¡¡¡…Y yo con estas barbas!!!

Relatos sobre mis experiencias y expectativas como padre novato

Gritest Jits #7

13 comentarios

Los Grandes Momentos de la incipiente vida de mi Lechona.

¡¡Hola, mi amor!!

¡¡¡Aynnnnssss…!!! La verdad es que no ha entrado con muy bien pie este blog en su segundo año de vida; que hace tres meses que no nos asomamos por aquí, es prueba más que evidente. ¡Ya le vale a tu querido padre! ¿No crees…? Pero bueno, que las cosas vienen como vienen; ni estaba muerto…, ni estaba de parranda. Y no hay mucho más que añadir.

Simplemente, aquí me tienes de nuevo, tratando de no rendirme con este proyecto; de no dejar que se hunda para siempre en los lodos del olvido y el silencio. De momento, ya es como un pequeño milagro que siga todavía por aquí, a pico y pala desde las trincheras. ¡Ya vendrán tiempos mejores! …Y tú, mereces verlos (y leerlos).

Si todavía te rondo por aquí, morena…, es por intentar ser fiel a la esencia de este sitio, mi niña: tratar de dejar por escrito todas estas cosas que nos van pasando juntos. Aunque las fuerzas flaqueen, sigo enamorado hasta las trancas de ese planteamiento.

Y qué mejor manera de retomar el rumbo de la nave, que con algo que hace ya demasiado tiempo que no asoma por aquí: ¡tus maravillosos grandes momentos! Registro puro de tus máximos logros cotidianos, que son el reflejo fiel de cómo vas creciendo y cómo vas descubriendo tu mundo… De cómo nos vas cambiando a todos, y cómo vas cambiando tú.

Hace más de medio año que no te contaba sobre tus cositas, y evidentemente, tanto tiempo sin escribir nada, da para mucho. Así que intentaré hacer una selección ultrafast ayva ayvááááá… y contarte algunos detallines curiosos, ¿vale…?

La última vez te contaba lo mucho que estabas cambiando. Medio año más tarde son tan asombrosos los cambios, que ya no insistiré más sobre ese tema (de momento, óyemepues; me reservo el derecho a cambiar mañana mismo de opinión, y volver a brasearte sobre lo mismo… Porque soy así de máster pláster, qué le vamos a hacer si te ha tocado lo que te ha tocado, chica…)

Pues venga, vamos con los pequeños hitos de tu crecimiento, en esta primera mitad del año. ¡Agárrate, cariño… que vienen curvas!:

Las sombras... molan

# Empezando por el primer día del año, te pillé en la primera impresión REAL de que estabas soñando. Hablabas en sueños: -“¡Mamá…! ¡Agua…! ¡Pan…!”- así, en plan convicta encarcelada. Pero con chupete puesto y todo.  Y después, llorando… ¡Y lo mismo!

# Tal día como un 9 de enero, un día como cualquier otro… fue tu primer baño en piscina cubierta: ¡tu primera clase de matronatación! Con mami en la piscina, y papá mirando desde fuera como un tonto, flipando un poco con todo, la verdad. Críos mucho más pequeños que tú, auténticos bebés, y ya meneándose como renacuajos en su charca. Esta es otra de esas comparaciones odiosas del paso de los tiempos: yo, la primera vez que fui a una clase de natación (por primera y última vez en la vida, vaya… –hasta el pasado mes de octubre, que he vuelto al remojón, cual bolsita de infusión… ¡Lo que son las cosas!-), debió ser a los… ¿8 o 9 años? O algo así. Ahora, si no llevas a tu bebé a la piscina desde bien enano, parece que estés ganándote una nominación al “Premio al Peor Padre del Mundo”.

# Del tema dientes, ya no voy a hablarte más. En febrero te salieron los colmillos de abajo, ya tienes más muelas que un molino, y bueno… Ya tienes más dientes que un tiburón, así que nada. ¡¡Genial para devorar presas!!, ¿Verdad…? ¡¡GRUARRRRR…!! ¡Como los leones…! (con ese movimiento como de zarpazo tan gracioso que haces…) Tienes los dientes muy separados, en general, lo cual le da un aire muy gracioso a tu sonrisa… Y dicen que eso no tiene nada que ver con cómo saldrán luego los buenos, los de verdad.

