¡¡¡…Y yo con estas barbas!!!

Relatos sobre mis experiencias y expectativas como padre novato

Una semana realmente amarga…

42 comentarios

¡Qué caprichosa es esta vida! La vida en general…

Regreso a esta humilde ventana virtual, tras un mes entre tinieblas, y desde luego no lo hago en la forma en que yo había planeado hacerlo. Quién me lo diría… Y cómo cambia el cuento. Por eso este post está estructurado en… dos partes.

Veréis. Hace poco más de un mes, andaba yo de buenas, planeando, teniendo en mente mis cosillas sobre qué hacer y cómo hacer, respecto a la celebración del primer aniversario, de esta, mi pequeña página personal… Vuestra página, la de todos aquellos que milagrosamente asomáis vuestros ojillos inquietos por aquí alguna vez… La página de mi querida niña, en definitiva: mi querida Lechona.

¡Un año, ya! Todavía me parece una pasada, para alguien tan (y un año después sigo igual…) tecnolerdo, y a la vez tan inquieto como inconsistente como yo, haber sido capaz de aguantar con este experimento tan personal, durante tanto tiempo. Y la verdad es que ha sido una pasada; algo increíble. ¡En serio! Me sigue pareciendo un pequeño milagro… Y el caso es ese… Que tenía planesIdeas. Puede que algún sorteo, hacer alguna entrada con algunas ilustraciones molonas, y muchas otras cosas que siguen en el tintero… Muchas cosas. Venía de un mes más o menos bueno, de publicar de nuevo con una cierta regularidad de al menos un post a la semana… Estaba un poco on faier, por así decirlo.  Sabéis de lo que hablo.

Y, de repente… Llega la semana en cuestión, y soy yo el que no llego. Líos… No me viene bien… No encuentro huecos… Lo de siempre. Llego a fin de marzo, y el día del aniversario del blog, sigo mudo. -“Bueno… No pasa nada… Que no panda el cúnico. Al fin y al cabo, hacer las cosas con retraso es la Marca Registrada ® de este sitio… No vayamos a ponernos exquisitos y empezar ahora a hacer las cosas bien, ¡por favor…!”-.

Pero luego la Santísima Semana llega llamando a grito pelao a la puerta. Y ya en ello, ando corroborando que las vacaciones no le sientan nada bien a este blog… Y los días pasan. Y de repente, me doy cuenta de que, en el cuerpo a cuerpo nocturno del remanso en que se convierte nuestra Morada, poco a poco la cama va ganádole la batalla a los puntos al teclado, por las noches. Sin darme cuenta, parece que me he hecho un poco más viejo, y como que necesito dormir más. Y de repente, quedarme hasta las mil delante de la pantalla ya no me parece tan planazo, que mañana es día de escuela. -“Bueno… A lo mejor mañana, si no me dejo atrapar por el sofá y lo cuadro bien…”- Pero los mañanas siguen pasando, y el calendario me avisa que hay un agujero enorme, lleno de un inmenso vacío. Un vacío que al verlo me eriza el pelo y me pone sobre alerta, porque comienza a asustar. Y aquí sigo, y no alcanzo todavía a adivinar de dónde vienen las hostias y por qué de repente al bonito globo le da por pincharse así por las buenas, y cuando al señorito le viene bien desinflarse.

Así que aquí estoy… Si no quiero que la cosa se me vaya de madre, tengo que agarrarme los machos, plantar el culo en la silla y volver al pequeño asidero de buen rollito, que normalmente significa esta pequeña pantalla llena de letras, monigotes y sentimientos. Al fin y al cabo, aunque hoy no lo haga por mí, lo hago por mi peque, y ella sí que lo vale. Y eso me ayuda.

