¡¡¡…Y yo con estas barbas!!!

Relatos sobre mis experiencias y expectativas como padre novato


11 comentarios

Gritest Jits #3

Los Grandes Momentos de la incipiente vida de mi Lechona.

No quería yo explayarme demasiado con los Gritest, cariño… pero es que si no los apunto con relativa frecuencia, no tendrían mucho sentido.

Estaba pensando en la posibilidad de que a partir de ahora solamente los publique al final de cada mes, por ejemplo… pero no sé si me termina de convencer este giro de acontecimientos. Esta “sección” estaba concebida inicialmente más bien al revés: pequeñas píldoras breves sin ninguna introducción, que pudiera colar en cualquier momento, para que queden marcadas lo más cerca posible en el tiempo de las referencias sobre las que tratan, y de hecho, sin incluir imagen alguna: si hoy te ocurre algo más o menos trascendental… pues en esta semana a más tardar, lo dejo por escrito en una frase. (¡Cáspita! ¡Aquí sí que me vendría bien tener un tuiter!)

Pero como siempre, la cosa se me va de las manos… ¡Aynnnsss…!

Vamos con tus últimos momentazos…

# Vale que vas rapidilla con los dientes, hija… y que estás de nuevo con el tema desde finales de mayo… ¿Pero tres a la vez, cariño…? ¿Treeessss..? ¿Pero qué necesidad haaaaayyy, alma de cántaro…? ¿Es que de dos en dos como todo el mundo, no te va bien…? Los dos de abajo, con cinco meses y medio… Tres arriba, con ocho… ¡Déjate alguna cosica para otro rato, alhaja mía…! (¿O no será que te está molando a ti demasiado menear el bigotillo, desde que has probado el jamoncete, ehhh…? Ya te veo yo a ti, ya…)

# Y hablando de querer correr… Para que quede para los restos (¡¡lo bien que me va a venir esta sección para evitarme discusiones con tu madre cuando seamos viejitos y tengamos nuestras batallitas diarias por el tema de cuándo hiciste qué cosa…!!), el 25 de mayo te pusiste de pie por ti misma por primera vez. ¡¡¡OLE MI NIÑA…!!! Así que… ¡Hale! Ya has demostrado que puedes… muy bien. Estupendo todo… Ahora, vuélvete a tu estado semi larval, y quédate así… digamos… unos tres o cuatro años más para que disfrutemos un poco… que eso de crecer rápido está muy sobrevalorado, créeme.

# También hay que señalar que en estas semanas pasadas, has recibido tu primer corte de pelo… ¡y en peluquería! Visto el resultado y los trasquilonacos, la próxima vez igual pruebo yo mismo, amor, ¡¡porque vaya telaaaa…!! (O te llevo al becario manco con parkinson del centro de intregración social para ex yonquis de la esquina, que para el caso…). No, vaaaaa… que exagero y no fue tan abrumadoramente aterrador. Y además dice Churri que te portaste medio bien, dadas las circunstancias, aunque no parabas de moverte, como siempre. (¿Sabes que se te quedó más cara de niño…?)

Tu primer corte de pelo

# También has conocido a tus primeros famosos. Que sepas que a mi con tu edad jamás me llevaron a una sesión de firmas y dedicatorias con Paco Roca y el gran Neil Gaiman, en la Feria del Libro. Ya los disfrutarás cuando crezcas y aprendas a leer. ¡¡Haremos de ti una gran lectora, ya verás!!

# ¿Y qué pasó un lunes, 2 de junio, a primera hora de la mañana…? Pues que nuestro querido Tío JuanCar, va, y nos dice que abdica… Que se pira, vamos… Que se pasa el cetro por el forro. Que se larga a cazar elefantes con la Tía Corina, o con su colega el jeque de turno, y que pasa de todo, que está hasta el moño de ser rey, y que lo que le presta ahora es vivir la vida loca sin que le toquen más los borbones, que ya ha hecho suficiente… Ahora sí que podrá vivir a cuerpo de ex, y dedicarse a disertar sobre las cosas interesantes de la vida –que todo buen rey debe conocer–, como por ejemplo… las golondrinas africanas.

¿Y qué estabas haciendo tú, mientras, cariño, en tal histórico momentazo…? Pues en la escuela infantil jugando a chocar dos tapaderas de lata, seguramente…
Tan ricamente.

—Añadido a posteriori (a 13 de junio)—: 

-“¡Jefe Rojo a Bravo Charli…! ¡Jefe Rojo a Bravo Charli…! Bravo Charli… ¡responda!”-

-“Aquí Bravo Charli, Jefe Rojo… Le escuchamos…”-

-“Según el último reconocimiento visual, la Lechona ya tiene otro diente fuera… Repito: la Lechona ya tiene un cuarto diente arriba… El que amagaba por salir junto a los otros. Ya son seis dientes, y poco a poco va pareciéndose al gato de Cheshire, de Alicia en el País de las Maravillas…”-

-“¡Roger Roger, Jefe Rojo…! ¡Recibido! ¡Cambio y cierro!”-


15 comentarios

Presentación… de un RETRASADO

¿Cómo empezar este embrollo…?