# Otro momento de esos de provocarle alguna cana de más a tu santo padre (por susto gordo, claro…), es cuando en el mismo día de San Valentín, te sorprendo in fraganti, tratando de bajarte de la cuna… ¡Saltándote la barrera lateral! (Que estaba bajada, vale… Y te agarré por el bigote de una gamba, que ya estabas medio fuera). Que te dé un buen día por querer bajarte tú sola y lanzarte de cabeza en busca de tu libertad… ¡Me da un miedo que-te-cagas! Solamente por imaginarme el posible escachimorrazo que te vas a pegar, hija mía. (Está claro que en breve tocará cambio de cama. Y bajita. Rollito Montessori a ser posible: colchón al suelo… y arreando).

# Otra del mismo día… ¡Tu primer ojo morado! Ganado a pulso por un golpetazo con una silla, fruto de una inercia mal gestionada. Y eso que al principio no parecía nada del otro mundo… ¡Espero no volver a ver en la vida más moratones en los ojos! -¡Glub…!-  

# Apenas un día después… realizas un descubrimiento maravilloso: ¡¡¡Descubres la existencia de tu propia sombra!!! ¡¡Fue algo genial!! 🙂 🙂 🙂 (Ya puedo leerte sobre Peter Pan sin que te suene todo tan bizarro). Tener el privilegio de haber podido presenciar esta maravilla cotidiana, me pareció un momentazo SUBLIME, cariño.

# El 8 de marzo… ¡Tu primera noche fuera de casa… sin papá y sin mamá! En casa de los abuelos maternos; y tus padres, en su primer finde-relax desde que apareciste por nuestro barrio. Ha tardado, esto… ¡Y hay que repetirlo más!

# El 17 de marzo, entró en casa un orinal por 1ª vez. ¡¡Y hubo un primer pis en él!! (Y también fuera de él, claro…)

# El 2 de abril pisaste, viste, sentiste y jugaste con la nieve, también por 1ª vez. En Navacerrada, con un tiempo estupendísimo de la muerte. Hicimos una buena ronda de fotos con tu bebé, en plan como el gnomo viajero de jardín de la peli de Amelie, pero entre los pinos y la nieve.

Bebés salvajes en la nieve

Bebés salvajes en la nieve

Bebés salvajes en la nieve

# El 5 de mayo ya pasas a ser una fichada más por la autoridad competente: ¡¡ya tienes DNI y pasaporte!! Esto daría para un post entero, así que igual me lo reservo… (Pero de nuevo aludo a lo dicho antes con lo de la natación; creo que yo me hice el DNI por 1ª vez… ¿a los 14 años? ¿Por qué ahora es todo tan rápido…?)

# Y con esta acabo… que es buena: este pasado 10 de mayo… ¡Aprendiste a escupir! Jajaja… Vale que es para aprender a lavarte los dientes un poco más en condiciones, pero… ¡¡Es que una chica de pro, debe saber escupir comme il faut!! ¡Y jurar en arameo cuando tercie la ocasión! (Lo de eructar y silbar con los dedos lo dejaremos para un poco más adelante, que todo llegará…)

¡Eres todo un personaje, cariño… Que lo sepas!

Te quiere… el zumbado de tu padre.

Anuncios

Autor: ¡Y yo con estas barbas!

Ilustrador, diseñador y orgulloso nuevo papá de una lechona linda como la brisa del mar... Ando en constante diálogo con el día a día, persiguiendo a esa esquiva, la plena felicidad.

13 pensamientos en “Gritest Jits #7

  1. Alaaaa pero cuántas cosas geniales, me encantan estos gritest jits, molan. El del ojo morado no, claro. Un placer verte por aquí, amigo. Espero leerte dentro de muy poco. ¡Un beso enorme!

    Me gusta

  2. Ei! Qué ilusión leerte de nuevo! Me ha encantado el super-chupi resumen que te has marcado.
    Los moretones impresionan pero prepárate para la sangre, roja, espectacular… la primera vez te parece que tenga que perder partes de su cuerpo…
    No nos dejes tanto tiempo sin vuestras aventuras, buen hombre!
    Besitos!

    Me gusta

    • ¡¡Hola Izascun!! Muchas gracias por el halago, mujer… Hacía mucho que no anotaba los detallines curiosos de la evolución de nuestra Lechona, y ya tocaba.

