Y yo con estas barbas

Relatos sobre mis experiencias y expectativas como padre novato


19 comentarios

Un post inesperado… ¡PREMIOS!

Parece mentira… Uno abre el correo, después de un finde sin tocar una tecla, y aparece un mensajillo furtivo por ahí…

-“A veeeeer… Tatatá Tatatá Tatatá… ¡Anda! ¡Un comentario nuevo! Si todavía habrá gente que haya mirado el blog este finde, y todo… Haber qué nos han puestoooooo… (clic al iconito del blog de la barra del Guguel, para leer el comentario en el propio blog, que queda más pintón que leerlo en la notificación del imeil… ¡Ya veis qué chorrada!)

Tatatá… Tatatááááááááá… (tira de scroll p’abajooooo…)

¡¡¡¡¡UUUUUAAAAAAAAHHHHHHHH…. QUE ME ACABAN DE DAR UN PAR DE PREMIOS POR EL BLOOOOOOOOGGGGGG..!!!!!! ¡¡¡NO ME LO CREOOOO…!!! ¡¡¡¡AI CAN BILIVIT ANIMOR JANDENAGÜER…!!!!!”-

Pues sí, pues sí… ¡Qué alegría, qué felicidad, qué alborozo! ¡Cáspita… Qué de cuántas albricias y jolgorios en un momento…! ¡Hay que ver…! Y es que la interné está llena de tipos majos por ahí, otorgando premios y repartiendo más felicidad que el calvorota navideño de la O.N.C.E. Desconocidos, que deciden otorgar un cachito de buen rollo a otros (en principio) seres humanos también desconocidos como ellos.

PREMIOS… DOS DE UNA TACADA… Madre mía… ¡¡¡Y YO CON ESTAS BARBAS!!! 🙂

A los chicos de Padres en prácticas parece que les ha molado lo que han visto por aquí, y se han tirado el rollo mogollón concediéndome un par de detalles molones. No dejéis de pasaros por su blog, para leer de primera mano cómo evolucionan las anzandas triperas de su futuro lechón… ¡y de los futuros mamá y papá, claro! 🙂 ¡¡Un zipillón de gracias, gente!! ¡Qué detalle!

Paso a detallar y comentar en qué consisten. Aquí va el primero:

premio ESTE BLOG SÍ QUE MOLA


Las normas, muy sencillas:

  • Agradece a la persona que te premia.
  • Visita a los premiados.
  • Visita el origen del premio en unasonrisaparamama.com
  • Nomina a 5 blog que te gusten.
  • Explícales las normas (puedes hacer un copia y pega).

Y aquí van mis cinco BLOGS, pues:

Diario de una endorfina: porque es amiga… porque ella me dio el pescozón final que terminó por animarme a publicar mis cosillas en Intenné… y SOBRETODO, porque su blog es lo más desenfadado, divertido, sincero y personal que puedes encontrar en la red sobre este mundillo lechonil. ¡Tu blog no se lee, cariño… se SABOREA! 😉

Naranjas y Zapatos: porque desde que lo descubrí, me tiene LOCO. Me he enamorado de esta familia, a través de esas increíbles ilustraciones que nos presentan. ¡Es taaaaaaan bueno, por favor…! Nos cuentan tanto, con una sola imagen… Es una opinión muy personal, por mi propia condición de dibujante, pero a mi me parece un blog simplemente MARAVILLOSO. ¡¡Y adoro esas naranjitas!!

39 Semanas: porque conozco a Esther (ella a mí no, que yo sepa; algún día le escribiré la historia…) desde mucho antes de que abriese su blog, y me ganó para su causa con una maravillosa sonrisa . Porque gracias a ella descubrí el mundillo madresferil 2.0, y porque su blog es de lo mejorcito que hay por ahí, desde siempre, en contenido y en forma. ¡¡Soy un fan confeso, maja!!

Padres Frikerizos: porque desde que encontré su blog, descubrí en ellos algo diferente: una manera distinta de relatar un hecho que te rompe los esquemas, como es el ser padre primerizo. Y que la cabra tira al monte… y el friki, al friki, ¡qué narices! ¡No dejes pasar la oportunidad de darte un garbeo por sus post tan originales, porque son un desgüeve!