Pues así, a bote pronto… supongo que lo mejor es con una rápida declaración DE INTENCIONES. (Sí, venga, vaaaa…)

Aquí, el Menda Lerenda que escribe y se presenta ante el mundo virtual (o sea, cualquiera que leáis estas líneas…), lo primero que debe empezar a hacer, si quiere agarrar este toro por sus cuernos, es dejar constancia relatada de que es un RETRASADO. Así, con todas sus letricas, oye… Tal cual suena.

No lo soy en todos los aspectos de la vida, claro está… -tampoco vamos a liarnos ahora con la fusta así como así-, pero sí que lo soy en muchos detalles. Y muy crudamente, en el aspecto que nos ocupa: el tecnológico. Parece mentira y no se explica muy bien, la verdad… que a año 2014 en que estamos, a mis treintaylargos añacos que me calzo (y siendo ilustrador digital/infografista para echar más sal a la herida…) quedemos todavía dinosaurios tecnológicos como yo, vagando por el mundo.

Aquí me veis, sin coche propio… sin Pleyesteision… sin esmarteuve… sin esmartfon… sin Espotifai… sin Aipod… sin Aipad… sin Feisbuc ni zarandajas sociales… Con mi Güindous XP tan contento (que me lo van a dejar tirado, ahora… ¡¡mamones!!), mi Fotosop CS añejo… y sí… el mayor pecado 2.0 de hoy en día: ¡¡¡sin GUASAP!!! –(poner sonido de truenos demoniacos de fondo para ambientar tamaño esperpento vital…)–

yo, con pinta de troglodita frente a un IPhone..

Para mí, la NUBE todavía es eso esponjoso con forma de delfín que surca los cielos… y sobre la que viaja SonGoku, si me apuras; jamás he comprado nada por Internet; toda la vida he llevado relojes CASIO (no como los modernillos de ahora, que se apuntan a la moda vintasch…); sigo leyendo mis tebeos pasando las hojas de papel; apunto todavía la lista de la compra en posits de propaganda con un boli Bic y reconozco que uno de mis sueños húmedos más frecuentes es liarme a la cabeza y tirarme al monte a ponerme un huerto, a tener cuatro gallinas y a dejar que los grillos sean mi despertador… y a tomar por culo todo. Reconozco que me pone mucho más ese plan que el de comprarme el último modelo de Guguel Glass, o tirarme las horas muertas jugando al Col of Diuti de turno, pegando tiros en red con los colegas. ¡Qué se le va a hacer!

Algunas veces pienso que quizás he nacido varias décadas tarde… que este mundo va demasiado rápido para mí. Que me lo paren, que yo me bajo en la siguiente, vaya…

Pero lo bueno, es que tampoco dejo que tales pensamientos ominosos nublen demasiado mi juicio… y por eso hoy estoy aquí. Con toda mi buena voluntad, intentando dar este salto al vacío virtual para no quedarme descolgado de esta sociedad hipertecnificada. Varias voces amigas me han persuadido de que ya es momento de hacer algo con todas esas cositas que me rondan por el coco, ahora que… sí, puedo decirlo (por mucho que aún siga sonándome raro): soy padre.

Y esta es la razón de ser de este blog… (cuando hace diez años que los blogs se pusieron de moda, ¡manda cuyons…!) El experimento de intentar crear un pequeño registro digital, contenedor de palabrería mental, que sirva para verter en él todas estas cositas que estoy viviendo en esta nueva etapa de mi vida. Y compartirlo con la gente: los que vais a pasar por esto, los que estáis como yo, y los que ya habéis pasado por esta loca y maravillosa experiencia. Para aprender todo lo que pueda.

Quiero que cuando mi Lechona crezca, pueda rebuscar, navegar y bucear en su pasado, a través de las paranoias mentales del, a día de hoy, retrasado tecnológico de su padre. (Eso, y que siendo realistas, no me va a molar nada que dentro de tres años, los niñitos de su clase me den siete vueltas con estas cosas, y que vean al papá de su amiguita como a un pardillo paleto venido del planeta Endor. Bueno… eso por un lado. Por el lado vanidoso, el que este blog sirva también como ayuda inestimable a los futuros biógrafos de mi Lechona, para que tengan buen material sobre el que escribir cuando ella gane su primer premio Nobel… por supuesto). Por todo eso… ¡y por muchas otras cosas más… qué cojones gaitas!

El Menda a lo TRON, por el cyberespacio.

Aunque este blog ya nace con retraso (debería haber empezado hace un año, con el embarazo… Tampoco arrancó para cuando intenté tenerlo listo hace unos días, cuando tú, mi Lechoncita, cumpliste 6 meses…, e incluso la idea final de haber publicado algo el Día del Padre, también se fue al carajo…) al final… mira… se hace lo que se puede… y cuando se puede. Hoy, por fin, rompo mi lanza, y puedo escribir en caja alta y renegría, QUE ME ILUSIONA TODO LO QUE ESTÁ POR LLEGAR.

Porque más vale tarde que nunca… Porque mejor ser un retrasado con ínfulas de redención, que seguir en el ostracismo del silencio perpetuo… Porque mi Lechona lo vale. ¡Por alguna parte hay que empezar! (¿No creéis…?)

Bienvenidos todos a mi personal 2.0. Pasen y vean, que la fiesta acaba de empezar.

¡¡¡Música, maestro…!!!