cuerpo de ex, y dedicarse a disertar sobre las cosas interesantes de la vida –que todo buen rey debe conocer–, como por ejemplo… las golondrinas africanas.

¿Y qué estabas haciendo tú, mientras, cariño, en tal histórico momentazo…? Pues en la escuela infantil jugando a chocar dos tapaderas de lata, seguramente…
Tan ricamente.

—Añadido a posteriori (a 13 de junio)—: 

-“¡Jefe Rojo a Bravo Charli…! ¡Jefe Rojo a Bravo Charli…! Bravo Charli… ¡responda!”-

-“Aquí Bravo Charli, Jefe Rojo… Le escuchamos…”-

-“Según el último reconocimiento visual, la Lechona ya tiene otro diente fuera… Repito: la Lechona ya tiene un cuarto diente arriba… El que amagaba por salir junto a los otros. Ya son seis dientes, y poco a poco va pareciéndose al gato de Cheshire, de Alicia en el País de las Maravillas…”-

-“¡Roger Roger, Jefe Rojo…! ¡Recibido! ¡Cambio y cierro!”-


10 comentarios

Gritest Jits #2

Los Grandes Momentos de la incipiente vida de mi Lechona.

Repaso expréssssssss… con un par de acontecimientos interesantes, mi pequeña Lechona, de los cuales has tomado parte durante la semana pasada:

# Poco te ha durado la altura intermedia del colchón de la cuna que contaba precisamente en el primer Gritest, mi beiby. Ya hemos tenido que ponértelo en la posición más baja, porque aquí donde te ves, cariño, no veas cómo juegas a ser una juligan escandalosa, cual hincha malota del Niucasel Iunaited, agarrada ahí, a los barrotes con ganas de jarana y alborozo, como una loca: -“¡¡¡Taii Taiii Taiii Taiii Táááááááá…!!!”-

Como vemos que en el momento menos pensado te nos lanzas p’afuera de cabeza, y te veo ejcalabrá perdía… mami y yo hemos decidido que ¡hale, colchón p’abajo, nena… y ahí te quedas p’a los restos…! -O hasta que te cambiemos a una cama, claro- Es lo que hay, y eso te pasa por crecer.

# Y el primer evento chungueras de tu corta vida, pequeño tesoro: primeras fiebres persistentes… Primera visita a urgencias, domingo por la noche, y tu primera otitis. ¡¡Ayssssss…!! ¡Con lo bonita y perfecta que te hemos hecho, cariño…! ¿Quién te manda, ehh…? Espero que de ésta no te nos quedes sorda perdía a la primera, mi amor.  😦

(Para otra ocasión, escribiré sobre cómo dar antibióticos orales a un bebé enfermo QUE NO LOS QUIERE y no morir en el intento… ¿Ehhhh? –Esta te la guardo para cuando seas una adolescente respondona e ingrata … que alguna cana de más seguro que me has costado este finde, rica…, aunque ya le hayamos pillado el truco.–)
Un gran invento: el chupete termómetro.

Y desde aquí, y en tu nombre, aprovecho la ocasión para felicitar a toda la familia SANITARIA -enfermeras, doctores, pediatras, fisios, etc- que siempre están ahí, ocupándose de nuestras miserias, ya lo hagan mejor o peor, tengan un día bueno o regulero… En fin. La salud es lo más importante que tenemos… y ellos cuidan de nosotros. Y de nuestras familias… (incluidos los bebés que no saben contarnos qué les pasa, ¿verdad?).

Miles de abrazos y gratitud eterna para todos ellos.


5 comentarios

Nueva sección… ¡¡Los GRANDES MOMENTOS!!

Gritest Jits logo.

Pues nada… ¡¡que ya estamos de vuelta de la primera SEMANA SANTA familiar!! ¡Olé! (Aunque estas primeras vacaciones de Pascua serán recordadas únicamente por eso, básicamente… por ser las primeras; porque por lo demás…) Mejor corramos un tupido velo, y mejor me miro esto de la salud, que en estos últimos años, parece que la Semanita esta… la tenemos un poco reñida, me temo. Andamos así como a la gresca, diría yo, más bien…

Después de una hermosa colección de …itis a la espalda estos días, digna de la mismísima baronesa Thyssen, vuelvo con renovados bríos para actualizar cositas que se van quedando en el tintero… Y es que la actualidad no corre, no… ¡¡¡vueeeeeeeela…!!! ¡Esta niña no paaaaaaraaaa…!

Quincena de tremendas novedades que merecen en toda justicia permanecer reflejadas por escrito para asombro, deleite y regocijo de las masas futuras. La Lechona no para de crecer y de ofrecernos nuevas Lechonadas a cada rato. Mitad: -“¡¡¡EYSSSSSSS… NOOOOOOO, hija… Eso NOOOOO…!!!”, y mitad: -“¡¡Hala… Jajajaja… ¿¿Has visto?? ¡¡Que me paaaaarto…!!”-

Así que, visto el percal, he decidido introducir a la de ya y sin más dilación, una de bravas, camarero… digooo… una de BREVES. Vamos, algo así como un minicomentario rápido sobre un hecho acontecido de importante relevancia histórica, que a mi modesto juicio, merezca la pena quedar relatado en este espacio digital… dicho así como en más bonito, y eso. Rollo tuit, pero sin pájarillo azul ni restricción de texto, en plan así, a mi rollo moreno.

Así que, aquí va la primera remesa:

# En esta primera quincena de abril, la Lechona, ya se ha echado a gatear. ¡¡¡De verdad!!! Es un flipe. 🙂 🙂 Eso sí, lo de tener recogido el salón, cobra un nuevo sentido.

# No solamente gatea… además, ya se sienta sola estupendamente… ¡Y en la cuna! ¡Menudo susto! Con lo echáp’alante que es, que no mide… -normal… animalico mío-, pues… ¡a bajar la altura del colchón de la cuna, ipso-facto! Que esta niña, se nos arrima a la barandilla y se tira p’abajo como si estuvieran allí esperándola las tetas de su madre, vamos.

# Churri y aquí el Menda, se han arrimado a un cine juntos… (14 abril) ¡por primera vez desde que la gordita asomó el trasero! ¡¡Albricias y jolgorios!! La primera separación oficiosa de los orgullosos papás, de su Lechona. Y la nena, con la Tita, por supuesto, más bieeennn…

# Primeros arrebatos demostrables de mamitis de la niña. Esperaba yo que tardaran un poco más en llegar, pero bueeeeno… se va llevando.

# Novedades alimenticias: gluten, carnazas variadas, papeo diverso de sus papás… Empieza a molar el que la cosa vaya siendo poco a poco más variada.

Todo esto, así… a bote pronto.

Y claro, eso sí… lo más importante de todo..: la nena sigue tan linda como siempre.

La Lechona, sentadita en su cuna.