Un papá en prácticas: de los primeros blogs padresféricos que encontré, y que ya no he podido dejado de seguir. Me mola lo que cuentas, cuando lo cuentas y cómo lo cuentas, man… ¡Y además juego a pinchar virtualmente con el puntero del ratón esos globitos blancos de tu plantilla cuando voy leyendo y moviéndome por la pantalla! ¡Eres un crack, compadre!

Y pasamos al segundo:

premio CONÓCEME

Imagen del Premio Conóceme.
 El premio plantea unas preguntillas que sirven para dar a conocer un poco más a la persona que hay detrás del blog. Lets gou!

1. ¿Cómo definirías tu blog?

En mi primera entrada hablaba de ello… Es sencillo, y coincidirá casi al 100% con muchos blogs personales de padres y madres primerizos: es un sitio donde poder dejar constancia de las cosas cotidianas que pasan ahora por casa, por mi nueva condición de padre. (¡Me sigue sonando taaaaaaaan fuerte esa palabra, macho…!) Es un modesto contenedor de experiencias… para compartir y aprender al 100%.

2. ¿Cuánto tiempo le dedicas al blog a la semana?

Ni idea… No me he parado a hacer recuento, porque además depende mucho de la semana. Llevo poquito en esto, pero ya lo suficiente como para comprobar que un BUEN rato sí que le echo. Escribir me cuesta menos, pero lo del dibujo lo pienso mucho, y me lleva más de lo que me gustaría. Postearía más si no dibujara, está claro, pero no es la idea… (Y también me lleva mi tiempo el investigar  sobre este mundillo: conocer otros blogs, etc. ¡Ufff!)

En todo caso… la verdad es que sí se me va mucho tiempo, ¡qué leches! (Este post, mismamente, me va a llevar un cojón de pato… digo, mucho tiempo).

3. ¿Cuál es la entrada que más te gustó escribir?

¡Todas! Me hace mucha ilusión cada tontería que pongo. Y además añadiré que estoy empezando a descubrir la frustración del bloguero incomprendido: esa sensación de saber que has puesto toda la carne en el asador en un post, y ver que nadie responde… jajaja. ¿¿Quién me mandaría…??

Pero bueno, reconozco que post como el de mis queridas Pelusas, ¡¡son una buena referencia en cuanto a entradas que me ENCANTA plantear!!

4. ¿Y la que más te costó?

Hmmmm… La de los juguetes, supongo. Llevó tiempo pensarla, prepararla, publicarla… Y alguna otra que tengo a medias, en el tintero, desde hace un par de meses, que ya saldrá…

5. ¿Y la que te gustaría escribir y aún no lo has hecho? 

¡¡¡Uffffff…!!! ¡¡Esa la tengo clara!! LA crónica en siete episodios de cuando mi Lechona, dentro de año y medio, en el viaje a Londres que haremos para visitar a mi hermano, conozca por casualidad en un parque del centro, al hijo de Orlando Bloom y Charlize Theron (que se casarán, y tendrán niños monísimos…), y se harán tan tan íntimos, que nosotros, sus padres, nos convertiremos a su vez en amigos inseparables, y gracias a eso, podré conseguir un papel secundario en una peli molona de Jolibud, que me proporcionará un maravilloso OSCAR al mejor actor revelación al año siguiente, y me haré famoso en el mundo entero… ¡¡¡VAIS A FLIPAR CON LAS CRÓNICAS QUE CUENTE DE TODO ESO, YA VERÉIS…!!!

6. ¿Quién te gustaría que te siguiese si es que no te sigue ya?

Pues el bigote con gafas más reconocible de los cameos del cine de superhéroes: STAN LEE. (Puestos a imaginar y soñar con un anhelo de infancia… Así podría conocer al HOMBRE.)

7. Cada vez que escribes una entrada, ¿piensas que desnudas un poco tu alma?

No… no utilizaría esa expresión tan… poética. COMPARTO parte de mi día a día, en todo caso. Pero obviamente, algo de eso hay… Es un desahogo, y no dejas de sacar a la luz parte de tus intimidades. Creo que esto de los blogs personales tiene bastante de Confesionario de GRAN HERMANO. (Y no en todas las entradas… Hay entradas en las que pones más de ti que otras).

8. Dime tu blog de referencia.

Arriba mismito acabo de poner cinco de mis imprescindibles actuales. ¡No os los perdáis!

9. ¿Te gustaría vivir sólo del blog?