Yo debería haber contado aquí con ínfulas, petardos, algarabías, fuegos de artificio y confetis varios lanzados por todo lo alto, un maravilloso resumen de lo que este blog ha dado de sí a lo lago del año: más de 11.000 visitas… Cruzando la barrera justo de los 100 seguidores (y todos ellos ganados a pulso vía blog casi en exclusiva, ya que al no tener todavía, no comparto nunca nada en redes sociales -verdadera vía principal de captación de clientes de un blog-, lo cual creo que le da cierto mérito al asunto para lo irregular que soy publicando)… Gentes que nos visitan desde muchas partes del globo… Quería agradecer a todos y cada uno de los que alguna vez pasaron por aquí y vieron algo de interés en ello… Juraros además amor y gratitud eternas al buen puñado de buenísimas gentes que además, vuelven, y repiten, post tras post… ¡¡Y ya encima, a los que me comentan, verdadera alma de este sitio… ni os imagináis!! Sois como una lotería premiada en forma de frases. Bueno… Todas estas cosas.

Y quizás lo haga y os las cuente en bonito otro día… O puede que a lo mejor, no. Al fin y al cabo, hay cosas que, a toro pasado, ni siquiera tiene gracia aun cuando las cuentas tarde.

Y así me veo ahora… Escribiendo esta noche, obligado en parte, porque ni siquiera es de esto de lo que tenía pensado ponerme a escribir. Es una vuelta obligada, en cierto modo, como digo… Y amarga. Muy… muy amarga. Lo que debería haber sido un post de celebración, se torna por circunstancias, un post de reflexión, como tantos otros antes. Un post de recuerdo.

El miércoles, me entero de que una tía mía, está muy grave; en casa, pero muy grave.

Ayer, ya se nos fue. Y no me he podido despedir de ella. Hacía demasiado tiempo que no la veía, es cierto. Pero era mi tía. Y no he podido ni acudir a su entierro. No he podido ver a mi tío. No he podido ver a mis primas.

Esta mañana, por una de estas cosas del purísimo azar… Descubro con horror, ya que yo no me había enterado, gracias a una compañera del trabajo, que un amigo lejano en el tiempo, un chaval al que conocí, con el que compartí experiencias, un viaje increíble, un tío majísimo, de los de verdad… que nos lo han matado a tiros en Brasil una pareja de jovenzuelos descerebrados, de la más absurda de las formas. Nos lo han matado, a su familia; a sus amigos, a mí… A ti. A todo el mundo. Porque este chico era un auténtico Patrimonio de la Humanidad. Las condolencias y muestras de cariño que me comentan han ido llegando desde los rincones más insospechados de todo el mundo así me lo demuestran. Hugo Calavia. Le exprimiste el jugo a la vida como pocos. Descansa en paz, amigo.

Con este panorama, hoy me ha dado por pensar: ¡qué caprichosa es esta vida! Un día piensas que estás en la cima, que tienes cosas que celebrar (un aniversario de blog), y al día siguiente estás en el pozo. Así, sin comerlo ni beberlo. Te viene el bajón. No te apetece escribir. Y de repente, te encuentras un mes después amarrado a las teclas y escribiendo un post como este, desde las entrañas.

¿Cómo vivir con la certeza de que no tienes el control de tu vida? De que hagas lo que hagas, por mucho que planifiques, por mucho que te lo propongas, el destino puede arrojar sobre ti en cualquier momento, una maceta perdida sobre tu cabeza… Y no solamente es tu vida… Es la de tus hijos. La de la gente a la que quieres y de la que te rodeas. ¿Cómo protegerlos? ¿Qué hacer contra eso?

-“Haces lo que puedes…”-, te dices. Te autojustificas. Y supongo que así debe ser… cuando a uno le da por pensar en estas cosas. Te desvives por ofrecer lo mejor, y un día, sin venir a cuento, el destino se presenta en tu casa, sin llamar antes, sin invitación, calzando chanclas raídas, para contarte que estabas en medio de una partida, y que… ¡¡¡ohhhh… vaya!!!, resulta que estabas jugando con las cartas perdedoras. Y tu vida cambia para siempre de un plumazo. Puede ser un cáncer… Puede ser un navajazo… Puede ser un imprudente despistado cabalgando por ese paso de peatones con el semáforo cerrado al que no estabas atendiendo… Puede ser esa judía mal cocida que se te atraviesa en la tráquea o esa cuerda que se rompe cuando vas escalando aquel saliente. Puede ser esa estufa mal apagada… Puede ser un malnacido con un bidón de gasolina y una colilla… o con un fusil de asalto. O puede ser una maceta perdida. Simplemente puedes estar en el momento inadecuado en el sitio inoportuno.

