¡¡¡…Y yo con estas barbas!!!

Relatos sobre mis experiencias y expectativas como padre novato

Inocencia infantil

21 comentarios

¡Os juro que llevo esperando un momento como este, desde que nació la Lechona!

Siempre me he preguntado CUÁNDO (y cómo, ya de paso…) sería la primera vez que la peque soltaría una perlita de estas. Pues este viernes, a la salida de la escuela infantil… ¡¡Casi se masca la tragedia!!

La Lechona y su ingenua sinceridad oportuna
Cuando te pasa una de estas, hay que reconocerlo… Por fuera hay que mantener la compostura como sea, pero por dentro… ¡¡¡Es que te desorinas de risa…!! ¡¡QUÉ GRANDES SON NUESTROS PEQUEÑOS!! (–¡Ayssss, animalicos…!–)

¿Alguna de estas memorables de vuestros lechones que se os venga a la cabeza, gente…?

Anuncios

Autor: ¡Y yo con estas barbas!

Ilustrador, diseñador y orgulloso nuevo papá de una lechona linda como la brisa del mar... Ando en constante diálogo con el día a día, persiguiendo a esa esquiva, la plena felicidad.

21 pensamientos en “Inocencia infantil

  1. Jajaja! Buenísimo! Como mola esa inocencia y sinceridad!!!!!
    Genial la ilustración compañero!😃

    Me gusta

    • ¡¡¡Carlos, majo…!!! Pues tengo otra en la recámara. De unas pocas semanas después. No la he llegado a hacer todavía, pero la tengo apuntada… También muy buena… ¡¡Bastante más graciosa, de hecho!! Tengo que ponerme a hacerla como sea…
      Y es que los enanos son la leche…

      Me gusta

  2. por aqui ha pasado alguna vez, también una como “mamá, ese señor porque tiene la cabeza sin pelo” y cosas así…pero la mejorcita es mi propia terremoto mayor masajeando mi querido michelin mientras dice “mami, esto es porque hay un bebé en la barriga verdad? porque mira yo no tengo esto porque no tengo bebe” :O en fin..

    Me gusta

  3. Buuuufff que razon tienes!! Yo siempre recordaré 2 perlicas, una fue parecida a la de tu lechona, un “mamá esta señora esta muy gooooooordaaaaa!!!”, momento en el que me giré y seguí andando diciéndole a la niña que eso no se dice…y otro muy grande cuando vió a un tipo sin pelo y me gritó (pero gritar gritar) desde el parque: Mamáaaa mira Voldemoooort!!! Ahora vas y le enseñas películas a tu hija…el hombre se quedó con cara de no saber qué le llamaba la niña XD XD

    Me gusta

    • ¡¡¡JIA JIA JIA JIA JIA JIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA…!!!! ¡¡¡Ostias qué bueno…!!! ¡¡¡Qué grande, Chewyyyyy…!!! Jajajajaja… ¡¡¡¡Voldemort… Qué-me-partooooo, por favooooooooooorrrr…!!! Ya habría sido la repanocha que el tipo hubiera ido de negro, encima… ¡¡Qué grandes son estos críos…!! (Eso sí, un día de estos nos crujen a garrotazos por la calle por su culpa, claro…)

      ¡¡Besazos para todos, Friker Family!! 😉 😉

      Me gusta

  4. Jeje pues yo misma hice alguna de esas cuando era peque. Una vecina de mi abuela era enana (pero enana de verdad, de enanismo) y nos cruzamos con ella y yo dije “mira qué señora tan bajita!!!” Se ve que no lo dije lo suficientemente bajo, la señora se volvió sonriendo, menos mal!! Supongo que mi abuela me diría el típico “eso no se diiiiceeee” 😀

    Me gusta

    • Jajaja… ¡Qué bueno! Aquí en casa, mi Churri siempre cuenta una anécdota (ya no recuerdo quién era el prota), de la época del colegio, de primaria, que había un niño africano en la clase, y era mi amigo marrón… Y alguien, un adulto, le decía -“¡Será negro…!”- Y el peque: -“¡Que nooo…! No es negro… ¡Es marrón!”-

      Los niños, y su lógica sincera y aplastante. ¡Maravillosos!