Esteeeeeeeee… NOP. La verdad es que no. Puestos a soñar despierto, lo que me molaría sería vivir sólo del EUROMILLONES que me toque un día de estos. Y con ese pastizal escandaloso y obsceno, en todo caso… dedicarme al blog y al resto de vicios inconfesables a los que me enganche, cuando me parezca y apetezca.

Ahora bien… si la pregunta es elegir entre vivir de este blog o de mi curro actual… igual sí que me lo pienso, sí. 😉

10. ¿Qué es lo que más te gusta de tu blog?

Todos los beneficios que me reporta: información, conocer cosas nuevas, a gente con las mismas preocupaciones e intereses, que es un entretenimiento cojonudo macanudo… Pero también el escribir (que nunca lo había hecho tan… regularmente antes) y el dibujar cosillas que no tengan nada que ver con el curro.

Y lo que más… lo básico: el saber que lo que aquí se vierta va a quedar para los restos, para que mi Lechona, si quiere, lo pueda leer y pueda saber más sobre ella misma y sobre sus padres, cuando sea mayor. Eso me parece LO MÁS DE LO MÁS.

11. ¿Y en lo que debes mejorar?

¡Buffffff…! -“Larga la lista es de lo que mejorar debo, joven aprendiz…”-

Terminar de definir el diseño general, el “tipo” de ilustración, los enlaces, el SEO, calendario de publicación… ¡¡¡Qu… Qu… Qu… Me abrumas con tanta pregunta!!! ¡¡¡Se acabó la entrevista…!!! ¡¡¡Smithers… los perros!!!

Y por último… nominar a otros ocho blogs. (Y yo me pregunto… ¿Por qué se “nomina”? ¿No deberían ser “premiados”…? ¿Te dan la nominación a un premio… o el premio en sí?) ¡¡Qué cosas!!

Aquí van, en todo caso…

Un papá como Darth Vader…: llevo poco leyéndole, pero me parece que sus palabras describen una sinceridad y una ternura tremendas.

Papá Digital: muy bien estructurado y con un gran contenido.

The Inomatas: un curioso blog ilustrado con tintes asiáticos, desde el país del Sol Naciente.

Matronaonline: información completa y de la buena de manos de una estupenda profesional.

Esto es para una que lo quiere así: recién descubierto… ¡muy bueno!

Y papá también: otro blog de un padresfero implicado por el que deberías pasarte…

Blog de Madre: un clásico de la buena lectura madresférica… (por si todavía hay algún alma cándida que no haya pasado por ahí…)

Y el último, para mantener el suspense (y porque esto se está alargando ya más que la final de un torneo de Oliver y Benji…), lo colaré… un día de estos. ¡Prometido!

🙂 🙂 🙂

Anuncios


9 comentarios

Mounting the chicken…*

*…o lo que es lo mismo: ¡¡Montando el pollo!!

La Lechona es un ser maravilloso… una bendición de niña caída del Cielo, ¿vale…? Empecemos por ahí, y dejemos eso bien clarito, oye.

Es un bebé buenísimo, de estos que parecen hechos a propósito para dar envidia al papá primerizo de al lado, ese que está megaputeado desde el segundo cero, porque de inicio todo se le tuerce con su bebé. Es una niña “trampa” de libro, vaya… de las que piensas: -“Si supiera que me van a salir así de buenas y buenos el resto… ¡encargaba una docena más, ya mismo!”-

Siempre ha dormido muchas horas seguidas… Es tranquila… No se asusta… Es dura… Apenas se ha puesto un par de veces malita en estos seis meses… Es risueña con todo el mundo, se deja coger por cualquiera… y “comía” de maravilla. Viendo el percal de lo que hay por ahí fuera en comparación, esta niña nos ha dado CERO problemas (por lo cual te estaré eternamente agradecido foreveranever, bollito mío…)

Digo “comía”, así, entrecomillao negroso… porque estamos en esta fase raruna, de cambios de todo tipo… la de los seis meses. Y lo del comer bien, ya pertenece al pasado, podría decirse así… o eso me está dando a mí en la napia.