Sin duda uno quiere siempre lo mejor. Pero a veces con eso no basta. Es duro asimilar algo, ¿sabes…? Saber que por mucho que lo intentes, no lo vas a conseguir. Hay cosas que no puedes controlar. No existe lo mejor… Simplemente, porque lo mejor, en términos absolutos, no está en tu mano. No está en la mano de nadie. En todo caso… será un lo mejor… dentro de lo que hay. Por mucho dinero que tengas… Por muy sonoro que sea tu apellido… El destino, si tus cartas están marcadas, nos puede pillar a todos por igual. Y eso es una certeza, a veces dura y terrible de asimilar. Por eso pensamos poco en ello, porque en ello nos puede ir hasta la propia cordura. Desgracias hay todos los días y en todas partes, pero apenas somos conscientes de verdad nada más cuando nos salpican de cerca.

¿Qué puede hacer uno para evitar el infortunio? ¿Cómo protegernos? ¿Cómo protegerles? ¡Es tan desesperante pensar en que toda una vida de esfuerzos, en todo ese gasto y tesón que empeñamos, que ofrecemos, que vertemos a nuestro paso… pueda venirse al traste y hundirse en la miseria en apenas un parpadeo! ¡¡Taaaannnn desesperante…!! ¿¿¿Qué hacer, por Dios…???

Pues seguramente… nada. Intentar vivir la vida como quieres vivirla; como si cada día pudiera ser el último, supongo. Y darle un abrazo enorme a mi bebé en su cuna esta noche, y decirle y escribirle que su padre la quiere con locura.

Me vais a perdonar, pero hoy no me apetece dibujar.

Descansa en paz, tía.

Descansa en paz, Hugo.

Anuncios

Autor: ¡Y yo con estas barbas!

Ilustrador, diseñador y orgulloso nuevo papá de una lechona linda como la brisa del mar... Ando en constante diálogo con el día a día, persiguiendo a esa esquiva, la plena felicidad.

42 pensamientos en “Una semana realmente amarga…

  1. Creo que nunca me había animado a escribir en tu bloc pero resulta que me pasó por alto esta última entrada tuya y hoy de pronto he pensado (a raíz de algo que no viene al caso): “Dónde está el papá de las barbas?” y al leerte sólo te puedo decir que entiendo cómo te sientes, creo que todos los padres sentimos pánico al pensar en lo que pueden sufrir nuestros hijos o en lo que podemos sufrir nosotros si algo les pasa… tienen toda la vida por delante y aterroriza pensar que no puedan vivirla cómo les toca, pero tampoco queremos que la vivan con miedo…
    Siento tantísimo que tuvieras que pasar por esa semana tan dura, lamento tus perdidas.
    Se te echa de menos, espero que más pronto que tarde puedas volver a la calma y recuperar ese ritmo de publicación de entradas que, seguro, te hacía sentir más que satisfecho… es como el ir al gimnasio, una vez entras en la espiral te animas y no te da pereza calzarte las bambas y salir a correr, pero cuando pasa una semana y otra y otras… sé perfectamente de lo que hablas.
    Un besazo papi barbudo!

    Me gusta

    • ¡¡Hola Izascun!! ¡¡Bienvenidísima por aquí!!

      Pues la verdad es que como aventuraba por algún comentario, el aniversario no le ha sentado muy bien al blog… Estoy un poco de bajón, y me temo que el blog está pagando el pato… Lo que me cuesta realmente es ponerme a dibujar, porque escritos tengo ya algún que otro post, a la espera de adornarlo con algo, simplemente… Es eso lo que me está “frenando” en estos dos últimos meses.

      Pero volveré… ¡No te quepa duda! Este mes volveré a las andadas… ¡¡Prometido!! Y además, como ves, de momento no publico pero sigo pendiente igualmente. De todas maneras, tienes más razón que una santa en todo lo que cuentas…

      ¡¡Un abrazo enorme, cielo…!!