      Ya hemos tenido alguna experiencia con sangre, no creas… Estaba jugando con su silloncito de casa (el que usa para calzarse y descalzarse al entrar o salir de casa), haciendo un poco el ganso, y se calló de cara. Se pegó un buen mamporro en la nariz, que le empezó a sangrar. ¡¡Pero es una niña muy dura!! Más que su padre, me temo… jajajaja. ¡¡No fue bonito, no… Eso te lo confirmo!!

      Intentaré no desaparecer tanto tiempo, ¡¡prometo…!! ¡¡Y gracias por comentar y seguir ahí, a pesar de toda esta pausa…!! ¡Sois los mejores fologüers del mundo mundial! 🙂 🙂

      Le gusta a 1 persona

  3. ¡Se te echaba de menos! Mira que pensaba yo, ¿Dónde estará este hombre, la churri y la lechoncita ;). Menudo resumen te has sacado jejej, y eso que seguroooooo que es muy resumido jejejjeje.
    Ah y estoy contigo ahora todo parece que va muyyyyy rápido. Que no decaiga el blog 🙂

    Me gusta

    • ¡¡Holaaaaaa…!! Pues sí, mira… Estoy de vuelta, estoy de vuelta… Chica, que se me complica la vida, cosa mala. Entras en una espiral, de aquella manera… ¡Y la inercia te lleva en cero coma hacia derroteros chungos y peligrosos! Y hay que hacer verdaderos esfuerzos para darte la vuelta y remontar la corriente para poder salir de esa espiral, y regresar a lo que te mola de verdad.

      En este caso, por varias razones, es el tema del dibujo lo que se me ha hecho cuesta arriba… no el escribir en sí. Y claro, esperas a tener un hueco para dibujar, y los días van pasando, van pasando… ¿Rápido, dices tú…? ¡A más velocidad que el coche de Fernando Alonso! Y cuando te das cuenta, te has comido varias semanas, como quien se come un pastelillo a la hora del café. (Y lo que tenías en mente escribir, además, ya se ha quedado más que desfasado, porque la mini ser parece que es otra). Lamentable y trágico… pero real como un parto.

      Y sí… He tenido que meter tijera, claro. Que son muchas semanas (y meses) para un solo post. Pero bueno. El caso es regresar, y poder seguir por aquí, a pie del cañón. Para mi niña, para mí… y por supuesto, para todos estos padres y madres locos y locas que os apetece seguir estas pequeñas locuras cotidianas.

      ¡Besazo enormeeeeeee…! 😉

      Le gusta a 1 persona

  4. Que alegria verte de vuelta!! Y que buen resumen!! ojo morado? Que miedo!

    Me gusta

    • ¡¡Hey guapísima!! ¡Pues sí, he regresado del ostracismo…! Y no podía ser de otra manera que con algo como un Gritest. Sé que no son de los post que más gustan, pero al ser un blog tan personal, tengo que postear un poco de todo… Y ya hacía mucho del último de estos.

      Lo del ojo morado, pues mira… El típico golpe tonto por no medir bien, mi pobrecilla. No fue un ojo morado como los de las pelis o los dibujos animados, pero sí fue un bonito moratón por el párpado superior. En fin… ¡Que todo lo malo sea eso, mujer! Así te lo digo. Son de esas cosas que al principio no parece tanto, pero al cabo del rato lo ves, y dices: -“¡Pues sí, oye…! ¡Buena piña se ha arreado, vive Dios…!”-

      (Por cierto, que tengo un porrón de mails tuyos, que me llegan al correo con cada post que publicas, que tengo todavía pendientes y sin abrir… Espero poder, cuanto antes, hacerme un maratón, y leérmelos en condiciones todos del tirón. Y así, volver a comentarte en condiciones… Que, ¡abandonaditos os tengo a unos cuantos, mujer!)

      Le gusta a 1 persona

  5. Me alegra verte de vuelta, espero que te quedes por aquí, y segui leyendo entradas tuyas 🙂

    Me gusta

    • ¡Muchas gracias, cielo! Yo también espero poder seguir por aquí, publicando a un ritmo, ya no voy a decir… normal, sino simplemente… de vez en cuando. Y poder seguir leyendo otros post (que la parte lectora también se ha visto un poco resentida…)

      Pero soy muy cabezón… así que, seguiré asomándome por aquí, seguro. ¡Cueste lo que cueste! ¡No queda otra!

      Le gusta a 1 persona

  6. Me alegro de leerte de nuevo. Un besote.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s