      Me gusta

  5. Mi bichilla creo que no ha llegado a esa fase de sinceridad brutal. Cuando ve modelos morenas y con el pelo largo en la tele o en las revistas dice “mamá, mamá” ¡con el tipo de vaca-burra que yo tengo!

    Me gusta

    • ¡Ya llegará, Lucía…! ¡Ya llegará…! Cuando menos te lo esperes, en una reunión vecinal, o en un pleno del ayuntamiento, o en la panadería de la suegra de la concejala de turno, soltará delante de todo el mundo eso que su madre repite tanto a escondidas, de pueblucho infernal… ¡¡Ya verás como te la lía, jajajajaja…!!
      Y es que de momento, todavía te ve con ojos reverenciales, mujer… ¡Que eres su mami del alma! ¡Y que dure! 😉

      Me gusta

  6. Jajajaja qué bueno! Hay que tomárselo con humor, los niños son así! Los míos aún no me han soltado ninguna, pero mi madre me ha contado alguna mía de esas de tierra trágame!

    Me gusta

    • Jejejeje… La verdad es que lo del blog mola mucho por cosas como estas; para poder recoger momentillos de esta índole, que de otra manera (aunque reconozcámoslo, son una chorrada, pero mola apuntarlos…), se perderían, como decían en Blade Runner, como lágrimas en la lluvia

      Pues nada, nada… ¡Ya compartirás alguna de esas, de la abuela…! ¡¡Queremos saber!! Jajajaja… ¡Gracias, guapa!

      Le gusta a 1 persona

  7. jajajajajajaja, de esas he tenido muchas… la última fue de tierra trágame… pasaba una vecina (unos 5 años mayor que yo) y va mi hija y suelta “¿a dónde va esa abuela?” creí morirme.
    Eso sí, también he sido objeto de comentarios como el de la lechona. Haciendo prácticas en una clase de niños de 1º de primaria me preguntaron que cuándo iba a nacer mi bebé. Yo les dije que no estaba embarazada y me soltaron que entonces por qué estaba tan gorda… y se quedaron tan anchos.. jajajajajaja… yo, por supuesto, me partí de risa de sus ocurrencias.. no lo hacen con malicia 😉

    Me gusta

    • Jajajajaja… ¡Es verdad! Para esta niña, es algo parecido. Toda mujer, chica o como quieras llamarlo, que ve por la calle, para ella es “una mamá…”, que además, seguramente, o se va a su casa, o va a comprar. ¡Criaturita!

      Y sí, desde luego, a estas alturas de la vida, la malicia brilla por su ausencia. Y precisamente ando meditando un poco estos días sobre ese tema; tengo un post pendiente sobre eso…

      Le gusta a 1 persona

  8. Uf… nosotros hemos vivido algunas en los vestuarios de la piscina… :S (y sí, es muy divertido cuando lo explicas después)

    Me gusta

    • Jejejeje… Sí, lo de la piscina, también me suena. Esta niña ya está todo el día con lo de -“Fulanito, es un niño, y tiene cola… Y Menganita es niña, porque tiene rajita…”-, por ejemplo. Y de repente apunta hacia alguien y dice…: -“Ese señor, tiene cola…”-, o algo de eso. ¡Son la bomba! 🙂

      Me gusta

  9. Jajajaj, ¡qué bueno! Yo también estoy esperando esos momentos como agua de mayo. Mi hijo de momento tiene fijación por los bigotes, si ve uno se gira, grita y de pone el dedo en el labio superior. ¡Me meo!

    Me gusta

    • La verdad es que son situaciones que son un puntazo en sí mismas, Idoia. No te las esperas, y por menos de nada, de repente… ¡Zasca! Te salen con una así, a bote pronto, que te dejan descolocao perdío… ¡¡Pero mola mucho!! Porque de repente, de la misma manera, parece que empiezas a verlos con otros ojos, en plan: -“¡Pero mira tú, el mico este, con lo que sale…”- Y como de un flashazo, les ves súper mayores… -“¿¿Pero tú quién eres, y qué has hecho con mi bebééééééé…??”- Y es que a veces no lo notamos demasiado, pero aprenden taaaaanto y taaaaaan rápido, que cuesta asimilarlo… ¡Y todo, de un día para otro! Y claro, como no saben, pues no miden… Y repiten como loritos lo que sea… donde sea.

      Le gusta a 1 persona

  10. Jaaaaa, para comérsela entera, que linda. besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s