      Le gusta a 1 persona

  2. Lo siento muchísimo Sem! Un compañero mío de facultad murió de la misma manera en Brazil (su país natal) a los 22 años….así que te entiendo. Un besote enorme!

    Me gusta

  3. Hay horas, días, semanas y meses que uno no sabe como afrontar lo que viene. Planchado se queda uno. A veces para bien y otras para mal, pero c’est la vie. Desde aquí mi enhorabuena por el año del blog y espero como siempre tus ilustraciones y esos post con esa gracia tan tuya.
    Y por otro lado siento las perdidas, efectivamente hay golpes de los que es difícil levantarte, ¡animo! Para los que quedamos aquí en tierra es obligación y devoción disfrutar la vida y hacerla disfrutar a los demás, tal y como tu lo haces off line y desde este tu rincón.

    Me gusta

    • ¡Hola encanto! Pues eso… que hace mucho tiempo que no me encontraba yo con unos planchazos como estos, y así, en plan que si quieres caldo, ¡pues toma dos tazas seguidas!

      Gracias por la enhorabuena… El plan para este año (mira, no había yo pensado tan a largo plazo…) supongo que será el intentar seguir manteniendo el nivel. Intentar seguir publicando y escribiendo las cosillas que se me van cruzando por la cabeza respecto a cómo nos va con nuestra hermosa pequeñaja… Pulir ciertos detalles, intentar mejorar en otras cosas… pero manteniendo lo básico, espero.

      Así que… sí, A pesar de los altibajos… de las espantadas y de lo que surja, espero poder seguir por aquí, por mi… rincón. Por mi niña… y por supuesto, también, por todos vosotros.

      Le gusta a 1 persona

  4. Mucho ánimo, Sem. Y un abrazo enorme. Hace un tiempo escribí un artículo sobre la palabra Maktub. También se puede aplicar para esto. Desgraciadamente, parece que todo está escrito…

    Me gusta

    • ¡Muchas gracias, hombre…! Por cierto, ¿sabes que me flipó ese post del que hablas? Me pareció un término genial. En un pasado ya más lejano de lo que me gustaría, con un par de amigos, nos juntamos para tocar, y no creas que hubo pocas dificultades para encontrar un nombre que ponernos. Si en un futuro tuviera que verme de nuevo en la tesitura de ponerle un nombre a un grupillo de música, sin duda apostaría por “MAKTUB”. ¡¡Me flipa!!

      La verdad es que no sé si está todo escrito o no… Si el destino mueve nuestros hilos y si hay unas Norns (o Nornas), como en la mitología escandinava, tejiendo y cortando hilos a diestro y siniestro. Pero lo que sí que no hay parece ser, es una justicia divina. Parece que siempre se van los buenos y son los malos los que reciben las recompensas. Y eso… escuece.

      Me gusta

  5. Me quedé helada al leer lo del tiroteo de Brasil… lo siento, siento mucho también lo de tu tía. Desde luego eso de que “las desgracias nunca vienen solas” es una verdad como un templo. Siento que esta época haya coincidido con lo que tendría que haber sido un momento feliz, el primer aniversario de este pedazo de blog… pero sabes qué? que es tan genial, tan emotivo, tan personal, tan… tan Lechonaviniéndoseabajocuandololeademayormuriendodeamorporsupadre, que merece que cada día sea memorable, todos y cada uno de los post, más allá de fechas o sorteos, lo que perdura es esa esencia que le va a llegar a ella el día de mañana. Por todo esto… me alegro enormemente de tu regreso 🙂

    Me gusta

    • Holaaaaa…

      La verdad es que hace tiempo que no tenía yo una semana de este tipo; tanto, que uno olvida fácilmente que este tipo de cosas pueden llegar de cualquier forma y en cualquier momento… Y si te pilla con la guardia baja, pues todavía peor.