Inciso explicativo para imberbes: para el papá primerizo que no esté puesto (y no haya leído suficientes revistas, artículos o libros…), los seis meses (aprox.), es una fecha importante y curiosa: por estas fechas -semanas arriba o abajo, dependiendo de lo puristas que se pongan algunos/as- ya se le puede dejar de esterilizar chupetes, tetinas y demás… (total, ya se llevan a la boca cualquier cosa que pillan); ya se les puede introducir agua de grifo…; ya se les puede introducir una dieta suplementaria e iniciarse con los sólidos; empiezan a salir los dientes; se les introduce el gluten poco a poco; que si empiezan con la escuela infantil (más o menos…), etecé etecé… Es un salto evolutivo-cualitativo, por así decirlo).–

Y claro… cuando uno tiene un bebé que es un solete… se disfruta infinito, por supuesto, pero también andas siempre un poco con la mosca tras la oreja, expectante a… algo que debe venir… algo chungo, claro. ¡No todo puede salir bien siempre, narices! Y he aquí que entonces ocurre…

¡¡Boummmmmmm!!:

Buscando el traje de paciencia.

El primer zambombazo.

Cualquiera dirá que es una chorrada, que es lo normal, que blablablá… Pero a nosotros nos está pasando ahora. Y NO ANTES. Es decir, que podría decirse que por nuestra parte, es un poco una primera GRAN prueba de fuego. (O yo lo siento como tal, vaya…) Y es que de unos días para acá, la Lechona no nos come nada bien. Básicamente, con los purés de verdura. Sí… la papilla de fruta la come más o menos bien… la de cereales la devora… pero la verdura… ahí le está costando entrar. ¡Y en realidad, suelta, en sólido por separado, parece que la come (prueba/juega, más bien) mejor! (Claro, que en la escuela, no practican el método ACS, así que por ese lado, la cosa se complica…)

Si solamente fuera eso… vale. Es una fase, etecé… Pero parece que pinta como si fuera algo más: antesdeayer, merendando, me montó el pollo del siglo, llorando sin parar. Probé con varias cosas hasta que le enchufé un papillazo de cereales. Y entre cucharada y cucharada, llorando también, a lágrima viva.  –“Será el hambre… la impaciencia… que le duelen las encías por los dientes… Que no le mola el sabor del brócoli… Que está empezando a tomaros la medida…”- Sí, muy bien… seguro; no lo niego… Pero el caso es que ahora monta pollos. Y a Churri le ocurre lo mismo. Y antes NO los montaba. Es como una especie de… regresión.

Y claro… a nosotros al menos, nuestra Lechona, nos la vendieron sin un diccionario “Lechón-castellano”, (ni siquiera un mini “Lechón-francés” de bolsillo, oye, que me apañaría también… ya que la cigüeña venía derechita de París sin paradas, o eso nos aseguraron…), y tampoco viene con libro de instrucciones, así que no sé qué le pasa ahora con la zampa… Sé que mi niña no es un artículo defectuoso, ni mucho menos, así que tampoco es cosa de reclamar ahora la garantía… que además la cigüeña se piró, y no nos dejó el ticket.

Pero la historia es que esto de la alimentación está empezando a pasar al TOP GUÁN, CHÚ y ZRÍ, todo a la vez, del “Ranking de cosas que nos preocupan y que nos comen un poquillo el tarro”. (Será que hemos vivido demasiado bien, estos meses…)

-“Y lo que os queda…”- Ya. Seguro… Vale… Y mañana será la ropa, y pasado las otitis… y al otro serán las pesadillas, y al otro, los celos por el hamster o la tortuga que venga a la Morada como nueva mascota…

¡¡Ayyyssss…!! Demasiao bien iba tó, cachislamar. Pues nada. A gestionarlo con paciencia tocan.


15 comentarios

Presentación… de un RETRASADO

¿Cómo empezar este embrollo…?

Pues así, a bote pronto… supongo que lo mejor es con una rápida declaración DE INTENCIONES. (Sí, venga, vaaaa…)

Aquí, el Menda Lerenda que escribe y se presenta ante el mundo virtual (o sea, cualquiera que leáis estas líneas…), lo primero que debe empezar a hacer, si quiere agarrar este toro por sus cuernos, es dejar constancia relatada de que es un RETRASADO. Así, con todas sus letricas, oye… Tal cual suena.

No lo soy en todos los aspectos de la vida, claro está… -tampoco vamos a liarnos ahora con la fusta así como así-, pero sí que lo soy en muchos detalles. Y muy crudamente, en el aspecto que nos ocupa: el tecnológico. Parece mentira y no se explica muy bien, la verdad… que a año 2014 en que estamos, a mis treintaylargos añacos que me calzo (y siendo ilustrador digital/infografista para echar más sal a la herida…) quedemos todavía dinosaurios tecnológicos como yo, vagando por el mundo.