      ¡¡Y… chica…!! ¡Vas a hacer que me ponga colorao con esos piropos al blog! Jajaja ¡Que me emociono! ¡¡Yo me alegro mucho más todavía de que te guste!! Ya verás como la normalidad termina regresando, y vuelve la vidilla a este pequeño rincón, tan mío… y ya, a su vez, tan vuestro.

      ¡Muchas gracias por tus palabras, de verdad! 🙂 🙂

      Le gusta a 1 persona

  6. La vida es así, lo malo que lo tenemos que aprender a golpes. Yo estaba embarazada de 6 meses, celebrando que sabíamos el sexo de Pichiflush y mi padre nos dejó. Un día le estaba diciendo que iba a tener un nieto y al siguiente ya no estaba. Al final aprendes a no dejar nada(o por lo menos lo menos posible)para mañana.
    Mucho ánimo
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola amiga! Muy duro, eso también que cuentas… Y tienes toda la razón, cada vez lo tengo más claro, que si algo es para mañana… que sea recoger la encimera de la cocina, todo lo más. Las cosas importantes, cuanto antes.

      ¡Muchas gracias por el comentario, de verdad! 🙂

      Le gusta a 1 persona

  7. Esa es la misma reflexión que he hecho yo después de perder a mi hijo y mi tío el mismo día, y al mes y medio a mi abuelo. Yo ya no planifico tanto las cosas, ni me preocupo tanto en el trabajo, el qué dirán definitivamente me entra por un oído y me sale por otro… Aprendes a darle importancia a los momentos especiales mientras los vives y no cuando han pasado.
    Estas experiencias bona hacen frenar en seco y yo creo que, además, nos hacen cambiar.
    Mucho ánimo en tu duelo. Un fuerte abrazo.

    Me gusta

    • ¡¡¡¡UFFFFFF…!!! Demasiado duro, eso que te acabo de leer, chica. No quiero ni imaginármelo. Me pongo en tu lugar, y no alcanzo a pensar lo que has debido pasar, en apenas mes y medio. Desde luego, te hace ver las cosas desde otra perspectiva, y ver y comprender cuáles son las verdaderas cosas importantes en la vida de cada uno. Te cambia la cabeza, seguro. Y curiosamente, creo que… puede que para mejor.

      Muchísimas gracias por el comentario tan sincero, de verdad. Un abrazo enorme para ti también.

      Me gusta

      • Gracias a ti, por dejarnos explayarnos en tu blog! Lo cierto es que ahora mismo tengo una energía tremenda que no sé muy bien de dónde ha salido. Hoy por hoy estoy convencida de que HAY QUE VIVIR, pero para ello tenemos que querer y tener la actitud. La felicidad no va a venir a buscarnos a casa, nos lo tenemos que proponer. Y yo ya he ido a por la mía 😉

        Me gusta

  8. Siento mucho tus pérdidas, cuando nos toca tan de cerca siempre se nos remueve algo en nuestro interior y yo siempre llego a la misma conclusión, no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy y más con los hijos.

    Me gusta

    • Pues sí… Lo que decía, que desgracias hay a todas horas y en todas partes del mundo, pero si te son ajenas… pues estamos anestesiados ante esas. Pero cuando conoces los nombres y apellidos de los tristes protagonistas, el cuento cambia, como es lógico. A pasar el trago, y a vivir, efectivamente. No queda otra.

      Le gusta a 1 persona

  9. siento mucho tus pérdidas, un abrazo grande en la distancia y mucho ánimo. Tu post me llega. Es una reflexión que me hacía yo misma el dia del accidente de avión de germanwings. Tantas historias de personas, de familias, que un dia suben a un avión para un viaje de apenas dos horas, un viaje de trabajo, y no vuelven nunca a sus casas. Es un tema que, desde que tengo a las niñas me toca mucho. Porque uno no sabe lo que va a pasar mañana. Ni qué, ni cómo. Ni si será mañana, o en 60 años más. Me pasa que lo pienso, y de pronto te da miedo todo. Pero entonces no disfrutas. Así que, como contaba marifififi, siento que hay que ser felices, lo máximo que podamos, y solo esperar que la vida nos deje serlo por mucho tiempo. Aqui en el blog no nos pasa nada si celebras el aniversario esta semana, o de aqui dos meses. Del blog se disfruta, y cuando no se puede no se puede (a mi me pasa que una semana me da y escribo mucho…lo dejo todo programado y no vuelvo en un mes…y a veces me suena raro leerme despues de un mes…pero sino no llego a todo) De nuevo, un abrazo, y disfruta mucho de tu familia este fin de semana, esa recarga de energía va muy bien siempre.

    Me gusta

    • ¡Gracias, encanto! Ya ves… Como decía por aquí antes, estos pensamientos seguro que los hemos tenido todos… y unas cuantas veces. También he pensado en lo de la gente del avión como uno de los mejores ejemplos de esta movida tan paranoica. ¿Y sabes una cosa? Igual es porque yo soy el padre… y he tenido una niña. Y eso, –llámalo atavismo, llámalo arcaísmo, llámalo pensamiento tradicional, llámalo X…–, pero, aunque no sea ni remotamente verdad, algo de eso de que las chicas sois el “sexo débil”, todavía debe quedar por ahí latente, porque siempre pienso que a las mujeres os pueden, o es más fácil, haceros más daño. (Físico, se entinde…) Y eso me temo es un plus con el que me tocará cargar, casi seguro… ¡¡AHHHH…!! ¿¿Qué tendrán los papás, con sus niñas…?? En fin… Como es lógico, nos tocará intentar educarla en la seguridad y confianza hacia sí misma. Pero es que ahora la veo (porque lo es, vaya…), tan pequeña, que solamente pensar que alguna vez pudiera pasarle algo remotamente malo, me da un soponcio.

      Le gusta a 1 persona

  10. Mucho ánimo, Sem, siento lo de tu tía y lo de tu amigo, es terrible. Un beso enorme enorme y ánimo y fuerza. Ante estas cosas, nada mejor que abrazar a tu hijo fuerte y seguir para adelante. Esto es así, un día estás arriba y otro no, pero qué remedio. Desde que soy madre me duele mucho más pensar en estas cosas, queremos protegerles de todo, pero no podemos.
    Muchos besos y que descanses este fin de semana. Ya habrá tiempo de jolgorios blogueros y aniversarios más adelante.

    Me gusta

  11. Pues es triste pero no, no podemos hacer nada. Hace dos semanas murió el marido de una amiga con 38 años. Él, que sabía lo que venía, disfrutó de cada segundo de su hijo de cuatro años, de su mujer, de sus amigos (incluso fue a comprar dos botellas de Chivas para que en su entierro brindáramos por su vida)… Pero como la mayoría de los mortales no sabemos lo que va a acontecer mañana, yo ya me planteé hace mucho que no estaba dispuesta a dejarme llevar por las tonterías de la vida y que iba a tratar de ser lo más feliz posible, y lo estoy cumpliendo a rajatabla. Así que, y en relación a la primera parte de tu post, no te agobies por este tema, que al fin al cabo estamos en esto para disfrutar. Y si queremos publicar una vez al mes, pues lo hacemos, que para eso estamos en nuestra casa. Y si un día esto deja de hacernos felices y se convierte en una pequeña cruz, pues se descansa una temporada, que no pasa nada. Y si nos apetece volver, volvemos (que aquí seguiremos para leerte). Y si no, pues tampoco pasa nada, que esto es una forma de desahogarnos y divertirnos, pero la vida real, está ahí fuera. Muchos besicos fifiles!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Vaya! Pues ya siento lo del marido de tu amiga. Es justo lo que vengo a intentar expresar… Que es duro, pero poco podemos hacer, en el fondo. Si él pudo mentalizarse, prepararse y disfrutar de la vida que vivió, pues ya es mucho, la verdad. Con este tipo de situaciones no dejo de plantearme también la morbosa pregunta del millón: ante la situación de verte ante tu final… ¿lo quieres conocer con antelación y así te preparas… o prefieres algo repentino, de sopetón y que te pille sin enterarte -y sin sufrir, por supuesto-? Bueno, obviamente son cuestiones que no levan a ninguna parte, pero que brotan inevitablemente en el cerebro en momentos de estos.