Aquí me veis, sin coche propio… sin Pleyesteision… sin esmarteuve… sin esmartfon… sin Espotifai… sin Aipod… sin Aipad… sin Feisbuc ni zarandajas sociales… Con mi Güindous XP tan contento (que me lo van a dejar tirado, ahora… ¡¡mamones!!), mi Fotosop CS añejo… y sí… el mayor pecado 2.0 de hoy en día: ¡¡¡sin GUASAP!!! –(poner sonido de truenos demoniacos de fondo para ambientar tamaño esperpento vital…)–

yo, con pinta de troglodita frente a un IPhone..

Para mí, la NUBE todavía es eso esponjoso con forma de delfín que surca los cielos… y sobre la que viaja SonGoku, si me apuras; jamás he comprado nada por Internet; toda la vida he llevado relojes CASIO (no como los modernillos de ahora, que se apuntan a la moda vintasch…); sigo leyendo mis tebeos pasando las hojas de papel; apunto todavía la lista de la compra en posits de propaganda con un boli Bic y reconozco que uno de mis sueños húmedos más frecuentes es liarme a la cabeza y tirarme al monte a ponerme un huerto, a tener cuatro gallinas y a dejar que los grillos sean mi despertador… y a tomar por culo todo. Reconozco que me pone mucho más ese plan que el de comprarme el último modelo de Guguel Glass, o tirarme las horas muertas jugando al Col of Diuti de turno, pegando tiros en red con los colegas. ¡Qué se le va a hacer!

Algunas veces pienso que quizás he nacido varias décadas tarde… que este mundo va demasiado rápido para mí. Que me lo paren, que yo me bajo en la siguiente, vaya…

Pero lo bueno, es que tampoco dejo que tales pensamientos ominosos nublen demasiado mi juicio… y por eso hoy estoy aquí. Con toda mi buena voluntad, intentando dar este salto al vacío virtual para no quedarme descolgado de esta sociedad hipertecnificada. Varias voces amigas me han persuadido de que ya es momento de hacer algo con todas esas cositas que me rondan por el coco, ahora que… sí, puedo decirlo (por mucho que aún siga sonándome raro): soy padre.

Y esta es la razón de ser de este blog… (cuando hace diez años que los blogs se pusieron de moda, ¡manda cuyons…!) El experimento de intentar crear un pequeño registro digital, contenedor de palabrería mental, que sirva para verter en él todas estas cositas que estoy viviendo en esta nueva etapa de mi vida. Y compartirlo con la gente: los que vais a pasar por esto, los que estáis como yo, y los que ya habéis pasado por esta loca y maravillosa experiencia. Para aprender todo lo que pueda.

Quiero que cuando mi Lechona crezca, pueda rebuscar, navegar y bucear en su pasado, a través de las paranoias mentales del, a día de hoy, retrasado tecnológico de su padre. (Eso, y que siendo realistas, no me va a molar nada que dentro de tres años, los niñitos de su clase me den siete vueltas con estas cosas, y que vean al papá de su amiguita como a un pardillo paleto venido del planeta Endor. Bueno… eso por un lado. Por el lado vanidoso, el que este blog sirva también como ayuda inestimable a los futuros biógrafos de mi Lechona, para que tengan buen material sobre el que escribir cuando ella gane su primer premio Nobel… por supuesto). Por todo eso… ¡y por muchas otras cosas más… qué cojones gaitas!

El Menda a lo TRON, por el cyberespacio.

Aunque este blog ya nace con retraso (debería haber empezado hace un año, con el embarazo… Tampoco arrancó para cuando intenté tenerlo listo hace unos días, cuando tú, mi Lechoncita, cumpliste 6 meses…, e incluso la idea final de haber publicado algo el Día del Padre, también se fue al carajo…) al final… mira… se hace lo que se puede… y cuando se puede. Hoy, por fin, rompo mi lanza, y puedo escribir en caja alta y renegría, QUE ME ILUSIONA TODO LO QUE ESTÁ POR LLEGAR.

Porque más vale tarde que nunca… Porque mejor ser un retrasado con ínfulas de redención, que seguir en el ostracismo del silencio perpetuo… Porque mi Lechona lo vale. ¡Por alguna parte hay que empezar! (¿No creéis…?)

Bienvenidos todos a mi personal 2.0. Pasen y vean, que la fiesta acaba de empezar.

¡¡¡Música, maestro…!!!