      Por cierto, muy bueno lo del Chivas. Puestos a ser escatológicos, a mí, en una situación similar, me molaría que la gente se montara un concurso de chistes en mi velatorio. Y a ser posibles, con narices de payaso.

      Y lo del blog, pues nada… Es cuestión de intentar recuperar de nuevo el ritmo, pero es complicado, porque ahora ando con menos tiempo, y como decía, me noto más cansadillo, y se me hace más cuestarriba el quitarme ratos de sueño. Pero bueno… Todo se andará. Igual la cosa pasa por plantearme cambios en el blog, de concepto… (Escribir menos tochos, y hacer post más ligeritos, pero con más frecuencia… Y no currarme tanto los dibus para poder sacar algo más rápido y que no me coman la moral y el tiempo -que a veces me pasa-), por ejemplo. No sé. Tengo que meditarlo.

      Le gusta a 1 persona

      • Yo me quedo con repentino-indoloro, pero como dices, esto es pedir por pedir, jajaja. No te agobies con el blog, descansa y sigue con tu ritmo, que el día que menos te lo esperes te levantas con las pilas cargadas y celebramos todo lo que haya que celebrar ( en esto de las celebraciones te entiendo porque a las maris siempre nos pasa eso de que se nos eche el tiempo encima, y somos tres). Las ilustraciones llevan mucho tiempo, ahí también te entendemos, así que unas veces post con dibus y otras, sin ellos, unos post mas profundos y otros mas light. Por cierto, que si buscas algo para sortear un dibujo seria muy guay! Besicos y buenas noches!

        Me gusta

        • Pues te doy la razón en todo, fíjate. Y sí, algo de eso tenía en mente hacer: sortear una lámina con un dibujillo personalizado o algo así. Bueno, tenía varias ideas, pero esa era una de ellas, efectivamente, la del dibujo, claro. 😉 Ya lo iré valorando.

          ¡Hale… A la cama ya! Jajajaja…

          Le gusta a 1 persona

  12. Uff, siento en el alma lo de tu tía 😦

    Y lo de Hugo… lo vi en la TV… qué gentuza, siendo unos críos y ya sólo piensan en robar y en matar. Que sí, que como criminóloga tendría que decir que son víctimas de la sociedad y de lo que les ha tocado vivir, pero hoy no me da la gana. Quitarle la vida a otro es… es…

    Espero que te animes poco a poco, han sido dos palos seguidos.

    Un abrazo

    Me gusta

    • Y añado que en esa reflexión tuya pensé yo el día que nació mi hijo. Lo traes al mundo, le das lo mejor y luego llegan unos hijos de la gran puta y…

      Uffff

      Me gusta

      • Es que eso es realmente lo que me trae un poco de cabeza. Todavía tengo grabado a fuego un par de casos, hace muchos años, en mi propia calle; unos vecinos cuatro casas por debajo de la nuestra: el hijo pequeño, de 8 o 9 añitos, tendría… Cruzó una avenida junto a nuestra calle por donde no debía, y… atropellado. Te vas en un segundo, y una familia se destroza. El otro, otra familia de por bajo, con dos niñas, en edad de instituto, la mayor. Un cáncer acabó con ella con apenas 14 o 15 años, debía tener. Aquí, lo ves venir… pero el resultado es idéntico; igualmente otra familia que se destroza. ¿Cómo evitas eso? Pues eso… No se puede. Ya está. Gente que lo da todo durante años y años por su familia… y un mal aire te lo arrebata. Es muy raro, pensar en todo esto.

        Me gusta

    • ¡Muchas gracias!
      Aunque ha sido, efectivamente, una semana de mierda… está claro que no queda sino animarse de una u otra forma. Este finde ando de celebraciones cumpleañeras, así que no queda otro remedio. Amargarse, por otro lado, tampoco creo que lleve a ninguna parte.

      Me gusta

  13. Desde aquí decirte que siento mucho tus pérdidas y te mando mucho ánimo y un fuerte abrazo.

    Me gusta

  14. Acabo de llegar a tu blog,lo he conocido a través de “Y además mamá” con el tema del cambio de imagen;siento mucho lo de tu tía,da igual la frecuencia con la que la vieras,el dolor es grande,lo de Hugo lo vi en tv,q injusta es la vida, se me pusieron los pelos de punta,vas a visitar a un amigo y es lo que te encuentras,lo siento mucho tb…Soy mamá desde hace casi un año,poco nos falta para el cumple,y siempre he sido muy “echada para adelante” y valiente…pero desde que llegó Manuela algo ha cambiado,tengo a menudo la terrible sensación de protección y el temor de no control en algo que le provoque un daño,me he vuelto más sensible y miedosa con respecto a ella…Supongo que es normal y q no se puede evitar…
    Un abrazo y ánimo!

    Me gusta

    • ¡Hola Mª José! Todo un placer el tenerte por aquí y una suerte el que haya picado la curiosidad de ponerte a curiosear por esta humilde morada. (Tendré que invitar a Idoia a una cena, o algo, si con la coña consigue traerme más nuevos lectores, jeje).

      Gracias por los ánimos. No muchas veces te encuentras en que te enteras de noticias así, dos días seguidos. De todas formas, siento que te hayas estrenado por aquí precisamente con un post tan agorero; si te da por curiosear más, verás que he tocado temas más divertidos y curiosos. 😉 Y sí… Supongo que es un pensamiento que hemos tenido todo el mundo; que es recurrente y que aparece cada poco, pero eso no lo hace más llevadero, cuando se presenta. Supongo que todo esto me rondará por la cabeza una temporada, y luego pasaré a otra cosa, mariposa…

      Muchísimas gracias por animarte a comentar; es todo un detalle.

      Me gusta

  15. Vaya post, no sé qué decirte así que sólo puedo mandarte un abrazo fuerte. Arrópate de la gente que tienes cerca y de todos los virtuales que pasamos por aquí, al menos el calorcito humano te dejará entrever que la vida aunque corta y fortuita, está llena de seres que están por y para ti y que hacen que tus días, sean más o menos, siempre valgan la pena.
    Besos amigo!

    Me gusta

    • ¡Gracias por el abrazo, reina, que siempre son bienvenidos! Está claro que hay que estar con los tuyos, y vivir con intensidad lo que se pueda. Bueno… Igual ni siquiera es con intensidad, sino más bien… tratando de ser felices en todo momento con lo que se hace: aunque sea perrear en un sofá viendo la tele (si es ese tu rollo vital, y lo que te pide el cuerpo…) Tratar de ser feliz es la mejor manera de invertir tu tiempo, creo.

      Me gusta

  16. Ostras, lo conocías! Aquí no se habla de otra cosa.. Que injusta es la vida. Lamento lo de Hugo y también lo de tu tía 😦

    Me gusta

    • Gracias, cielo. Pues sí… Realmente hace aaaaaaaños que no le veía, pero es que realmente era un chaval muy muy majo. Siempre me quedará un recuerdo fantástico de él. Y obviamente, sigo muy impresionado por las circunstancias; no se me va de la cabeza. No quiero ni pensar cómo estarán la gente que le conocía bien, los amigos más cercanos, la familia, su hermano, sus padres… Desde luego, es una bofetada de realidad en todos los morros.

      Me gusta

      • La verdad es que estas noticias impactan pero cuando son cercanas, más aún. Una pregunta aún a riesgo de pecar de metepatas, tu tía, ¿es la misma que comenta/ba el blog?

        Me gusta

        • No, no… Tranquila, que no eres metepatas. Y no, no es mi tía Menchu (¡¡Te quiero mucho, tía…!!). Espero que todos mis familiares puedan vivir un millón de años más.Y los de todos vosotros también, ya de paso.

          Le gusta a 1 persona

        • Ah, es que como la he leído por aquí alguna vez, y sin saberlo me ayudo a descubrir tu misterioso nombre, como que me daba mucha pena que fuese ella. (me alegro de que no sea así, Menchu). Gracias por tomarte la molestia de aclararlo, ya no te mareo más 🙂

          Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s